Un romance 'indie' en la calle Madre de Dios

Blanca Parés, la directora Carmen Blanco y el actor malagueño Ignacio Montes, ayer junto al cine Albéniz./Salvador Salas
Blanca Parés, la directora Carmen Blanco y el actor malagueño Ignacio Montes, ayer junto al cine Albéniz. / Salvador Salas
Málaga en español

El actor malagueño Ignacio Montes protagoniza la cinta junto a Blanca Parés y regresó a casa de sus padres durante el mes que duró el rodaje

FERNANDO MORGADO

Cuando Ignacio Montes llegó ayer por la mañana a la estación María Zambrano le recibieron dos personas: una, de la organización del Festival de Málaga, que le dio su acreditación, y otra, su madre, que le dio un abrazo sin soltar el carro de la compra. «Es un poco raro dormir en el hotel teniendo mi casa a 300 metros», comenta el actor malagueño, sentado junto a la actriz Blanca Parés y la directora Carmen Blanco en un banco de la calle Alcazabilla. A esa misma casa de la que habla, en la que viven sus padres, se trasladó durante el mes que duró el rodaje de 'Los amores cobardes', una película que nació hace años en la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Málaga, se rodó íntegramente en la provincia y ayer se estrenó en el cine Albéniz dentro de la sección Zonazine.

Blanco, la guionista y directora del filme, nació en Cádiz, pero estudió en Málaga y en esta misma ciudad formó junto a sus compañeros Jacobo Herrero y Javier Gómez la productora Abismo Films, que ahora trabaja sobre todo en Madrid. Sin embargo, antes de que el proyecto de 'Los amores cobardes' echase a andar, su directora tenía claro que necesitaba una cosa: la luz de Málaga. «Sabía que la historia se iba a rodar en Málaga, aunque no necesitara ambientarse en una ciudad determinada. Pensaba en las posibilidades de la ciudad, que es costera y cosmopolita y reunía una serie de requisitos que le venían bien a la historia», explica Blanco, que ya vino la pasada edición del festival a presentar su debut en el largometraje en la sección 5 minutos de cine. Entonces, la película aún tenía otro nombre: 'El último unicornio'. Con la entrada de la distribuidora Con un pack se buscó otro título más sugerente. «Al final el tema que se aborda es ese, la cobardía o la valentía en el amor. Además, la última canción que suena es 'Los valientes', de McEnroe, así que todo cuadra», apunta.

La película 'Los amores cobardes', que se presentó ayer en Zonazine, está rodada íntegramente en la provincia

'Los amores cobardes' es una película modesta, pero que contrarresta la falta de presupuesto con un gusto exquisito en su parte estética y con diálogos intensos ejecutados de forma brillante por Ignacio Montes –que provoca más de una risa casi sin querer– y Blanca Parés, que participó en 'Julieta' de Almodóvar en 2016. La complicidad entre los protagonistas, que mantienen una amistad al filo del romance, se consiguió gracias a horas de ensayo en el piso de la directora en Madrid. De hecho, Parés se trasladó a vivir con Blanco durante un tiempo. «Ignacio venía e improvisábamos con escenas de 'Los puentes de Madison'. Entre todos creábamos los personajes, no fue un trabajo personal, sino que queríamos saber cómo Carmen entendía cada papel y nos lo transmitía», aclara Parés, que da vida a Eva.

Tanto la actriz barcelonesa como el malagueño agradecieron huir durante un mes, el tiempo que duró el rodaje, del ritmo frenético que les imponen sus respectivas series –Parés actúa en 'Amar es para siempre' y Montes lo hace en 'El secreto de Puente Viejo' y 'Velvet Colección'–. «Es en los productos más pequeños, en el cine independiente, donde suelen estar las historias más profundas y en las que se puede trabajar con más libertad en la creación de los personajes y las relaciones», señala Ignacio Montes.

Problemas con el acento

El actor nacido en Estepona, cuya única aparición en un largometraje hasta 'Los amores cobardes' había sido en la exitosa película venezolana 'Azul y no tan rosa', no dudó en lanzarse a la piscina en cuanto recibió el guion de Carmen Blanco. «Me lo leí la misma tarde que me llegó y a la hora ya contesté que quería el papel. Por la historia, porque me hacía ilusión grabar en Málaga, por Blanca, que ya estaba confirmada...», comenta Montes, que recuperó su acento natural para hacer más real el papel de Rubén. «Me pasé una semana hablando malagueño y cuando llegué a la primera reunión me dijeron: «Tú tienes mucho acento, ¿no?». Dije que sí, que me lo había preparado para el personaje, y me pidieron que volviera a disimularlo», cuenta como anécdota el actor.

El mes de rodaje fue «reconfortante» para Ignacio Montes. «No estuve viviendo con el resto del equipo porque tengo casa aquí y fue una experiencia bastante particular. En estas calles he pasado muchos años de mi vida, he salido de noche... y de repente estar grabando en esos mismos lugares fue una sensación agradable. Casi todas las grabaciones fueron de noche y llegaba a casa por la mañana cuando mis padres se estaban despertando». La calle Madre de Dios tiene un especial protagonismo en la película, pues en el número 10 está el piso de Eva. Ayer, a escasos cinco minutos andando, en el cine Albéniz, se pudo ver por primera vez el largometraje, que se estrenará en cines el 8 de junio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos