Diario Sur

Vecinos de Muelle de Heredia presentan alegaciones contra la apertura de la noria

El colectivo de vecinos de Muelle de Heredia que se opone a la permanencia de la noria frente a sus viviendas han presentado una batería de alegaciones ante la Gerencia de Urbanismo, con el objetivo de frenar la concesión de la licencia de actividad, que está en estos momentos en trámites.

En el documento, de siete páginas y que los afectados pretenden presentar públicamente en los próximos días, éstos alegan que la atracción les han supuesto una grave pérdida de la intimidad; además de la contaminación que padecen a causa de la iluminación; el impacto visual; problemas psicológicos derivados del movimiento giratorio continuado frente a sus ventanas y presuntas irregularidades administrativas en cuanto a la concesión de la licencia.

«Son cuestiones de sentido común, lo que parece increíble es que tengamos que demostrar algo que esta a la vista de todos», aseguró un portavoz de los residentes. El grupo no descarta acudir a los tribunales para defender sus derechos, si la vía administrativa no prospera.

Ahora, tendrán que ser los servicios jurídicos de Urbanismo los que evalúen la documentación aportada y los argumentos de estos residentes, para comprobar si tienen base jurídica suficiente como para aceptarlas; o por el contrario se consideran impresiones subjetivas, en cuyo caso se rechazarían. Este proceso se prolongará aproximadamente durante dos semanas, por lo que, si finalmente se decide resolver que las quejas no están suficientemente fundamentadas, la licencia para que la noria vuelva a abrir se expedirá a finales de este mes o a principios de diciembre, que es cuando podrá volver a abrir al público.

Los responsables de la atracción tienen desde finales de octubre el permiso de la Autoridad Portuaria para continuar con la explotación durante un año y medio más; aunque sujeta al visto bueno definitivo del Ayuntamiento de Málaga.