Diario Sur

Una década como referente del Guadalhorce

Cada una de las habitaciones está tematizada, como esta con el mural del Caminito del Rey.
Cada una de las habitaciones está tematizada, como esta con el mural del Caminito del Rey. / I. G.
  • Los apartamentos Ardales celebran su aniversario con el revulsivo que ha supuesto la reapertura del Caminito del Rey

El negocio del turismo vive en estos tiempos una revolución prácticamente silenciosa. El poderío absluto de los hoteles está siendo mermado por el alquiler de apartamentos, la mayor parte de ellos mediante internet. En el Valle del Guadalhorce, una referencia turística en la provincia desde la apertura en la primavera de 2015del Caminito del Rey, esta tendencia no iba a ser menos. Aun asi, y casi habiéndose adelantado a este cambio, la empresa de los hermanos Campano –que además son los concesionarios del Caminito– abrió hace 10 años los Apartamentos Ardales, situados en el municipio más cercano al enclave turístico por excelencia de esta zona.

Aunque el éxito actual sea innegable, hay varias razones por las que los apartamentos han conseguido salir adelante en plena crisis económica y, en principio, sin un atractivo de tanta relevancia como hay ahora. Los 17 apartamentos de los que consta el establecimiento rural están tematizados y dedicados cada uno a un hito patrimonial del entorno. Los interiores cuentan con grandes murales con ilustraciones de las Cuevas de Ardales, el Caminito del Rey, el Castillo de la Peña o las Ruinas de Bobastro. Una forma de que el huésped «interiorice», como señalan desde la dirección del local, la singularidad y atractivo del lugar. El establecimiento también consta de aparcamiento privado, zona de piscina, jacuzzi y solárium, y tiene el distintivo de la Q de Calidad.

Además, la inversión por parte de los establecimientos hoteleros por ofrecer actividades alternativas y más cercanas al turismo ecológico y de excursión va en crecimiento. «El turista activo busca algo más allá que una simple estancia y el hotelero tiene que ser capaz de crear en el al viajero sensaciones y experiencias inolvidables», señala el gerente de estos apartamentos, Francisco Campano, que ofrecen a sus huéspedes un catálogo de actividades que van desde escalada, barranquismo, pesca o rutas culturales hasta avistamientos de aves.

La llegada del Caminito

Es evidente que todo lo que ocurría en un pueblo del interior de la provincia de Málaga de poco más de 2.500 habitantes, Ardales, ha cambiado desde la llegada del Caminito, al que cada día llegan más de 1.000 personas de todas partes del mundo, y que esta zona ha ocupado un lugar destacado en el mapa del turismo activo.«Nosotros estamos muy orgullosos de haber comenzado hace diez años, cuando aún no había ningún tipo de esperanza de que se reabriera el Caminito», afirma Campano. Eso no quiere decir, obviamente, que no se alegre de ello.

«El Caminito del Rey ha supuesto un revulsivo incuestionable para el pueblo. En verano la ocupación de los apartamentos ha sido prácticamente del cien por cien y las previsiones para la temporada otoño-invierno son también muy positivas», agrega el gerente. 10 años siendo la casa del Guadalhorce que ahora se consolidan. El único problema, ahora, es poder elegir una de las habitaciones temáticas.