Cerrado de Calderon tendrá cortado durante siete meses su acceso a la Ronda Este

Mañana se reordenará el tráfico para que se pueda acceder a la autovía desde la Hacienda Paredes, desde calle Andaluces

LEANDRO PAVÓNMÁLAGA

Los 15.000 habitantes de Cerrado de Calderón pasarán siete meses sin poder acceder a la única salida y entrada a la autovía que tenían en su zona. Las obras para la estabilización de un talud, la mejora de accesos y el refuerzo de la seguridad vial comenzarán mañana y el paso a la Ronda Este tendrá una vía alternativa, una ruta por Hacienda Paredes.

Las calles Cáceres y Arcángeles, principales vías por donde se circulaba para ir y venir al barrio, permanecerán cerradas, sólo con acceso para residentes. En cambio, la calle escritor Jiménez Guzmán permanecerá cortada sin restricciones. Desde la autovía, los automóviles tendrán que pasar las calles Pintor Sánchez Cotán, Fernández Pertierra y Juan Gracia León, para llegar a calle Olmos, la vía por la que se accede a la urbanización. Para poder incorporarse a la Ronda Este, se accederá desde calle Andaluces, con el recorrido contrario al de entrada a la zona.

Esta obra, que tendrá un coste superior a los 570.000 euros, llevaba adjudicada desde diciembre de 2012, pero estaba parada a la espera de la autorización del ministerio de Fomento. Pese a ser carreteras pertenecientes al Ayuntamiento, el corte al acceso a la autovía hacía necesario el permiso por parte de la institución estatal.

Entre las actuaciones que se realizarán en los próximos siete meses, la principal mejora se desarrollará en el marco del Plan de Mejora de Accesos, que tiene previsto la creación de un paso subterráneo desde el acceso de la glorieta del enlace de la A-7 hasta la intersección de las calles Cáceres, Escritor Jiménez Guzmán y Arcángeles. Esto provocará que haya un ramal directo desde la rotonda hacia la zona sur de calle Cáceres y otro de salida desde Arcángeles.

Esta remodelación también permitirá que se acceda a la autovía desde el interior de Cerrado Calderón, por las calles Andaluces y Escritor Jiménez Guzmán. Además, la calle Cáceres pasará a ser de un sólo sentido por su estrechez y se implantarán aparcamientos en el tramo comprendido entre las calle Pimienta y Arcángeles.

Seguridad vial

Uno de los puntos fuertes de estas obras es el refuerzo de la seguridad vial. Además de instalar isletas y reforzar la señalización horizontal y vertical, se instalará un nuevo sistema de alumbrado. Esta actuación es una exigencia que desde Cerrado de Calderón se lleva pidiendo hace tiempo, más de una década. Estas peticiones tomaron su punto álgido en noviembre de 2012, con el accidente sufrido por un estudiante en calle Rodeo tras salir del colegio.

Estas obras no sólo afectan a los casi 15.000 vecinos que viven en el barrio. La zona cuenta con tres colegios Cerrado de Calderón, Liceo Francés y St. George's, un club deportivo y zonas comerciales a las que accede gente de otras zonas de Málaga.