«Por fin se ha hecho justicia, hemos pasado un calvario»

Juan Antonio Ortega, ayer en su domicilio con la sentencia. /E. C.
Juan Antonio Ortega, ayer en su domicilio con la sentencia. / E. C.

El vecino de Nerja que fue acusado de cometer un robo con violencia en 2012 consigue que condenen a la mujer a un año de cárcel, 2.700 euros de multa y que le indemnice con 5.150 euros

Eugenio Cabezas
EUGENIO CABEZAS

«Por fin se ha hecho justicia conmigo y con mi familia, porque en estos cinco años hemos pasado un auténtico calvario». Con estas palabras resumió ayer a SUR Juan Antonio Ortega Montesinos, vecino de Nerja de 52 años, la extraordinaria peripecia que ha vivido desde que en agosto de 2012 fuera acusado sin pruebas por una mujer de robarle de un tirón el bolso en una zapatería de Torre del Mar mientras estaba comprando junto a su mujer, Mari Carmen Medina. A los pocos meses el asunto se archivó, por lo que este empleado de mantenimiento en una urbanización nerjeña decidió demandar a la denunciante por simulación de delito y denuncia falsa.

Ahora la Sección Novena de la Audiencia Provincial de Málaga ha condenado a la falsa denunciante, Rosa A. G. D., vecina de Sevilla, a un año de prisión y al pago de una multa de 2.700 euros, además de tener que indemnizar al matrimonio nerjeño con 5.150 euros «por los daños morales ocasionados», tal y como informó este periódico en su edición del pasado domingo. La sentencia revoca un fallo anterior del Juzgado de lo Penal número 2 de la capital, que absolvió a la condenada, el pasado 23 de febrero, al considerar que no podía acreditarse «de forma suficiente que la acusada fuera conocedora de que la denuncia que en su día formuló ante la Comisaría de Policía Nacional contra los perjudicados era falsa».

«Estuvo dos meses de baja psicológica, tomando medicación, porque el shock fue tremendo. Imagínate, verte de un momento a otro detenido en un calabozo, acusado de un robo que no has cometido, cuando lo que estábamos era comprando tranquilamente en Torre del Mar en un día de vacaciones», confesó el nerjeño, quien apuntó: «Aquí lo de menos es el dinero de la indemnización, lo que me hubiera gustado es que esta mujer fuera a la cárcel, porque lo que hizo conmigo no tiene nombre, acusarme sin pruebas, y todo para intentar cobrar el seguro».

«El dinero es lo de menos, me hubiera gustado que esa mujer fuera a la cárcel»

Según el fallo de la Audiencia Provincial, que es firme y contra el que no cabe interponer recurso, «ha quedado acreditado que la acusada realizó todas las gestiones administrativas para cobrar de la compañía aseguradora una indemnización que no le correspondía, no llegando finalmente a cobrarla, porque la misma no remitió la documentación precisa». «Lo más grave es que me acusó en la comisaría cuando le mostraron una foto mía», se quejó Ortega, quien agradeció el gran trato recibido por «la Policía, la Guardia Civil y centenares de personas en Vélez-Málaga y Nerja».

Aficionado al deporte y a la pintura, este nerjeño, padre de un hijo de 8 años, confesó que se refugió en estas aficiones para superar el trance de la acusación de ser un ladrón. «Salgo a correr varias veces por semana y aunque empecé a pintar hace casi 20 años, desde que me pasó esto me he dedicado mucho más», relató este nerjeño, quien ha pintado numerosos cuadros con imágenes religiosas y paisajes. «Estuve un tiempo pintando muchos santos, cristos y vírgenes para el tanatorio de mi suegro en Nerja, y con esta mujer se me apareció el mismísimo diablo», expresó Ortega.

Temas

Nerja

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos