Entre la vida y la muerte

José Luis Puche, delante de su obra ‘En el nombre de los pájaros’. Madrid lo espera. /SUR
José Luis Puche, delante de su obra ‘En el nombre de los pájaros’. Madrid lo espera. / SUR

Resulta curioso que los comercios del centro, casi todos franquicias, se quejen del éxito de las luces de Navidad. José Luis Puche se va a Madrid con su monumental obra ‘En el nombre de los pájaros’. Raúl Berzosa sigue de moda en el Vaticano. Claudio Gallardo, Pepe Paniagua y Manolito Salcedo, tres malagueños de pro allá dónde estén. Llega Fitur...

Pedro Luis Gómez
PEDRO LUIS GÓMEZ

Morir de éxito. Eso es lo que le pasa a unos cuantos comerciantes del centro de Málaga, que nunca están contentos con nada. No hay nada más egoísta que quien se mira al ombligo por la mañana, por la tarde y por la noche. Ahora dicen que hay que ‘reconducir’ lo de las luces de Navidad para que la gente compre. Si no hubiera luces, dirían que la gente no va al centro porque no hay atractivos... ¿Y esa calle Larios llena de franquicias tan malagueñas todas ellas (sic), hartas de ayudar a Málaga (doble sic) son las que se quejan? Dios mío, cada uno tiene su idea y su mundo y nunca llueve a gusto de nadie, ni por supuesto de todos. Pero la verdad es que la cosa suena a chirigota ahora que ya estamos en pleno carnaval. «No, si aquí nadie está contento con nada», dijo un día un malagueño de los pies a la cabeza como era José París, que se nos fue hace ahora un año. Y llevaba razón. O aquella frase de Pedro Aparicio: «Nadie es feliz con lo que pide, lo consiga o no...». Pues así son las cosas. ¿Pero quién se queja de las luces de Navidad, del éxito de asistencia de gente, las franquicias...? Hala, sigamos para bingo.

Dentro de la importante hornada de nuevos artistas malagueños que rompen barreras se encuentra José Luis Puche (Málaga, 1976), ampliamente elogiado en las redes sociales por Antonio Banderas y uno de los pintores malagueños actualmente más cotizados en el extranjero, quien el próximo día 20, sábado, inaugurará en la sala ‘XFProyectos’ de Madrid, en calle Mallorca, una singular exposición con una sola obra suya.Se trata de una creación de gran formato, bajo el título de ‘En el nombre de los pájaros’, de 6x2 metros, en la que este malagueño, tan cotizado en países como Australia o Estados Unidos pese a su juventud, expresa su sentir y su forma de concebir el arte. Puche está llamado a grandes cotas y eso todo el mundo lo sabe, aunque con su prudencia y humildad afirma que «todo se andará». Con su obra ‘En el nombre de los pájaros’ queda todo dicho. Otro malagueño que volará libre por los confines del mundo. Al tiempo.

Seguimos hablando de pintores. Raúl Berzosa sigue a toda marcha. Ahora mismo finaliza su obra para Tampa (Estados Unidos) y el retrato del Papa Francisco para el Colegio Urbano en Roma. En el Vaticano, al malagueño se lo rifan. Ha entrado en loor angelical y allí se ha quedado. No hay pintor en el mundo que haya retratado a los tres últimos Papas, Juan Pablo II, Benedicto XVI y FranciscoI, y el malagueño lo ha hecho. Ahora, en el Santuario de Urda, en Toledo, acaban de entronizar su retrato de San JuanPablo IIjunto a la reliquia de la sangre del que fuera un Papa que sin duda dejó una impronta para la historia. «Fue el 31 de diciembre, dice Berzosa, festividad de la Sagrada Familia, y lo que sé es que me llenó de orgullo». Allí están, en el santuario toledano, la sangre de San Juan Pablo II y su retrato, obra de un malagueño, Raúl Berzosa.

Dicen los que son expertos en estas cosas que hay para todo, que nunca antes recuerdan un enero en Málaga con tantos fallecimientos. La muerte es siempre injusta, llegue cuando llegue, y la verdad es que es un puñetera miseria que seamos el único animal de este mundo que sabe que la vida física tiene un final, y que prácticamente tengamos conocimiento de ello casi desde nuestro nacimiento. Mucha gente se nos ha ido en este mes enero de tan infausto récord, más o menos anónimos, más o menos importantes. Entre todos los que nos han dicho adiós en este terrible comienzo de año, permitan que recuerde aquí a tres amigos. Claudio Gallardo López, veterano empresario de los que ya quedan pocos, que tanto hizo por Málaga, que creó toda una barriada, la de Miraflores de los Ángeles y de San Andrés, siendo pieza clave en la erradicación del chabolismo en dos zonas tan importantes hoy de Málaga. Su Gestoría Gallardo fue famosa y sus autoescuelas, el gran semillero de conductores de la Málaga que comenzaba a poblarse de coches. Sus aficiones, el fútbol y la música. Fue árbitro de categoría nacional, delegado del colegio de árbitros y dio vida a una banda de música que es santo y seña de Málaga y de la escolanía, donde Carlos Álvarez comenzó su grandiosa aventura. Hecho a sí mismo, siendo un niño, con 14 años, se fue a la calle a ganarse una vida que dio mucho de sí. A los 88 años nos dijo adiós. Se nos fue un malagueño que nunca buscó el protagonismo y que siempre procuró ofrecer algo a los demás.

Manolito era don Manuel. No es un juego de palabras, sino una realidad. Como dice su buen amigo Paco Regueira, «era el alma y el dueño del Rincón de Ordóñez», lugar emblemático del restaurante Antonio Martín, conocido así porque era el punto preferido para tomar una copa y unas tapas por el maestro rondeño. Allí, Manolito era el que mandaba. Uno de los grandes profesionales del mítico establecimiento que se quedaron huérfanos cuando Antonio Martín cerró. Manolito, de pequeña figura, gran corazón y potente voz, superó no pocas adversidades y en la zona de Compositor Lehmberg puso un mesón que llamó Rincón de Manolito. Allí, Manuel Salcedo siguió en lo suyo, tras la barra, sirviendo con su esmero, profesionalidad y simpatía. Y de vez en cuando, su potente voz deleitaba a sus clientes con canciones de Juanito Valderrama, a quien imitaba como pocos. Ahora me imagino que Manolito y Juanito estarán riéndose en torno a un fino y a un plato de jamón en cualquiera de esos ‘Horizontes infinitos’ que deben acoger a tanta gente buena, y donde también estará Pepe Paniagua inventándose una procesión o creando una cofradía, como hizo en Arroyo de la Miel tras estar muchos años vinculado al Cristo del Amor y a la Virgen de la Caridad en calle de la Victoria. Se da la circunstancia de que los tres coincidieron en el Rincón de Ordóñez. Ahora, seguro, estarán en un rincón del cielo… Allí, hablando de cosas y de Málaga. Descansen en paz estos tres buenos amigos. Son las cosas de la vida... y de la muerte.

Llega Fitur. Nos faltan horas para comenzar el ciclo de ferias internacionales para vender lo nuestro. Llegamos a los puntos de exhibición más importantes de Europa (Madrid, Berlín y Londres) con el éxito de casi 13 millones de turistas, lo que habla del potencial de nuestro destino, así como el de España, que ha superado los 82 millones de turistas, desbancando a Estados Unidos en el segundo puesto del ranking mundial. Ahora a por el líder, Francia, y en ese objetivo, la Costa del Sol y Andalucía son elementos fundamentales porque aún hay cuotas de crecimiento posible, y eso es algo muy importante. Mucha gente, mucha más de la que se piensa, estará vendiendo lo nuestro, y no es mala cosa que demos nuestro reconocimiento a todos ellos, porque su labor es fundamental. Por cierto, este año TSSGroup, la empresa independiente de turismo más importante de Europa, que está dirigida por un malagueño, Manuel Molina, celebrará su XXVaniversario. ¿Saben quién será la gran protagonista del evento en la ciudad alemana de Dresde?:Málaga. Premio.

Disfruten y sean felices y servidor que lo vea....

 

Fotos

Vídeos