Diario Sur
Alumnas del IES Huelin, con un muñeco hidráulico. :: fernando gonzález
Alumnas del IES Huelin, con un muñeco hidráulico. :: fernando gonzález

La robótica, un juego de niños

  • Cerca de 300 alumnos de diez institutos de la capital y provincia han acudido al PTA para compartir sus experiencias

  • Estudiantes muestran sus creaciones en una feria tecnológica para escolares

Se desenvuelven con toda normalidad entre circuitos, robots, brazos articulados e incluso utilizan con maestría las impresoras 3D. Parece que están hechos para este nuevo mundo tecnológico, y así lo demuestran con más de una creación que deja asombrados a los visitantes. Por tercer año consecutivo, la Asociación del Profesorado de Tecnología de Andalucía, en colaboración con el Parque Tecnológico, organiza la Muestra de Robótica, Tecnología e Innovación, que visitó la consejera de Educación, Adelaida de la Calle.

Mucha tecnología, y variada, se respiraba en la gran nave de Ciencia y Tecnología del PTA, donde quedaban fundidos en un mismo espacio tradición y modernidad. El pasado industrial de Málaga está recogido en paneles informativos. También se pueden ver algunos teléfonos antiguos y los primeros productos tecnológicos salidos de las naves del PTA. Y, junto a estos testimonios de la historia pasada y reciente, el futuro representado por jóvenes entusiastas que se mueven sin complejos en el mundo tecnológico.

Elena Santiago, Ana Carmen Sánchez y Ameia Fall, del IES Puerta Oscura, han programado con Arduino (software y hardware libre) un puente levadizo. Han incluido un relex para dar más fuerza al motor, y prueban el sistema de apertura y cierre de la pasarela de madera. Este centro también ha llevado un scalextric, pero al que su profesor ha añadido, también programado con Arduino, un marcador de velocidad, número de vueltas o tiempo medio.

Esther Jiménez y Lucía Vicente, del IES Huelin, han construido un 'Papá Noel' que tiene movimiento mediante un mecanismo hidráulico. Otra compañera, Sandra Vargas, explica la mecánica de dos juegos que han diseñado, un parchís y un monopoli, con preguntas sobre tecnología.

Por el suelo de la nave se veían circular todo tipo de objetos mecánicos. Candelaria Fuhe Cañete, del Torre del Prado, manejaba su pequeño robot desde el móvil. Este centro tiene un club de robótica, y algunos estudiantes, en vez de jugar en el recreo, van al club para aprender a programar.

Pero la tecnología no está reñida con el diseño o la imaginación. Como la que ha usado Marta Trinidad, del IES Mayorazgo, que ha convertido su plaquita de Arduino en unas vacas que no paran de caminar por una alfombra verde. La placa la ha recubierto con una caja, ha colocado unos servomotores que hacen de patas y con una tela moteada llevó a la muestra sus originales y comentadas vacas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate