San Felipe Neri, pintarrajeado

San Felipe Neri, pintarrajeado

La ordenanza de convivencia ciudadana contempla una sanción de 1.500 a 3.000 euros por pintar sobre un edificio protegido

José Manuel Alday
JOSÉ MANUEL ALDAY

No es la primera vez que sucede y por desgracia hay que decir que quizás no sea la última mientras no haya nada que lo impida. Las pinturas murales de la fachada de la Iglesia de San Felipe Neri, en la calle Gaona, han vuelto a ser pintarrajeadas. Poco más se puede decir de quien viendo esa preciosa fachada con dibujos geométricos que datan del siglo XXVIII saca un spray rojo y ensucia con garabatos un lienzo histórico. Solo con cultura y educación se puede acabar con esto, se dice hasta la saciedad. Pero también con disuasión, porque si se identificara al ‘artista’ de turno y se le impusiera la correspondiente sanción puede que la próxima vez se pensara algo más el manchar de esa forma una fachada que es puro arte en el barrio de San Felipe Neri, un lugar que constituye una de las muestras más significativas de la arquitectura popular del siglo XVIII.

La reiteración de este tipo de atentados en el patrimonio de la ciudad es algo que las autoridades deberían de tener en cuenta, pues los que incurren en este tipo de acciones se sienten impunes porque no hay nada ni nadie que les impida hacer lo que hacen.

Recientemente la fachada de la iglesia Santiago también fue blanco de actuaciones de los amigos del spray en uno de sus laterales. Y tampoco se trataba de la primera vez que algo así ocurría, pues ya con anterioridad a su rehabilitación las paredes de este templo fueron blanco de diferentes pintadas.

Conviene recordar que la ordenanza de convivencia ciudadana contempla una sanción de 1.500 a 3.000 euros por pintar sobre un edificio protegido, como es el caso de la Iglesia de Santiago, que está declarada Bien de Interés Cultural (BIC).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos