Diario Sur

La víctima que denunció la violación de San Fermín cuenta cómo ocurrió la agresión

Los cinco amigos sevillanos acusados de violar a una joven en San Fermín.
Los cinco amigos sevillanos acusados de violar a una joven en San Fermín. / E. C.
  • En su declaración, la joven de 18 años asegura que vivió un auténtico calvario y que no pudo gritar porque le taparon la boca. «Mientras uno me agarraba de la cadera otro me estaba cogiendo del cuello», relata

La joven de 18 años que denunció haber sido violada por cuatro jóvenes sevillanos en las fiestas de San Fermín ha afirmado que le obligaron a hacer una felación a cada uno y que fue penetrada por todos ellos, según se desprende de la declaración de la víctima hecha pública por el programa de Antena 3 'Espejo Público'.

«En el portal me rodearon los cuatro, me tiraron al suelo, me soltaron el sujetador y me sujetaron la boca para que les hiciera una felación. También me soltaron los botones del pantalón», relata la víctima sobre cómo la forzaron dentro del portal de la calle Tafalla de Pamplona.

Asimismo, sostiene que se quedó bloqueada y que no pudo gritar porque le taparon la boca para que no lo hiciera. «Mientras uno me agarraba de la cadera otro me estaba cogiendo del cuello...», cuenta sobre lo sucedido una vez dentro del edificio.

Un auténtico calvario

También la joven ha explicado cómo conoció a los chicos en la plaza, que se encontraban en un banco y que afirmaron tener intención de dormir en un coche. Ella, que también pensaba dormir en su vehículo, fue acompañada por ellos, pero en un momento dado los chicos trataron, sin éxito, conseguir una habitación en un hotel.

La víctima también relata cómo la empezaron a agarrar por los hombros y abrazaban, unos actos que les recriminó. Después la forzaron para entrar en un portal aprovechando que una mujer entraba. Una vez allí la joven asegura haber sufrido un auténtico calvario.

Este es el extracto de la declaración de la víctima:

Fui con un amigo al concierto de la Plaza del Castillo; el concierto terminó a las dos y media. Mi amigo se fue a dormir al coche a la una. Yo me quedé con unos amigos de la Universidad pero los perdí de vista como a las tres de la mañana. Me quedé en un banco de la plaza. En ese banco estaba sentado un chico hablando con tres más que estaban de pie. El que estaba sentado comenzó a hablar conmigo. Me preguntó que qué hacía en San Fermín, que cómo me llama y que de dónde era... Él me dijo que era de Sevilla y sí que tenía acento andaluz.

Yo les dije a los cuatro que me iba al coche a dormir y me dijeron que me acompañaban porque ellos también iban a dormir en un coche. Nos marchamos los cinco. Tres iban por delante. Yo iba detrás hablando con el cuarto... el que llevaba un reloj con esfera muy grande. Los tres que iban delante se fueron a un hotel pero no les dejaron pasar. El vigilante de seguridad les dijo que había una lista de clientes y ellos no estaban en esa lista. Yo me quedé fuera del hall fumando.

P: ¿No le extrañó que los cuatro chicos entraran en el hotel si antes le habían dicho que iban a dormir en un coche?

R: No, no le di importancia. Seguimos andando y comenzaron a molestarme. Me empezaron a agarrar los hombros y abrazarme. Yo les dije, para perderlos de vista, que me marchaba por otro camino más corto hacia el coche. Ellos insistieron en acompañarme y cuando llegamos a la altura del número cinco de la calla Tafalla había una chica tocando el timbre para que le abrieran el portal. Cuando a la chica le abrieron el portal, el chico que tenía el reloj de esfera grande me cogió de un brazo y el que estaba sentado en el banco me cogió del otro brazo y me metieron en el interior del portal.

P: ¿Intentó zafarse?

R: Sí, pero no pude.

R: ¿Pudo gritar?

R: No. El chico del reloj me tapaba la boca continuamente. En el portal me rodearon los cuatro, me tiraron al suelo, me soltaron el sujetador y me sujetaron la boca para que les hiciera una felación. También me soltaron los botones del pantalón.

P: ¿En algún momento le llegaron a agredir?

R: No. Me obligaron a hacer una felación a cada uno y me penetraron los cuatro. Mientras uno me agarraba por la cadera otro me estaba cogiendo el cuello... Yo estaba bloqueada. Cuando terminaron se fueron de allí corriendo.