Álbum malagueño de sorolla

El museo del pintor en Madrid culmina la catalogación de 6.600 fondos de fotografía antigua y los sube a Internet para su consulta. La colección incluye el viaje del artista a Málaga en 1910 y el proceso de creación de una de sus obras

Sorolla, en La Caleta de Málaga, pintando a su mujer y su hija.
Sorolla, en La Caleta de Málaga, pintando a su mujer y su hija. / Fondos fotográficos Museo Sorolla
Francisco Griñán
FRANCISCO GRIÑÁNMálaga

Hace un par de años volvió a Málaga. Habían pasado 105 años desde que Joaquín Sorolla (1863-1923) pasó el día junto al mar con toda su familia en La Caleta y pintó ese mar que tanto le recordaba a su paisaje natal valenciano. Aquel cuadro, ‘La Caleta’ (1910), regresó en 2015 para convertirse en una de las obras icónicas de la exposición ‘Días de verano’, que organizó el Museo Carmen Thyssen. Ahora, los márgenes de esta pintura, que muestra a la mujer del artista, Clotilde, y a su hija, Elena, sobre las rocas del litoral malagueño, se pueden ampliar y completar con la culminación del proceso de catalogación de las 6.608 imágenes que forman parte de los fondos de fotografía antigua del Museo Sorolla de Madrid, donde se encuentran nueve instantáneas de aquel viaje al sur. Una pequeña representación en la que, no obstante, destaca una serie de cinco imágenes realizadas de forma paralela al lienzo del maestro.

Fotos de Clotilde y Elena, posando para el pintor / Fondos fotográficos Museo Sorolla

«Estos fondos fotográficos del museo proceden en su mayor parte de la colección privada del propio pintor y es importante porque ofrece escenas familiares, su proceso de creación y sus viajes», explica la catalogadora Teresa Jiménez Landi, que enmarca precisamente la singularidad de las fotografías tomadas en Málaga en 1910. Así, la serie de cinco instantáneas ofrece dos retratos de Joaquín Soralla sobre el pedregal, en los que aparece vestido con traje y sombrero para protegerse del sol, y paleta y pincel en mano, mientras ya se adivina las siluetas de su mujer y su hija sobre el lienzo ‘La Caleta’, que también es conocido como ‘Entre rocas’.

Cuadro ‘La Caleta’ o ‘Entre rocas’ (1910), que se encuentra en el Museo Sorolla de Madrid. / Fondos fotográficos Museo Sorolla

Otras dos fotografías están tomadas desde la perspectivas de las modelos, con Clotilde y Elena sentadas, en primer término, mientras al fondo se observa al pintor que no pierde comba mezclando colores y convirtiendo los trazos impresionistas en un retrato familiar al borde del Mediterráneo. La quinta fotografía es, tal vez, la más completa y reveladora. Porque incluye los personajes de todas las anteriores imágenes, con el pintor al fondo y su mujer e hija pequeña a media distancia, mientras el primer plano descubre a la primogénita del creador, María Sorolla, sentada en las rocas, con los pinceles y pintando su propia escena malagueña de este mismo momento y escenario. Y es que toda la familia heredó cierta faceta artística, ya que María, como su hermano Joaquín, coqueteó con la pintura, mientras Elena practicó en su juventud la escultura.

El reportaje descubre que la otra hija del artista, María, también estuvo presente y pintó también esa escena. / Fondos fotográficos Museo Sorolla

De la afición de Sorolla a pintar su propia familia, del legado artístico que dejó a los suyos y de esa incipiente Málaga que despertaba al atractivo del mar para los viajeros hablan estas fotografías cuya gran incógnita es su autor. Cuando llega a la ciudad, el valenciano ya es un pintor de fama mundial que ha triunfado en Estados Unidos y ha pintado incluso al presidente William Howard Taft por encargo de la Casa Blanca el año anterior. «Los grandes fotógrafos de la época querían que posara para ellos y tenemos muy bien documentados sus viajes porque los fotógrafos de cada ciudad lo buscaban para retratarlo», explica Jiménez Landi. Así, aunque las instantáneas costeras de Joaquín Sorolla y su clan en Málaga son anónimas, todo parece apuntar que fueron realizadas entre febrero y marzo de 1910 por algunas de las firmas locales que quisieron registrar al célebre pintor en La Caleta.

La casa de Muñoz Degraín

La catalogadora de la Fundación Museo Sorolla destaca la gran influencia que la instantánea ejerció en la obra del pintor, comenzando por su propio suegro, el fotógrafo Antonio García Peris, que dio trabajo en su estudio al artista. Una afición que le llevó a coleccionar también imágenes de otros. Esa es la razón por la que en la catalogación también se ha encontrado una foto del artesonado de la casa malagueña del pintor Antonio Muñoz Degraín –que hoy se encuentra en el Museo Picasso–, una imagen de San Pascual Bailón de la catedral y un par de postales marineras: unos pescadores tras el copo y la playa San Telmo antes de que se transformara en los Baños del Carmen.

El Archivo Sorolla guarda otras fotos de Málaga como el valioso artesonado de la casa de Muñoz Degraín que hoy se encuentra en la recepción de público del Museo_Picasso. / Fondos fotográficos Museo Sorolla

Unas imágenes que este mismo mes de junio será accesible a través de Internet con la culminación del proyecto de catalogación razonada que arrancó en 2001 y cuyo última etapa será su consulta a través de la web del Museo Sorolla. Una «oportunidad» –como dice Jiménez Landi– para conocer la otra cara de muchos de los cuadros del pintor. Como el que pintó en La Caleta en 1910.

Fotos

Vídeos