Toni Zenet, cantante y actor: El trovador del siglo XXI que encarnó a Picasso

Nací en el barrio de El Limonar en 1967/ Pasé mi infancia en Pedregalejo, jugando al fútbol y pescando pulpiso en la playa / La seria 'El joven Picasso' me facilitó el asalto

Toni Zenet, cantante y actor: El trovador del siglo XXI que encarnó a Picasso

El malagueño Toni Zenet no contempla la vida como una montaña en la que el objetivo es llegar a la cima. Para él es como una escalera que sube y baja, que da vueltas y vueltas; como esos peldaños irreales e imposibles que dibujó Escher en una de sus litografías más celebradas. Sin embargo, el cantante y actor está hoy en la cumbre de la popularidad gracias a su tesón y a un trabajo constante en el mundo de la música y de la interpretación. Una labor que se ha plasmado en filmes como 'El joven Picasso', de Juan Antonio Bardem, y en discos como 'Los mares de China' o 'Todas las calles', con los que ha obtenido sendos Premios de la Música, el último hace apenas una semana, por firmar el mejor disco de fusión hecho en España.

Y es que Zenet siempre ha tenido predilección por el mestizaje musical y por las artes escénicas. Así, recuerda cómo de pequeño jugaba «al festival de Eurovisión» con una de sus dos hermanas. «Cogíamos una escoba, la poníamos en forma de micrófono y hacíamos una especie de concurso casero; ella cantaba un tema, yo otro, y a ver quién ganaba...», recuerda. «Mi madre tiene cintas fantásticas donde salgo yo cantando algunas cosas de flamenquito a los seis años. Mis primeras grabaciones datan ya de hace treinta años, soy más viejo que las pesetas», advierte con humor.

Luego vinieron los tangos de Roberto Goyeneche, la copla, Chavela Vargas... Toda esa música que el joven Zenet escuchaba en casa de su abuela, «en esa radio gigante que tenía los mandos redondos tan grandes». En aquella época las preferencias musicales del malagueño iban por otros derroteros, le gustaba el punk, el funky y la música que escuchaban los adolescentes de entonces. «Yo renegaba de todos los géneros antiguos, pero con el paso de los años ha habido una evolución y, después de hacer tres discos con el grupo Sur S. A. volví por esos derroteros».

Y es que sus disco 'Todas las calles', que hoy presenta en el Teatro Las Lagunas de Mijas acompañado de contrabajo y guitarra, está lleno de copla y de tango, de bossa-nova, de salsa y bolero; de swing y de jazz. Una fusión que supone una «vuelta al principio» y que es fruto de la combinación de todos esos sonidos que asimiló en su juventud.

Unos años en los que su vena artística ya causaba sorpresa: «Mi familia intentó meterme por el camino recto en varias ocasiones; hice estudios de artes y oficios, imprenta e incluso de banca. Pero luego se dieron cuenta de que lo mío era el arte y no tuvieron más remedio que matricularme en el Conservatorio de Málaga, y ahí encontré mi lugar natural», rememora.

Pero además de estudiante, Toni Zenet es un currante y su lema es: 'Si no encuentras trabajo, hay que generarlo'. Por eso, ha procurado siempre buscarse la vida y ha compatibilizado su faceta artística con los trabajos más diversos, vendiendo enciclopedias o descargando contenedores, entre otros oficios. Uno de esos trabajos, en Mallorca, hizo que su vida cambiara. «Allí hacía un espectáculo tipo cabaret en temporadas de verano, y con lo que cobraba del desempleo hice varios 'ataques' a Madrid, con uno de los cuales di en el clavo».

Se refiere el músico a aquel invierno que pasó en la capital cuando Juan Antonio Bardem hacía los cásting para la serie 'El joven Picasso', una producción para la que fue seleccionado. Este trabajo le abrió las puertas del séptimo arte, donde trabajó después en filmes como 'Morirás en Chafarinas', de Pedro Olea; 'La ley de la frontera', de Adolfo Aristarain; 'Iona llegó con la lluvia', de Sergio Cabrera; 'Mensaka', de Salvador García Ruiz, y 'El camino de los Ingleses', de Antonio Banderas. En la cinta del malagueño, además de hacer un cameo, Zenet colaboró en la selección de los jóvenes actores, ya que Banderas le pidió ayuda para dar la réplica a los aspirantes durante las pruebas, experiencia que para él fue enriquecedora.

Para los próximos meses, tiene previsto el estreno del cortometraje 'Las tacitas', basado en un relato de Benedetti y dirigido por Rafael García, protagonizado por el cantante, que da vida a un invidente. Además, tiene pendiente el estreno del largometraje 'La mula', de Michael Radford, basado en la obra homónima de Eslava Galán, con María Valverde y Mario Casas, y en el que Zenet da vida a un coronel. Una faceta, la de actor, que siempre ha desarrollado en paralelo con su trabajo en el mundo de la música, donde su traslado a Madrid lo llevó a dar forma al actual proyecto musical de Zenet, en el que le acompañan sus inseparables Javier Laguna (letrista), Javier Viana (percusión) y José Taboada (guitarra), entre otros músicos. En sus discos hay «mucho cariño» y trabajo, que ahora se enfoca a dar el salto a Europa y América, donde ya cuenta con clubes de fans que apoyan su labor.