Con derecho al cómic

Pepo Pérez posa en el Contenedor Cultural. /Félix Palacios
Pepo Pérez posa en el Contenedor Cultural. / Félix Palacios

Pepo Pérez es profesor de Derecho Administrativo en la UMA y autor del cómic 'El vecino', que Netflix adaptará próximamente

CLAUDIA SAN MARTÍN

Si la firma de Pepo Pérez tuviera un sinónimo sería 'autenticidad', porque eso es Juan Carlos, un profesor universitario e historietista malagueño tan auténtico como versátil en su trabajo. Hoy dando clases de Derecho Administrativo en la Universidad de Málaga y mañana firmando cómics en cualquier librería del país. Lo cierto es que Pérez es como un superhéroe: ciudadano corriente de día y justiciero luchando contra los villanos de noche. Muchos de sus estudiantes desconocen su faceta artística y que los instruye en clase uno de los dibujantes más relevantes del panorama nacional.

Su afición por las historias hechas dibujo comenzó cuando era niño, y aunque no pudo cursar los estudios de Bellas Artes por motivos familiares, Pérez nunca abandonó su sueño: «Mis padres tenían otra mentalidad, querían que estudiara 'una carrera de verdad', y sabían que yo tenía capacidades para hacer lo otro por mi cuenta». Y eso fue lo que hizo. El malagueño se embarcó en la aventura de las leyes y la justicia, y siguió creando historias en sus ratos libres. «No me gustaba el Derecho en particular, pero la vida al final te lleva por otros caminos y es bueno que a pesar de ello no renuncies a tu sueño», comenta el artista.

Las obras de Frank Miller o 'Paracuellos', de Carlos Giménez, fueron algunas de sus influencias durante su juventud, y vio en estos referentes un impulso más para seguir creando: «Leí muchos cómics cuando era niño, y la suerte es que en las últimas décadas se están haciendo más historias para gente adulta». Esto fue para Pepo Pérez una alerta, una alarma en el móvil que suena para recordarte a lo que has venido a hacer aquí.

Desde finales de los años noventa el artista publica regularmente ilustraciones y cómics

'El vecino', una de sus obras más conocidas, está ya en camino del cuarto tomo

Realizando la carrera de Derecho, estas influencias artísticas despertaron en él su pasión por crear historias en viñetas. «Cuando leí 'Paracuellos' era bastante chaval, fue a principios de los ochenta, y me impresionó mucho», afirma sobre esta historieta costumbrista que narra las memorias de la infancia del autor en los hogares de acogida tras la Guerra Civil Española.

Un gran paso

Fue a finales de los años noventa cuando este malagueño comienza a publicar cómics e ilustraciones de forma profesional y periódica, hasta que en el año 2002 Pepo tuvo una de sus mejores ideas: 'El vecino', que vio la luz de la mano de la editorial Astiberri. La otra cabeza pensante, el historietista madrileño Santiago García, le dio forma a la idea prematura de Pérez, creando la historia y los diálogos. El malagueño comenzó entonces a ponerle rostro a los personajes y a forjar las primeras impresiones y situaciones que completarían 64 páginas a color.

Fue en 2004 cuando 'El Vecino' sale por primera vez a la luz: una historia fantástica, pero cotidiana, con amor y los problemas de ser un superhéroe que ha de luchar contra el villano de la ciudad. En 2007 aparece el segundo libro de la historia, y en 2009 el tercero. ¿Y ahora qué? Os preguntaréis. El éxito de esta saga fantasiosa, heróica y sarcástica fue tal (y lo sigue siendo) que Pérez y García están inmersos en un cuarto tomo, porque desde luego que 'the show must go on'. De este triunfo de lo cotidiano surrealista también se ha dado cuenta la plataforma norteamericana Netflix, y 'El vecino' será próximamente la adaptación hecha serie del cómic original, que protagonizarán Quim Gutiérrez y Clara Lago.

Hacer un cómic

Pérez es un romántico en lo que al dibujo se refiere: «yo sigo escribiendo y dibujando a mano, igual estoy chapado a la antigua», comenta. Y ahora que la digitalización ha tomado la mayoría de los trabajos artísticos, este profesor prefiere dejar las tabletas a un lado a la hora de diseñar, y realizar sus bocetos en un folio de los de toda la vida, aunque posteriormente el color sí lo incluya por ordenador: «cuando se coloreaba antes a mano no tenías mucho margen para equivocarte, había que hacer bocetos previos para ver qué gama de colores ibas a elegir. El botecito de tinta de Photoshop es lo mejor para poner o quitar el color», afirma jocosamente.

Y hablando del color, el arte de Pérez es una explosión de tonos chillones naranjas, morados, verdes, azules o rojos, lo que hacen de su estilo muy reconocible. El artista ha realizado 'storyboards', 'flyers' o ilustraciones para medios reconocidos durante su trayectoria, y ahora, con miles de viñetas que ha dado forma con su lápiz, Pepo Pérez tiene una trayectoria artística tras de sí que seguirá creciendo y traspasando fronteras.