Diario Sur

Málaga, 15 abr (EFE).- El documental "El español en Filipinas", presentado hoy en Málaga en el I Encuentro Hispano Filipino, pone de manifiesto la importancia del español entre las lenguas que se hablan actualmente en el país asiático.

La obra, que ha sido presentada por su director, el escritor Javier Ruescas, acompañado por Javier Wrana, miembro de la Asociación Galeón de Manila, muestra cómo se implantó la lengua española en Filipinas y cómo fue desapareciendo con la llegada de Estados Unidos.

Según ha explicado el director del documental, actualmente el español supone alrededor del 25 por ciento del tagalo, lengua hablada por el 50 por ciento de la población y entendida por casi el 90 por ciento, mientras que en otras de las casi 80 lenguas que se hablan en el país, las palabras españolas alcanzan casi un 50 por ciento.

Ha asegurado que pese a que el español filipino es una lengua en extinción, es "relativamente sencillo que te entiendan si les hablas en español", ya que muchas palabras, los números, los días de las semanas o los nombres son iguales en diversas lenguas filipinas, especialmente en el tagalo.

En la misma línea Wrana ha señalado que hay otras palabras que suenan igual aunque su gramática es distinta y ha puesto como ejemplo "guapo" que en tagalo se escribe "gwapo" pero se dice igual.

Según muestra el documental, las órdenes cristianas tuvieron mucha importancia en el desarrollo de la lengua española, porque, además de propagar la religión crearon escuelas y universidades en las que se impartían clases en español.

En la pieza aparecen numerosos filipinos hispanohablantes que cuentan cómo fueron adquiriendo el idioma de sus padres y abuelos y explican que en las lenguas actuales, los nombres, apellidos y palabras coloquiales como mesa, silla o cuchara siguen siendo igual.

A lo largo del vídeo se muestra una evolución desde que el español se instaló, llegando a escribir en esta lengua elementos tan importantes como la constitución o el himno nacional

Finalmente, se muestra como el inglés fue sustituyendo al español cuando llegaron los Estados Unidos y "los americanos utilizaron el inglés para conquistar el alma de los filipinos", lamenta uno de los hispanohablantes.

El documental, proyectado durante el foro hispano filipino fue presentado en 2013, pero aún no ha sido proyectado en ninguna televisión.