Un Weekend Beach de récord

El 80% de los asistentes al festival torreño han sido jóvenes españoles y el 20% restante extranjeros, sobre todo europeos. :: j. m. grimaldi
El 80% de los asistentes al festival torreño han sido jóvenes españoles y el 20% restante extranjeros, sobre todo europeos. :: j. m. grimaldi

El festival musical de Torre del Mar cierra su cuarta edición con más de 130.000 visitantes, que han vibrado con 93 artistas de estilos diversos en un ambiente único a pie de playa

Eugenio Cabezas
EUGENIO CABEZAS

Sandra Guerrero, Jaime Mejías, Mari Carmen Castillo y Manuel González son granadinos y hasta esta pasada madrugada han vivido con intensidad su primer Weekend Beach Festival de Torre del Mar. «Está siendo genial, el sitio, la playa, la música, los escenarios... todo muy bien», confesaban ayer estos debutantes en este tipo de eventos multitudinarios, algo cansados tras tres días de fiesta ininterrumpida, aunque deseosos de disfrutar de los conciertos de esta pasada madrugada.

Por derecho propio, el festival torreño ha conseguido, en apenas cuatro ediciones, abrirse un hueco en el panorama festivalero andaluz, convirtiéndose en el evento musical más multitudinario de la provincia. A falta de los datos definitivos de taquilla, un primer avance apunta a que se han superado las 130.000 personas en los cuatro días. No en vano, se han vendido 35.000 abonos, 5.000 más que en la edición de 2016, a lo que se suman los 25.000 asistentes a la fiesta de bienvenida y las entradas sueltas por días vendidas en las taquillas.

La fórmula del éxito es bien sencilla: 93 grupos de muy diversos estilos, que van desde los pioneros de la electrónica, los míticos The Prodigy, hasta la rumba pop de Estopa, pasando por el rock inconfundible de Rosendo, hasta las melodías y rimas de los raperos Kase O o Residente, entre muchos otros. Todo concentrado en unos 67.000 metros cuadrados de recinto, en la zona de poniente del paseo marítimo torreño, un espacio que durante el resto del año se usa únicamente como aparcamiento y que en estos últimos cuatro días ha sido todo un hervidero de juventud y diversión.

Los británicos The Prodigy y los catalanes Estopa han sido las actuaciones que más público han movilizado

Según la organización del certamen, que corre a cargo de la empresa granadina Hermanos Toro, aproximadamente un 20% de las entradas vendidas correspondían a foráneos. El 80% restante han sido, sobre todo, madrileños, extremeños, valencianos y andaluces. Gente de todas las edades, aunque mayoritariamente jóvenes, deseosos de disfrutar de la combinación de música en directo, amigos, playa y verano. «Es un cóctel perfecto», apuntaron las cordobesas María José Gallego, María Jurado y Ángeles López. También para ellas ha sido su primer festival, al que han acudido para ver en directo a artistas como los catalanes Estopa -que al cierre de esta edición seguían haciendo bailar a miles de personas en el escenario Torremar-, los granadinos Lori Meyers -que actuaron el pasado jueves-, Iván Ferreiro -el exvocalista de Los Piratas pasó por Torre del Mar en la tarde noche del viernes- y, por supuesto, a los británicos The Prodigy.

Grandes éxitos

El concierto de los pioneros de la música electrónica fue, sin duda, el más multitudinario de todos los celebrados en esta cuarta edición del Weekend Beach Festival. La banda liderada por Liam Howlett, Keith Flint y Maxim no defraudó a la legión de seguidores que no dejaron de bailar, saltar y correr durante los 90 minutos que duró su actuación, con grandes éxitos de su carrera como 'Smack my bitch up', 'Firestarter' o 'Breathe'.

El rapero puertorriqueño Residente fue otra de las actuaciones más destacadas en la noche del pasado viernes, y donde más concentración de 'weekers' hubo. Anthony B y su banda ofrecieron también uno de los shows donde más se bailó y Dellafuente y Maka se encontraron de frente a un público ávido de escuchar sus nuevas canciones. Hacia las tres de la madrugada los granadinos Hora Zulú pusieron el ambiente en el punto justo para ver a los vascos Berri Txarrak, que cerraron el escenario Weekend Brugal con su espectacular directo.

En cifras

2,5
millones de euros de presupuesto ha tenido esta cuarta edición del festival musical de Torre del Mar
35.000
Son los abonos que se han vendido para los cuatro días de conciertos, lo que supone 5.000 más que en 2016
3
Millones de euros es el impacto económico que estima el Ayuntamiento que generará el festival, a falta de cerrar los datos definitivos.
67.000
Es la superficie en metros cuadrados que ocupan los cuatro escenarios del festival, en la zona de poniente del paseo marítimo.
25.000
Es la superficie en metros cuadrados de la zona de acampada, en la que se han alojado unas 7.000 personas estas cuatro noches.

La última noche del festival torreño también se presentó muy multitudinaria. En el escenario Torremar, Trashtucada dio paso a Canteca de Macao, antes de que subieran los malagueños Chambao, con La Mari al frente. Fueron el preludio perfecto para el concierto de Estopa, en su triunfal regreso a la provincia. Los hermanos David y José Manuel Muñoz no defraudaron a la legión de seguidores que les acompañó. A pocos metros, en el escenario Weekend Brugal se concentraban también miles de 'weekers' para disfrutar de un cartel de lujo: Delafé, La Habitación Roja, Los Fabulosos Cadillacs, L. A., Rosendo, Saratoga y Sínkope. Ritmos de primer nivel en el panorama mundial.

A falta de conocer los datos finales de asistencia de público, desde la organización hicieron un balance «muy positivo» de esta cuarta edición del festival torreño, una cita que se ha consolidado como la más multitudinaria de la provincia. El Ayuntamiento de Vélez-Málaga cifró el impacto económico del certamen en una horquilla entre 2,5 y 3 millones de euros. No en vano, además de los 33.000 abonos vendidos -de los que 7.000 se alojaron en la zona de acampada del festival-, la ocupación ha sido del 100% en hoteles y apartamentos del municipio y de localidades próximas.

Fotos

Vídeos