Las medusas vuelven a poner en alerta a los bañistas del litoral occidental de Málaga

Medusas recogidas este domingo en una playa de Marbella. /SUR
Medusas recogidas este domingo en una playa de Marbella. / SUR

El viento de levante ha atraído numerosos invertebrados a las playas comprendidas entre Benalmádena y Marbella

Francisco Jiménez
FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

La subida de las temperaturas ha vuelto a llenar este domingo las playas de la provincia, aunque los bañistas de buena parte del litoral occidental se han encontrado con un 'invitado': las medusas. Tras unas semanas de paréntesis, el viento de levante ha vuelto a acercar a las playas numerosos enjambres de la 'pelagia noctiluca', aunque en un número bastante inferior a la plaga que invadió la costa malagueña a mediados de junio. En esta ocasión, los invertebrados se han extendido desde Benalmádena hasta la zona más oriental de Marbella, llegando a izarse la bandera amarilla en toda esta franja costera como medida preventiva. «En algunas zonas muy puntuales se han detectado altas concentraciones que han impedido el baño, pero no de una forma tan generalizada como en junio», explica el biólogo del Aula del Mar, Jesús Bellido, quien confía en que la presencia de estos invertebrados se vaya reduciendo, sobre todo con el cambio de vientos que se espera para los próximos días, ya que soplará de poniente. «Es posible que la situación mejore, ya que depende de las mareas», apunta.

Tal y como recoge la aplicación móvil Infomedusa, que gestiona el Aula del Mar en colaboración con la Diputación Provincial, los primeros cuidados tras la picadura urticante con medusas van dirigidos a inactivar los cnidocitos que hayan podido quedar adheridos a la piel, la extracción de restos que puedan contenerlos, mitigar el dolor y procurar la desinfección de las lesiones. Unas actuaciones que desde el Aula del Mar resumen en los siguientes pasos:

-No rascar ni frotar la zona afectada, ni siquiera con una toalla o arena.

-Lavar la zona afectada con agua marina, nunca con agua dulce.

-No aplicar amoniaco, vinagre u orines

-Quitar los restos o trozos de cnidocitos con una tarjeta de plástico o algo similar. Si se hace con la mano, debe estar protegida.

-Para aliviar el dolor se recomienda aplicar frío, durante unos 15 minutos, sin frotar. En caso de usar hielo, es aconsejable cubrirlo con una bolsa de plástico o una tela para evitar el contacto directo con la piel.

-Desinfectar la herida con alcohol yodado dos o tres veces al día durante 48 ó 72 horas. Si hay herida abierta, protegerla con pomadas antihistamínicas hasta que cicatrice para evitar que se infecte.

-Los niños, personas mayores o aquellas que padezcan algún tipo de alergia pueden necesitar una atención especial.

-En caso de náusea, vómitos, mareos, cefaleas, calambres musculares o malestar generalizado, acudir al hospital más próximo e informar, si es posible, del tipo de medusa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos