Naufragando sin Internet

El autor promociona su novela incluso en la ropa. /Charo Márquez
El autor promociona su novela incluso en la ropa. / Charo Márquez

El periodista Roberto Martín presenta su libro 'Náufr@gos. Una novela en la red'. El autor plantea cómo sería nuestro verano si cayera la red y tuviéramos que regresar a nuestras vidas sin la Red

Charo Márquez
CHARO MÁRQUEZ

Científicos españoles aseguran que hay posibilidades reales de que una tormenta solar o una lluvia de meteoritos destruya el sistema de satélites y se produzca una caída global de la red de comunicaciones. Son declaraciones que el periodista de la Sexta Roberto Martín ha recogido como redactor de la sección de Ciencia y Cultura y que le han servido como inspiración y punto de partida para su primera novela, 'Náufr@gos. Una novela en la red' que ha presentado en el marco de la Feria del Libro de Marbella.

El autor señala que este temible incidente ya se produjo en 1859, el denominado evento Carrington. Una tormenta solar alteró el campo magnético y dejó Estados Unidos y Europa incomunicados. «Claro que entonces no lo notaron mucho porque sólo les falló el telégrafo durante 3 días. Algunos barcos llegaron tarde, pero la cosa no fue más allá».

Si esto sucediera en nuestros días el resultado sería el caos. O tal vez no. Martín, y algunos de sus compañeros de profesión, como Matías Prats o Cristina Saavedra, coinciden en que quedarnos sin Internet nos permitiría volver a vivir más despacio, a disfrutar de la lectura y de la compañía y las charlas con los amigos en los bares. Otros más jóvenes como Dani Mateo o Luis Piedrahita (todos ellos han colaborado en el vídeo promocional de la novela) directamente no conciben su vida sin Internet.

Dicho esto, el escritor reconoce que este dilema sobre la vida sin Internet sólo es una estrategia publicitaria y que su novela realmente cuenta la historia vital de unos personajes, en el que un viaje a la India y las críticas de cine juegan un papel muy importante.

Pero 'Náufr@fos' es una obra original en el planteamiento y en la forma. Martín ha tratado de llevar Internet al papel. «En nuestra vida, cualquier actividad que realizamos está salpicada por un mensaje de whatsapp, por una mirada a Facebook, y yo he querido trasladar esto al libro», explica. Así, al leer la novela encontramos posts de Facebook, tuits, blogs, chats o enlaces que amplían el disfrute de la historia interna de la novela.

Eso en la edición en papel, porque en la digital, esos hiperenlaces te permiten multiplicar el contenido de la obra.

Por estas vinculaciones con Internet puede pensarse que 'Náufr@gos' es un libro para jóvenes. El autor desmiente este extremo y asegura que «es una novela para todos», pero eso sí, «un libro raro». Una historia lineal a la que se van sumando fragmentos. Esta estructura fragmentada es la que ha permitido a Roberto Martín escribir su primera obra, que comenzó hace ahora 7 años, pero que hace un año y medio se tomó como un trabajo, estableciéndose un horario fijo al día.

Roberto Martín es salmantino de nacimiento pero está vinculado a Marbella donde trabajó durante años en Localia Televisión. Su carrera profesional lo ha llevado a medios como Cadena 100, Onda Cero Málaga, Neox o Cadena Ser. Ahora se encuentra inmerso en la promoción de su libro y utiliza todas las armas a su alcance para conseguirlo. Es novel en estas tareas de escritor, pero tiene muchas tablas gracias a su profesión.

Armas de promoción

Así que el día de la presentación de la novela en el Cortijo Miraflores tiró de ropa para publicitar su libro y se presentó con una camiseta decorada con la imagen de la carátula. Y tiró de amistad. Logró reunir a un gran número de amigos y compañeros de profesión que hicieron cola para conseguir un libro dedicado.

También ha «utilizado» a sus progenitores para la tarea promocional. En el pueblo natal de su padre, Rollán (Salamanca), organizaron hace unas semanas la presentación del libro en el centro cultural, que tan sólo tiene capacidad para unas 70 personas. El acto levantó tal expectación que se superó el aforo y alguno vecinos tuvieron que seguir la presentación colgados de las rejas de las ventanas del centro. Y las 40 novelas que Martín llevaba para vender se agotaron. Tuvo que hacer un listado del resto de lectores interesados en adquirir su obra para enviárselas por correo. Por supuesto, ha aprovechado también sus contactos en la Sexta para que los compañeros de informativos le grabaran un vídeo promocional. Un ingenio que Roberto Martín plasma, tanto dentro de su novela, como fuera de ella, para conseguir conectar con el público. Internet es otra de sus armas. O alguien lo dudaba.

Fotos

Vídeos