¿Qué pasa con la subida de las pensiones de viudedad?

La Seguridad Social se apresura a garantizar que el alza de estas prestaciones se aplica de forma automática tras la denuncia de una plataforma de jubilados

¿Qué pasa con la subida de las pensiones de viudedad?
SURMálaga/Vitoria

Las pensiones son un tema altamente sensible: ha quedado demostrado una vez más con la polémica desatada por el Movimiento de Pensionistas de Bizkaia al denunciar públicamente que las beneficiarias de pensiones de viudedad pueden perderse la subida de estas prestaciones si no la reclaman expresamente. Tal revuelo levantó esta advertencia que el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) se apresuró ayer a desmentirla para tranquilizar al soliviantado colectivo. A través de un comunicado, dicho organismo aclaró que el incremento de la cuantía de las pensiones de las viudas mayores de 65 años se está aplicando «de oficio» y sin que estas personas deban realizar gestión alguna.

La citada plataforma de jubilados había afirmado el día antes que la subida de las pensiones de viudedad «no es automática» y que quienes quieran beneficiarse de la misma «tienen que acudir a reclamarla a la Seguridad Social». El colectivo acusó al Gobierno de «fraude» y avisó de que «quien no reclame, se quedará sin la subida».

El Instituto Nacional de la Seguridad Social niega que esto sea así y asegura que «los pensionistas de viudedad que tienen derecho a la mejora de su pensión, con una subida del 52% al 56% de la base reguladora a partir de la pensión de agosto de 2018, no deben realizar ninguna gestión ante la Seguridad Social». Dicha institución explica que esta medida se aplicará «de oficio», con el fin de «evitar molestias al colectivo de pensionistas, agilizar el procedimiento de pago y que se cobre en la pensión de agosto, y evitar el colapso en las oficinas de la Seguridad Social».

La mejora de las pensiones de viudedad aprobada por el Gobierno el pasado 20 de julio implica una subida total de ocho puntos en el porcentaje de la base reguladora para la pensión de viudedad. Se trata de una subida gradual, de cuatro puntos este año y cuatro puntos más a partir de enero de 2019. De esta forma, a partir de este mes de agosto la pensión de viudedad se calcula aplicando el 56% de la base reguladora (anteriormente era el 52%).

Esta subida se aplica a las personas mayores de 65 años y que no perciban ingresos de trabajo, ninguna otra pensión pública (española ni extranjera); ni perciban ingresos de capital o de actividades económicas o ganancias patrimoniales que superen las cantidades establecidas para poder ser beneficiario de una pensión mínima de viudedad. A partir de enero de 2019 el porcentaje de la base reguladora se fijará en el 60%.

Esta mejora es independiente de la subida adicional de las pensiones que se aplica con efectos retroactivos a enero y que, con carácter general, supone un aumento del 1,35% (que se suma al 0,25% aplicado en enero). En el caso de las pensiones mínimas, la subida adicional será del 3% (2,75% + 0,25%) en todas las modalidades, según se aprobó en los Presupuestos Generales del Estado.

La Seguridad Social prevé que la mejora de la pensión de viudedad afectará a alrededor de 465.000 personas. La subida de la base reguladora hasta el 56% en 2018 supone un aumento del gasto de 301,31 millones. A partir de enero, cuando culmine la subida hasta el 60%, el aumento del gasto anual será de 1.381,73 millones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos