Hallan un cadáver con la ropa de Antonio Ortega, el joven desaparecido en enero en Torremolinos

Agentes de policía, junto al lugar del hallazgo. En la imagen superior, foto de Antonio Ortega. /SUR
Agentes de policía, junto al lugar del hallazgo. En la imagen superior, foto de Antonio Ortega. / SUR

Agentes del Grupo de Montaña de la Guardia Civil rescataron ayer el cuerpo, localizado por un voluntario en una vaguada de la sierra de Alhaurín de la Torre

JUAN CANO y ALVARO FRÍASMálaga

A cuatro kilómetros de su domicilio, en una vaguada de unos 200 metros de profundidad, y en el recorrido más lógico que pudo hacer a tenor del lugar donde apareció su perro, Smuki, al que encontraron desnutrido en el túnel de Churriana un par de semanas después de la desaparición. Ahí, en plena sierra de Alhaurín de la Torre, un voluntario que participaba en la enésima batida organizada por la familia localizó ayer un cadáver que llevaba la misma ropa con la que fue visto por última vez Antonio Ortega Urbano, el joven de 32 años, vecino de Torremolinos, que llevaba en paradero desconocido desde el pasado 22 de enero. «Tiene sus tenis, su camiseta, la correa del perro... Con un 99,9% de probabilidad, es él», afirmaba ayer a mediodía su hermano Cristóbal, que nunca tiró la toalla. Ni él ni toda su familia, que cada día que podía se echaba al campo o a las calles de la ciudad, con cuadrantes de búsqueda, planos y voluntarios, para tratar de localizarlo.

El cuerpo estaba a cuatro kilómetros de su casa, en una zona escarpada de muy difícil acceso

El domingo pasado estuvieron buscando en la desembocadura del Guadalhorce, «y hoy –por ayer– tocaba esa zona», afirma el hermano. En la batida participó una decena de voluntarios, dos de ellos de una unidad de rescate procedente de Burgos. El cadáver lo encontró sobre las 10 de la mañana un ciudadano rumano que «malvivía en la playa de Fuengirola» –dice el hermano– y que desde el principio se sumó a las búsquedas y cada vez ha ido trabando más relación con la familia, colaborando activamente en las batidas; en ocasiones, recuerda Cristóbal, mostraba su disconformidad con el modo en que se organizaban los dispositivos. «Parece ser que es aficionado a los rescates y le gustan los perros», comenta el hermano.

Helicóptero

El cadáver, que según los primeros indicios correspondería a Antonio Ortega, fue localizado en una zona de muy difícil acceso a la que ni policías ni guardias civiles consiguieron acceder para llevar a cabo el rescate, por lo que solo han podido confirmar el hallazgo del cuerpo. De hecho, han tenido que avisar a los especialistas del Grupo de Rescate e Intervención en Montaña (Greim) de la Benemérita, que descendieron por la vaguada hasta llegar al cadáver, que fue extraído de allí con ayuda del helicóptero de la Benemérita, desplazado desde Granada.

Arriba, aguardaba la familia junto a un dispositivo policial para proceder al levantamiento del cadáver y realizar las pruebas forenses que confirmen la identidad y arrojen luz sobre la causa del óbito. «Por el lugar donde ha sido localizado, creemos que pudo sufrir una caída y caer rodando por los 200 metros de altura de la vaguada hasta acabar junto al arroyo. Es lo que tiene más sentido, porque el día anterior a su desaparición estuvo hablando con una montañera –se había aficionado al deporte– sobre esa sierra y él tenía amigos en Alhaurín de la Torre. Quizá pensaba ir andando hasta a Alhaurín, dando un paseo con su perro, y reencontrarse con ellos», explica Cristóbal Ortega. No obstante, precisa, ahora la policía tendrá que investigar el deceso y aclarar las circunstancias de la muerte.

Policía Nacional y Local, Guardia Civil, bomberos, 112 y unidades especializadas de rescate habían organizado varios operativos de búsqueda para tratar de localizar al joven torremolinense, cuya misteriosa desaparición mantenía en vilo a toda su familia. Pese a que la búsqueda oficial fue remitiendo en intensidad y número de efectivos con el paso del tiempo, la familia mantuvo todo el tiempo la esperanza e incluso organizó una caravana para difundir su imagen por si alguien se cruzaba con él por la calle. A las ocho de la tarde hoy está prevista su misa funeral en la parroquia Madre del Buen Consejo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos