Los olivareros malagueños tampoco se libran de los aranceles de Trump

El cultivo de aceituna negra está extendido en la provincia./A.P.
El cultivo de aceituna negra está extendido en la provincia. / A.P.

Parte de la aceituna hojiblanca de la provincia se destina a la elaboración de aceituna negra y un alto porcentaje tiene como destino EE UU

Agustín Peláez
AGUSTÍN PELÁEZ

Aunque Sevilla es la gran productora de aceituna de mesa de Andalucía, lo que está sucediendo con la política proteccionista y arancelaria de Donald Trump con la aceituna negra no sólo afecta a esta provincia andaluza. Málaga, de hecho tampoco se libra y no se libra porque es precisamente la variedad mayoritaria en el campo malagueño, la hojiblanca, la que se destina a la transformación industria como aceituna negra, muy apreciada en el mercado americano para buena parte de la cocina precocinada que se elabora en este país.

En la campaña 2017/18 la producción andaluza de aceituna de mesa ha sido de 441.830 toneladas. De este volumen, el 70% de la producción se concentra en la provincia de Sevilla, con unas 296.000 toneladas. Le sigue Córdoba, con algo más de 65.000, y en tercer lugar Málaga, con 58.853, en esta última campaña. Y aunque la mayor parte de la aceituna del campo malagueños se destina a almazara –elaboración de aceite de oliva–, otra parte destacada se dedica a aceituna de mesa, lo que significa que una gran cantidad termina siendo transformada en aceituna negra.

Andalucía aporta un 77% de toda la cosecha nacional de aceituna de mesa (561.560 toneladas). Por otra parte, España exporta a 147 países y Estados Unidos, Italia y Rusia algunos de los principales destinos de las exportaciones nacionales de aceituna de mesa, con un 41% del volumen total.

¿Pero cómo afecta a los olivareros malagueños los aranceles de Estados Unidos a al aceituna negra? «Nos afecta porque parte de nuestra producción se transforma también en aceituna negra y porque al dejar de ser competitivos en Estados Unidos obliga a las empresas comercializadoras, a la industria a tener que reconducir su producción a otros mercados con el riesgo de que se produzca un exceso de oferta y con ello una caída de precios», ha explicado el presidente de Asaja Málaga, Baldomero Bellido.

Otros mercados

Ese riesgo es real. Según la directora de la empresa Hutesa, dedicada a la elaboración y comercialización de aceituna de mesa, Paz Hurtado, si la aceituna negra de Andalucía, parte de la cual es de Málaga, ya no es competitiva en EE UU, ésta debe ser destinada a otros mercados, lo que incrementará la oferta en otros destinos. Hutesa destina la totalidad de su producción de aceituna de mesa a la exportación. Sin embargo, Estados Unidos no está entre sus destinos.

Málaga es asimismo sede del mayor productor de aceituna de mesa a nivel mundial, Dcoop, que con una capacidad de procesado de 86.000 toneladas destina casi la mitad de su cosecha a la elaboración de aceituna negra.

La sección de aceituna de mesa del gigante agroalimentario la integran 25 cooperativas, de las cuales 11 son malagueñas y el resto mayoritariamente de las provincias de Sevilla y Córdoba. Esto significa que los olivareros malagueños también se ven afectados por la pérdida de competitividad de la aceituna negra andaluza en EE UU. La vista en este sentido está puesta en la próxima campaña, sobre todo en cuanto a cotización de la aceituna en el campo se refiere.

Según Dcoop, que tiene su sede en Antequera, la sección de aceituna de mesa exporta a 70 países y Estados Unidos es un mercado muy importante para el grupo oleícola y olivarero, por lo que la decisión del Departamento de Comercio de EE UU de aplicar unos aranceles del 34,75% (14,75 antisubvención y 17,13% antidumping), representa un serio revés para los intereses de los olivareros andaluces y malagueños. La sección de aceituna de mesa de Dcoop factura unos 100 millones de euros anuales.

Complicado

Para el directivo de esta sección del grupo cooperativo, Salvador Reyes, el volumen de aceituna negra que coloca el sector en EE UU es complicado exportarlo a otros mercados de hoy para mañana, por lo que la industria deberá replantearse toda su producción, tanto la negra como las demás preparaciones verde.

Aunque, según Reyes, para Dcoop el mercado estadounidense no es el más importante para la aceituna negra, también es cierto que el gigante agroalimentario es proveedor de otros muchos envasadores que sí exportan el producto a EE UU.

El secretario provincial de UPA Málaga, Francisco Moscoso, ha señalado que de momento los olivareros malagueños no están observando ninguna incidencia, aunque la inquietud se centra en lo que está por venir. En este sentido, el responsable de COAG en Málaga, Antonio Rodríguez, ha señalado que «en Málaga no podemos pensar que los aranceles de Trump no van con nosotros, porque no es así. Si la industria no puede vender la producción, ello nos afectará de lleno», ha explicado.

El consejero de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Rodrigo Sánchez Haro, que ayer se reunión con el presidente y el secretario general de la Asociación Española de Exportadores e Industriales de Aceituna de Mesa (Asemesa), Carlos Camacho y Antonio de Mora, ha alertado de que los aranceles impuestos por EE UU a la aceituna negra español ponen en cuestión todo el sistema público de ayudas de la Unión Europea (UE). Según Sánchez, si los aranceles se confirman como una medida definitiva, el «varapalo» sería «enorme» para Andalucía, en la medida en que supondría la salida de las empresas de la aceituna de mesa de la comunidad del mercado norteamericano.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos