Cuarenta años

Cuarenta años
Sr. García .
José Antonio Garriga Vela
JOSÉ ANTONIO GARRIGA VELA

Keka cumple hoy cuarenta años. Como no le gustan las fiestas sorpresa ha decidido celebrar el aniversario en uno de los bares que yo solía ir cuando ella aún no había nacido. El tiempo pasa demasiado rápido, nos adelanta y nos va dejando atrás. Digo esto porque la conozco desde que vino al mundo y no me hago a la idea de que hayan transcurrido cuatro décadas. La miro y sigo viendo a la niña que fue. Sin embargo han ocurrido muchas cosas desde aquel 14 de julio de 1978 en el que mi hermana daba a luz a su primera hija en Málaga y el azar quiso que ese mismo día yo publicara mi primer libro. A Keka la vestían y yo desenvolvía una caja de cartón con varios ejemplares del libro de cuentos 'El tercer día'.

Recuerdo una foto en la que aparece mi sobrina con tres o cuatro años vestida de demonio. Desde entonces la relaciono con las fiestas de disfraces. Alguien que está en todas partes y se integra en cualquier ambiente como si fuera un calco de su personalidad. Los dos sabemos que hay que disfrutar de la vida porque los momentos tristes se presentan de pronto sin que nadie los haya invitado. Cada día es una fiesta sorpresa y yo tengo la sensación de que siempre que nos vemos estamos de vacaciones. Desando el camino del tiempo y contemplo el vídeo con las imágenes más entrañables y divertidas que mantengo guardadas en el disco duro de la memoria. Keka, como su adorada Audrey Hepburn, piensa en rosa. Ella también cree que reírse es la mejor manera de quemar calorías. Cree en los besos, en besar mucho. Cree en ser fuerte cuando todo parece ir mal. Y cree que las chicas felices son las más bellas. Cree que mañana es otro día y cree en los milagros.

A partir de hoy 14 de julio de 2018 nos espera una emocionante aventura. Un viaje fantástico por la ruta de la seda y la imaginación. Yo que vivo del cuento desde hace justo cuarenta años he descubierto que las buenas sorpresas surgen solas y es preciso aprovecharlas antes de que se esfumen en el aire. Nosotros residimos en el reino de lo imprevisto, abiertos al universo, un espacio inmenso y luminoso. Nos acompañan las estrellas que intervienen en la película. No hay director, ni guionista, la historia irá fluyendo de manera espontánea como suele acontecer en tantos aspectos de la vida cotidiana. La escenografía cambia de paisaje a cada paso. Nos gusta el telón de fondo del cielo y el mar. No importa si de repente se hace de noche y nos quedamos solos en la oscuridad. A la noche los dos la conocemos muy bien, es cuando la luz mejor se distingue. La luz y la risa, Keka, es tu mejor regalo.

 

Fotos

Vídeos