Sevilla, 11 ene (EFE).- La Consejería de Educación ha presentado hoy las instrucciones específicas para los centros educativos en las situaciones de abuso a través de medios tecnológicos denominado ciberacoso y distingue el de una persona adulta hacia el alumnado y los casos entre menores.

Esta es una de las principales novedades de las instrucciones que deben seguir los centros educativos sostenidos con fondos públicos en casos de ciberacoso y que complementan lo establecido en el protocolo de acoso escolar aprobado en Andalucía en el año 2011.

En declaraciones a los periodistas la consejera de Educación, Adelaida de la Calle, ha destacado que con estas instrucciones se avanza en la puesta en marcha de nuevas herramientas para favorecer la convivencia escolar.

Ha precisado que no hay que ser alarmista porque los datos del Observatorio de la Convivencia Escolar cifran los casos de acoso en 358 entre un alumnado de casi dos millones, lo que representa el 0,03 %.

La actualización del protocolo de Andalucía para aplicar en los centros en casos de acoso tecnológico responde a la creciente utilización de las nuevas tecnologías por parte del alumnado y por las características de este tipo de conducta.

Estas instrucciones de la Consejería distinguen las situaciones de ciberacoso por parte de una persona adulta hacia el alumnado y los casos entre menores, y en ambos casos se establece una forma coordinada y organizada de actuar dentro de la autonomía de los centros y poniendo en conocimiento de la policía y de la justicia estas situaciones para que actúen.

Para ayudar a los centros en la aplicación del protocolo se constituye un equipo provincial de seguimiento del acoso escolar y el ciberacoso, integrado por el jefe de orientación educativa, un inspector educativo, el gabinete de asesoramiento sobre la convivencia escolar y la igualdad y un representante del equipo de orientación especializado en atender a alumnos con trastornos graves de la conducta.

La consejera ha puesto en valor que en la elaboración del protocolo haya intervenido un equipo multidisciplinar integrado por representantes de distintas Consejerías, por especialistas de centros educativos, por el Instituto Andaluz de la Juventud, por la unidad de delitos tecnológicos de la Policía Nacional, por la Universidad de Sevilla y por la Oficina del Defensor del Pueblo.

Tras la presentación hoy al grupo interdisciplinar, el documento definitivo con las instrucciones en casos de ciberacoso se publicarán esta misma tarde, según la Consejería.

Estas normas contemplan también la identificación de los casos de ciberacoso, que con frecuencia forman parte o tienen su origen en una situación previa de acoso escolar, e igualmente se relacionan con conductas de acoso tecnológico más habituales en el entorno educativo y las consecuencias para las víctima, el agresor y los compañeros.

La consejera ha subrayado que la aplicación de este protocolo supone un avance en la política educativa andaluza en favor de la mejora de la convivencia escolar, que incluye un gran repertorio de medias y que continuará con la próxima puesta en marcha de un plan para la mejora de la convivencia escolar y la prevención de la violencia en los centros educativos.