Diego Estrada: "La Catedral de Málaga sería la gran joya renacentista del sur de Europa si se termina"

Diego Estrada: "La Catedral de Málaga sería la gran joya renacentista del sur de Europa si se termina"

Presidente de la Asociación Málaga por su Catedral. La Asociación Málaga por su Catedral defiende la realización de un tejado a dos aguas para acabar con las goteras y la culminación de la torre sur

JESÚS HINOJOSAMálaga

Hace ya un lustro que arquitectos, periodistas e ingenieros malagueños pensaron que había llegado el momento de resucitar la conciencia ciudadana por actuar en la Catedral de Málaga para acabar sus obras y evitar su deterioro. Así, crearon la Asociación Málaga por su Catedral que, desde su aprobación oficial en 2014, ha llevado a cabo diversas actividades divulgativas y reuniones para insistir en la necesidad de completar el monumento y resolver los problemas de filtraciones que aún padece. El arquitecto Diego Estrada, que en 2012 editó un libro sobre la finalización del primer templo de la provincia, es el presidente de este colectivo, que ha recibido como agua de mayo la noticia adelantada por SUR este pasado miércoles de que el Obispado ha retomado los trámites para aprobar el plan director del templo, un documento que fue anunciado por el obispo, Jesús Catalá, en 2009 y encargado en 2011.

¿Qué supone el paso dado por el Obispado de entregar a las administraciones el plan director para la Catedral de Málaga?

Ha sido una satisfacción al máximo el paso que se se ha dado en estos días.

¿Qué implica que se presente ahora este plan que se espera desde hace más de veinte años?

El plan debe ser el punto de partida de un desbloqueo después de 235 años de obras paradas. La ausencia de plan director ha impedido que nos oigan la Junta de Andalucía y el Gobierno central a la hora reclamar ayudas y subvenciones económicas. Este plan supone un dar un salto después de muchos años de retraso. No obstante, nunca es tarde si la dicha es buena.

Llama la atención que la Catedral de Málaga se encuentre en los vagones de cola de las ayudas estatales otorgadas en los últimos años a templos similares de Andalucía.

Desde mi niñez he visto cómo se terminaban varias catedrales y basílicas. Todas han disfrutado de beneficios económicos de sus comunidades autónomas y del Ministerio de Cultura. Nosotros estamos en el furgón de cola y eso es lo peor, pero parece que ya se va a romper esa inercia.

¿Cuál cree que es la actuación más urgente de las que necesita la Catedral?

Lo primero de todo es dar una solución al asunto de la cubierta. Hay que demoler la 'segunda piel' de ladrillo que se le puso a las bóvedas a finales de la pasada década y que genera 400 kilos por metro cuadrado de peso. Está demostrado que ha sido una obra fallida. Lo primero es quitar cuidadosamente esa 'segunda piel'. Una vez que eso esté hecho, apostamos claramente por el tejado a dos aguas, basándonos en los planos que se conservan del siglo XVIII. Y para eso proponemos dos soluciones: hacerlo de madera laminada de alta resistencia, como se hacen las obras de polideportivos, o de estructura metálica galvanizada. Este tejado acabaría con todas las goteras y humedades. Es la solución única, como la tienen todas las catedrales y basílicas del mundo entero. Soluciones como la que se dió hace nueve años son todas fallidas. Se está soportando demasiada sobrecarga de peso por esa 'segunda piel' para unas bóvedas de hace cuatro siglos que son decorativas, no estructurales.

¿Cuál podría ser el siguiente proyecto a acometer para la Catedral, una vez que se solvente el problema de la cubierta?

La nueva sacristía es necesaria porque en la actual no caben los numerosos sacerdotes que participan en ceremonias importantes que se realizan a lo largo del año. La Catedral hay que ampliarla en las zonas que le corresponden. Esa sería la siguiente urgencia por acometer. La culminación de la torre sur se puede quedar en un tercer plano. También hay que terminar el frontón de la fachada principal.

¿Qué le diría a los que piensan que no se debería culminar la torre sur y hay que dejarla inacabada?

Que hablen con la asociación porque todo el que lo hace nos da la razón. El argumento principal es que, si se acaba la torre, la Catedral de Málaga sería la gran joya renacentista del sur de Europa. Ese proyecto generaría muchos muchos puestos de trabajo. Si los que opinan así han disfrutado 235 años de una Catedral inacabada, los que pensamos lo contrario también tenemos derecho a disfrutar los mismos años de una Catedral acabada. Desde la asociación llegamos a cifrar en siete millones de euros el coste de culminar esa segunda torre. Eso no es dinero si se implican la Unión Europea, el Gobierno, la Junta de Andalucía, el Ayuntamiento, el Obispado e incluso particulares que se pueden acoger a los beneficios fiscales de la Ley de Mecenazgo.

¿Qué espera de la Junta de Andalucía en la respuesta que debe dar al contenido del plan director encargado por el Obispado?

Creo que la Consejería de Cultura va a dar una buena acogida al plan. Lo que pasa es que hasta ahora no nos ha hecho mucho caso porque precisamente faltaba ese plan, que es equivalente al DNI de una persona. No puede presentarse ante un organismo público una persona que no tiene DNI. Por lo tanto, la culpa es nuestra de no tener el plan director, no de la Junta. A partir de ahí, le podremos exigir el mismo trato que a las otras catedrales.