Y el pabellón 5 se quedó pequeño...

Susana Díaz y Pablo Casado 'colapsan' el recinto de Andalucía en un segundo día para la historia de Fitur

Susana Díaz y Javier Fernández, con los empresarios malagueños Manuel Villafaina y Miguel Sierra. /Salvador Salas
Susana Díaz y Javier Fernández, con los empresarios malagueños Manuel Villafaina y Miguel Sierra. / Salvador Salas
Pedro Luis Gómez
PEDRO LUIS GÓMEZ

En la historia de Fitur no se recuerda un segundo día como el vivido ayer en Ifema, especialmente en el pabellón número 5, ocupado por Andalucía en su integridad. La visita de Susana Díaz, ex presidenta de la Junta, y de Pablo Casado, presidente del PP, rompió todas las agendas, todas las convocatorias de actos y todo lo imaginable, porque lo que se dieron ambos fue un verdadero baño de multitudes, con cientos de personas deseando inmortalizar su presencia con sus móviles, lo que no deja de ser un problema importante de seguridad para sus escoltas y un problema de trabajo para los medios gráficos acreditados. Díaz llegó a Fitur sobre las 11 de la mañana, y directa se fue al pabellón de Andalucía: «¿Cómo no iba yo a venir a Fitur? Esté donde esté, siempre apoyaré al turismo andaluz», sentenció nada más entrar. Con una sonrisa de oreja a oreja, y una frase que repitió hasta la saciedad («estoy bien, muy bien»), la hoy líder de la oposición en Andalucía recorrió uno a uno los ocho expositores de los patronatos de turismo de nuestra Comunidad, deteniéndose especialmente en los de Sevilla, Córdoba, Cádiz yMálaga.

Con ella en todo momento quien fuera su consejero de Turismo Javier Fernández, a quien se veía especialmente emocionado:«Me encanta este pabellón, me encanta el diseño que ha hecho Turismo Andaluz, es una maravilla, y el ambiente supera con creces al resto del que se vive en la feria». Los alcaldes socialistas de localidades malagueñas arroparon a Díaz en su paseo, así como la hasta ahora delegada de Cultura de la Junta en Málaga, Monsalud Bautista. «Yo sigo siendo la misma de siempre», especificó la ex presidenta andaluza, quien al ser preguntada sobre qué pensaba de las opiniones vertidas por una consejera de Ciudadanos sobre la Semana Santa, fue rotunda: «Yo soy cofrade, y lo soy de los pies a la cabeza, por eso me encantan las cofradías y la Semana Santa de mi tierra, que reúne historia, emoción, sentimiento y vida, que es una forma de nuestra cultura y de nuestra forma de ser, y que además es una fuente de riqueza ya que crea muchísimos puestos de trabajo».

La ex presidenta de la Junta y el presidente del PP se dan un baño de multitudes en su visita a la feria madrileña, en especial en su recorrido por el pabellón andaluz

Las dos comitivas se cruzaron en Andalucía, pero no se encontraron: la foto quedó pendiente

Cuando la ex presidenta entraba en el tramo final de su recorrido, pasadas las doce del mediodía, llegaba al pabellón andaluz el presidente del PPy líder de la oposición Pablo Casado, quien al igual que Susana Díaz fue literalmente 'estrujado' por decenas y decenas de personas que querían saludarlo o hacerse una foto con él. La coincidencia de ambas comitivas llenó por completo el pabellón de Andalucía, donde los representantes de municipios, entidades, organismos y empresas lo dejaron todo para atender a tan ilustres personajes. Casado pudo comprobar que goza de una enorme popularidad, al igual que también se dio otro 'baño' de lo mismo Díaz. Todo lo que se pueda decir del tumulto que se produjo en el que sin duda es la zona expositiva más visitada de Fitur, la que ocupa Andalucía, es poco. Casado fue recibido en las puertas del pabellón por la ex ministra de Empleo Fátima Báñez, quien la acompañó en el tramo inicial, junto al parlamentario antequerano Ángel González. En el expositor de Málaga-Costa del Sol fue recibido por el presidente en funciones de la Diputación, Francisco Salado, por la presidenta de la Mancomunidad de la Costa del Sol, Margarita delCid, y por alcaldes y concejales populares de la provincia malagueña. Pese a que parecía que la Costa del Sol podía ser 'punto de encuentro' de Casado con Díaz, ambas comitivas se cruzaron sin encontrarse, por lo que la foto del saludo de ambos dirigentes políticos no se pudo realizar. Tanto unos como otros no se responsabilizaron de este 'cruce de vías' sin encuentro.

El líder del PP, risueño, como Díaz, atendió a unos y a otros, y reparó en la portada de SUR, cuya edición de ayer se repartió como cada día en Fitur, que presentaba como foto principal el brindis de Juan Manuel Moreno Bonilla y de Juan Marín en el pabellón andaluz tras la inauguración del mismo: «Esto no es poca cosa», señaló con un rictus de indudable satisfacción.

Casado tuvo ocasión de visitar los expositores de Málaga capital y de Marbella. En el primero fue recibido por el alcalde, Francisco de la Torre, y por la edil de Turismo, María del Mar Martín Rojo, y posteriormente prosiguió su visita a otras dependencias de Fitur, que ayer vivió un segundo día como pocas veces en su ya larga historia, con dos protagonistas principales que eclipsaron todo lo demás, Susana Díaz yPabloCasado, del PSOE y del PP, pero ambos apoyando lo mismo: al turismo andaluz.

Pablo Casado sonríe junto a Ángel González al ver la primera página de SURde ayer en el pabellón andaluz. La expectación que despertaron Susana Díaz y Pablo Casado en el pabellón andaluz hizo que se llenara de público. Casado, con Francisco de la Torre y Martín Rojo, en el expositor de Málaga. / Salvador Salas