El rector de la UMA defiende la moratoria para implantar las carreras de tres años

El rector José Ángel Narváez. /
El rector José Ángel Narváez.

El modelo de 3+2 fue propuesto por el ministro Wert en 2015, y permite a las universidades ofertar grados de tres o cuatro años

FRANCISCO GUTIÉRREZ

El rector de la Universidad de Málaga participó ayer en su primera reunión en España de la Conferencia de Rectores (la anterior, en enero, fue en Bruselas). Narváez defendió la moratoria en la implantación de carreras de tres años (más dos de máster) hasta el curso 2017/18 y la posibilidad de sancionar, con su expulsión de la conferencia, a las universidades que se salten esta norma de consenso. «Lo que hemos hecho ha sido refrendar la moratoria para evitar incongruencias en el sistema, que pueda haber universidades que oferten grados de tres años que en otras duran cuatro, porque eso sería engañar al estudiante, no se alcanzan las mismas competencias en tres que en cuatro años», señaló.

Considera el rector que antes de modificar el modelo actual «tenemos que analizar los resultados del plan Bolonia». De hecho, ahora saldrá la tercera promoción de graduados y los rectores quieren realizar, durante este año de moratoria, «un análisis real de cómo está funcionando el sistema». Aún sin estos datos, Narváez manifestó que hay indicadores que apuntan que las tasas de rendimiento han mejorado. «Ahora que sale la tercera promoción podremos analizar el rendimiento de los estudiantes y la calidad de la formación, indicadores que nos darán una idea de qué es lo que estamos haciendo».

Además, el rector se refirió a otras importantes consecuencias de las carreras de tres años: los alumnos tendría que pagar más por los estudios de especialización, al pasar de uno a dos años la duración del máster con créditos mucho más caros, y, por otra, podría sobrar muchos profesores universitarios.

Las universidades andaluzas, recordó el rector, se han manifestado públicamente a favor del actual modelo, de grados de cuatro años que se completan con un año de máster.

El modelo de 3+2 fue propuesto por el ministro Wert en 2015, y permite a las universidades ofertar grados de tres o cuatro años. El consejo de rectores aprobó entonces una moratoria antes de su aplicación, con el propósito de estudiar y analizarlo con mayor profundidad. La CRUE, entre tanto, acordó modificar sus estatutos para hacer vinculantes algunas de sus decisiones. De tal manera que en la reunión de ayer se ratificó esta moratoria, que obliga a todas las universidades. Dos universidades públicas catalanas y ocho privadas ya habían propuesto hasta una treintena de grados de tres años. Sólo se autorizan estos títulos en el caso de que sean nuevos, es decir, no estén en el catálogo de títulos pre-Bolonia.