El reto de volver a estudiar

Los exámenes se realizan en las escuelas de Telecomunicación e Informática.
Los exámenes se realizan en las escuelas de Telecomunicación e Informática. / PAULA HÉRVELE
  • Medio millar de personas mayores de 25 y de 45 años se examinan entre ayer y hoy para acceder a la universidad, la mayoría jóvenes que no terminaron Bachillerato

  • Algunos se ven ahora en la necesidad de tener un título. Otros lo hacen por placer, por un afán de superación o para mejorar en su empleo

Nunca es tarde para estudiar, para adquirir conocimientos y para crecer en autoestima. En su momento, y por diversas circunstancias, se apartaron del camino que les llevaba a los estudios superiores. Pero siempre hay una segunda oportunidad. Unos por necesidad, otros por placer y otros para probarse a sí mismos de lo que son capaces. El caso es que entre ayer y hoy más de medio millar de personas están realizando las pruebas de acceso a la universidad para mayores de 25 y de 45 años. Para el primer caso se han presentado 465 personas (259 hombres y 206 mujeres). Mayores de 45 años son 78 personas (27 hombres y 51 mujeres). Para las personas que superen la prueba, las universidades andaluzas tienen una reserva de plazas. Según datos de la UMA, alrededor de la mitad de las personas que se presentan al examen lo superan.

En las escuelas de Telecomunicación e Informática se dieron cita ayer tarde personas de un amplio abanico de edades. Desde los que tenían los 25 años recién cumplidos hasta jubilados. Era la primera ocasión en muchos años en que se daba el caso de una madre lactante. Con un bebé de dos meses, se le buscó un aula en la que estuvo sola, acompañada de una profesora. Fue la nota curiosa de una tarde en la que algunas personas no encontraban el aula del examen y otros repasaban los apuntes a última hora.

Realizan dos pruebas distintas: en el caso de mayores de 25 se examinaron de comentario de texto, lengua española e idioma extranjero. Y hoy sábado tendrán que examinarse de dos materias, elegidas por ellos según la rama de conocimiento. Los mayores de 45 realizaron un comentario de texto y luego un examen de lengua. Después, se les realizó una entrevista personal en la que se les pregunta fundamentalmente de cuestiones laborales y profesionales.

Equivale a Bachillerato

Los que superen esta prueba tendrán un nivel equivalente a Bachillerato. Esta es una de las razones por las que muchos jóvenes que han superado los 25 años prefieren hacer la prueba de acceso a la universidad, y no el Bachillerato de adultos. «En un año te lo puedes sacar, y es más fácil», comentaba Bernardo Castilla. Dejó los estudios en cuarto de la ESO y «trabajando 10 horas al día» no tiene tiempo para estudiar. «Esta es la vía más rápida para tener el título equivalente a Bachillerato», que en su caso necesita para opositar a bomberos.

También se quedó a medio estudiar Jaime Arnau. Trabaja de militar, pero tener estudios universitarios «me vendrá muy bien en mi carrera profesional. ¿Por qué no empezar otra vez a estudiar?», se preguntaba a las puertas del examen que le puede abrir nuevos horizontes.

Las ganas de «aprender algo nuevo» han motivado a Silvia Castillo, que se presenta a la prueba de mayores de 45 años. Estudió FP y ha trabajado de administrativa. En su momento no pudo estudiar en la universidad, y ahora tiene más tiempo por lo que a última hora se animó a presentar la solicitud. «Me enteré de la convocatoria un día antes de que terminara el plazo, así que tuve pocas horas para pensarlo y decidirme». Si aprueba le gustaría hacer Psicología.

Entre los más veteranos de esta convocatoria se encuentra Jesús Díaz. Tiene 67 años y se ha jubilado como carpintero autónomo. «Es un afán de superación», el que le lleva a llamar a las puertas de la universidad. Por las mismas aulas en las que se examinó pasaron sus dos hijos (gemelos): estudiaron Telecomunicación. Ahora trabajan en Estados Unidos. Su esposa es psicóloga. «¡Soy el único de la familia sin título universitario!». Jesús se lo toma como «un estímulo personal». Quería estudiar Sociología, pero sin saber que la UMA no tiene este grado. «Pues haré Filosofía, o Historia», dijo sobre la marcha. Lo importante es estudiar.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate