El BCE ya ni recuerda cómo se suben los tipos de interés

El BCE ya ni recuerda cómo  se suben los tipos de interés

El 7 de julio de 2011 Trichet aumentó del 1,25% al 1,5% el precio del dinero; Draghi nunca ha optado por ello y quizá se vaya en 2019 sin hacerlo

ADOLFO LORENTE CORRESPONSAL

bruselas. Hace siete años y un día el entonces presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, anunciaba en Fráncfort que los tipos de interés volvían a revisarse al alza otro cuarto de punto, hasta el 1,5%. Sí, volvían. Porque el 7 de abril de aquel año, en plena tormenta griega, hizo lo propio pasando del 1% al 1,25%. Por aquel entonces ese 1%, vigente desde mayo de 2009, era el nivel más bajo jamás alcanzado en la historia de la entidad. Eran otros tiempos, sin duda. La prehistoria.

Desde aquel 7 de julio de 2011 subir es un verbo proscrito en la política monetaria convencional del BCE. Desde entonces todo ha sido bajar, bajar y bajar. Trichet se quedó en aquel 1,5% y cuando el 31 de octubre de aquel año comenzó a ser pasado, la situación dio un giro de 180 grados. El 1 de noviembre, el italiano Mario Draghi tomó el timón del Banco Central y a los 48 horas el precio del dinero bajó al 1,25%. Fue el comienzo de todo, el inicio de una era que jamás se olvidará.

«Las tensiones actuales de los mercados financieros pueden dañar el crecimiento. El panorama económico está sujeto a una incertidumbre alta y a una serie de riesgos, algunos de los cuales ya se han materializado y han provocado el empeoramiento de las previsiones de crecimiento. La incertidumbre es particularmente alta», advirtió Draghi en su primera comparecencia pública. Fue el punto de inflexión que marcó un antes y un después. Volvió a bajarlos al 1% a finales de 2011; al 0,75% en julio de 2012; al 0,5% en mayo de 2013; al 0,25% en noviembre de 2013; al 0,15% en junio de 2014; al 0,05% en septiembre de 2014 y al 0% el 10 de marzo de 2016. Desde entonces, nada ha cambiado.

La pregunta sigue flotando en el ambiente. ¿Cuándo volverán a subir? Los 'beceólogos' aconsejan esperar sentados, porque no se barruntan movimientos hasta el segundo semestre del año que viene. Hay una fecha que flota en el ambiente: el 31 de octubre de 2019. Será el adiós de Draghi tras ocho años pilotando la nave del BCE. ¿Se marchará sin subir los tipos de interés? ¿Ni siquiera una vez? Esta es la gran incógnita. Decía Paul Volcker, presidente de la Reserva Federal de EE UU entre 1979 y 1987, que un banquero central sólo lo es realmente cuando sube los tipos. ¿Conseguirá serlo 'Super Mario'? Según Volcker, no lo es.

En su última reunión, celebrada el 14 de junio, el Consejo de Gobierno decidió mantener los tipos de referencia en el 0% y la tasa de facilidad de depósito en el -0,4% (deben pagar por aparcar su dinero en la ventanilla de Fráncfort). «Esperamos que se mantengan en los niveles actuales hasta al menos el verano de 2019, y en todo caso durante el tiempo necesario para asegurar que la evolución de la inflación sigue en línea con las actuales expectativas de una senda de ajuste sostenido», reza el texto pactado.

Pendientes de la inflación

«Estamos aguantando una situación durísima porque un escenario de tipos cero y negativos es la antítesis del negocio bancario. El BCE debería actuar ya», se quejan desde la patronal bancaria europea. Esa primera señal de «normalización» es la subida de los tipos de la tasa de facilidad de depósitos, ahora en el -0,40%.

En lo que sí ha reculado Draghi ha sido en la política de estímulos (QE). En junio, de hecho, dieron otro paso más allá en el llamado 'tapering' anunciando una reducción de las compras de activos mensuales a partir del 1 de octubre. Será entonces cuando las adquisiciones bajen de 30.000 a 15.000 millones hasta eliminarse a finales de año. Ojo, «siempre que los nuevos datos confirmen las perspectivas de inflación a medio plazo».

Está por ver cuál será el impacto que tendrá en la economía real la obsesión proteccionista de Donald Trump. El objetivo es que la inflación esté «por debajo pero próxima al 2% en el medio plazo», y las nuevas previsiones macro barruntan que cerrará en el 1,7% este año, en 2019 y 2020. ¿Será suficiente para que Draghi suba los tipos y sea así un verdadero banquero central?

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos