Los papeles perdidos del cine Astoria

Documentos salvados de la demolición del histórico cine revelan sus películas más taquilleras en los 80. 'Superman III' y 'Oficial y Caballero' llegaron a superar los 46.000 espectadores en la taquilla del que fue rey de la Gran Vía malagueña

El público llenando el cine Astoria en la década de los 80. /Fernando González
El público llenando el cine Astoria en la década de los 80. / Fernando González
Francisco Griñán
FRANCISCO GRIÑÁNMálaga

Cada uno tiene su película. Los que vivieron la época dorada del Astoria y su reinado en la cartelera malagueña saben que el cine de la plaza María Guerrero se reservaba los grandes estrenos en la capital. Se inauguró en 1966 y no tardó en convertirse en la sala más influyente y deseada por los espectadores en los 70 y 80 hasta su decadencia en los 90. Estos días asistimos a su desaparición. En realidad, su 'the end' llegó en 2004 cuando proyectó su última función, 'Melinda y Melinda', una pequeña obra maestra de Woody Allen que hizo honor a su cinéfila historia. Desde entonces, el esqueleto del mastodóntico edificio, haciendo piña -o manzana- con el aledaño cine Victoria, ha sido una sombra de lo que fue hasta su actual demolición. De esa piqueta se han salvado documentos que rescatan la memoria de su última época de esplendor y que describen hasta el último espectador -entradas de invitados incluidas- que pasó por sus butacas. Y, por supuesto, sus taquillazos. En pesetas, claro.

Toda esa contabilidad fílmica tan pormenorizada ha sido rescatada por el coleccionista Eugenio Griñán que, entre sus tesoros rescatados, también guarda el proyector que durante tantas décadas iluminó la pantalla de ese otro Cinema Paradiso que fue el Andalucía. En hojas cuadriculadas y con cuidada caligrafía, el registro del Astoria da cuenta de las películas que triunfaron en el año 83 y parte del 84. Y la lista deja claro de la rentabilidad de aquella sala que, pese a que el vídeo doméstico comenzaba su apogeo, tenía reservados los estrenos más rentables y el indudable favor del público. Con el romanticismo cuartelario de 'Oficial y caballero' y el caracolillo volador de 'Superman III' provocando grandes colas en la taquilla del cine que llegaban hasta la plaza de la Merced.

El récord de recaudación en 1983 fue para la tercera entrega de las aventuras terrícolas del kryptoniano Clark Kent, que con Christopher Reeve luciendo de nuevo la capa hizo literalmente el agosto en el cine Astoria, donde se estrenó el miércoles día 3. El domingo 7 de agosto ya habían pasado más de 12.000 malagueños por las salas del cine que colgó varias veces el 'No hay billetes'. En total, la historia de Superman contra la tecnología y las máquinas llevó a la sala 47.539 espectadores, que en los 41 días de proyección continuada dejaron en taquilla 10.786.095 pesetas. Al cambio de hoy día no suena tan espectacular, 64.825 euros, pero entonces era un absoluto taquillazo.

La medida del éxito lo da el público. Así, tras el éxito explosivo de la película del superhéroe alienígena se encaramó otro macho alfa de la época, Richard Gere, con la arrebatadora historia romántica de 'Oficial y Caballero' que atrajo a la sala a 46.560 personas. Un éxito indudable, aunque más prolongado en el tiempo, ya que el cartelón con el rostro del protagonista y de Debra Winger permaneció colgado sobre la marquesina del Astoria dos meses y medio, y dejó una venta de 10,5 millones de pesetas.

La exclusividad de las películas seleccionadas para el Astoria obligaba a pocos estrenos y muy escogidos. Así, en 1983, sólo 17 películas tuvieron el privilegio de exhibirse en la sala más prestigiosa de la capital malagueña, que también hizo buenas recaudaciones con la película más supersónica de Clint Eastwood, 'Firefox' (5,8 millones de pesetas de recaudación); la polémica 'Monseñor', que lograba sacarle partido a la santificación de Christopher Reeve como cura enmafiado (5 millones de pesetas) y la última entrega de la factoría 007 con el incombustible Roger Moore, 'Octopussy' (4,6 millones de pesetas).

No todo fue una historia de éxito. El cine también vivió algún que otro fracaso aquella temporada. Así, tras poco más de una semana se retiraba de la cartelera 'El hombre más duro', una extraña mezcla de música country y boxeo protagonizada por Dennis Quaid, que dejó apenas 490.725 pesetas, y también pinchaba la comedia 'Entre pillos anda el juego', que pese a estrenarse en la temporada alta navideña no superó los 495.225 euros. Pecata minuta.

 

El adiós a una etapa

La documentación oficial del cine Astoria también revela datos que van más allá de lo económico. Así, el 29 de abril de 1983 la sala cerró sus puertas pese a ser viernes por la muerte del copropietario, Enrique Moreno. Junto a su hermano José María, el alma mater de la empresa había viajado por diferentes ciudades españolas antes de construir el cine con el que querían revolucionar la exhibición en Málaga. Y lo consiguieron. En aquel enero de 1966 en el que se inauguró el majestuoso Astoria, los malagueños tenían preferencia por los cines que estaban en el entorno de la plaza Uncibay (Málaga Cinema, Goya, Echegaray). Pero la nueva sala, con una arquitectura sencilla, pero más moderna y más funcional que otros cines tradicionales y racionalistas que venían de antiguo, consiguió mudar el kilómetro cero de la cinefilia en la capital hacia el entorno de la plaza de la Merced.

En aquel nuevo ordenamiento fílmico-urbanístico, el Astoria llamaba la atención con su cartelera de riguroso estreno y el acompañamiento de otras pantallas vecinas, como la del Victoria y el Andalucía -también de los hermanos Moreno- y el Albéniz en calle Alcazabilla. Un circuito que permitía a estas salas de grandes aforos funcionar casi como un multicines y convertirse en la versión malagueña de la Gran Vía madrileña.

La muerte de Enrique Moreno marcó de alguna forma el final de una época del negocio de la exhibición en Málaga, ya que la familia de empresarios cinematográficos acabaron vendiendo todo el circuito Astoria (incluyendo el Atlántida, el Coliseum y el Echegaray, además de los citados Victoria y Andalucía) por mil millones de pesetas (unos seis millones de euros al cambio actual). Los nuevos propietarios, la empresa sevillana Mendivil -que acababa de introducir el sistema de multicines en Málaga con las ocho salas del América- adquirió la cadena malagueña, que no solo le aportó un gran valor inmobiliario con unos cines situados en puntos estratégicos del centro y de la capital, sino una serie de pantallas todavía muy rentables. Solo un año antes, en 1983, el gran cine de este emporio, el Astoria, recaudó por sí solo 48,3 millones de pesetas.

Taquilla del Astoria en 1983

1
'Superman III': 10.786.095 pesetas
2
'Oficial y Caballero': 10.573.600 pesetas
2
'Firefox': 5.837.755 pesetas
4
'Monseñor': 5.074.075 pesetas
5
6
'Sin aliento': 2.686.270 pesetas
7
'Juegos de guerra': 2.244.305 pesetas
8
'¿Qué me pasa doctor?': 1.902.990 pesetas
9
'Movida de verano': 1.850.505 pesetas
10
'Feliz Navidad, Mr. Lawrence': 1.496.030 pesetas