Diario Sur

Jaén, 30 nov (EFE).- La Junta de Andalucía ha reintroducido hoy 1.200 ejemplares de cangrejo de río autóctono (Austropotamobius pallipes), una especie en peligro de extinción en Andalucía que comparte nivel de amenaza y protección con el lince ibérico, el águila imperial o el quebrantahuesos, en arroyos del Parque Natural de la Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas (Jaén).

El delegado territorial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio en Jaén, Juan Eugenio Ortega, ha presidido hoy el acto público de presentación del proyecto en el Jardín Botánico de la Torre del Vinagre y la posterior suelta en dos arroyos del Parque Natural.

Setecientos de los ejemplares soltados hoy proceden del Centro de Cría de Borosa (antigua piscifactoría de Borosa) y 500 del Centro de cultivo de La Ermita en Huétor-Santillán (Granada).

Estos ejemplares proceden de dos líneas genéticas diferenciadas siendo una de ellas exclusiva de la Sierra de Cazorla, según los estudios realizados por los científicos del CSIC y a lo largo del año está previsto reintroducir entre 2.500 y 3.000 ejemplares en diversas sueltas.

Ortega ha explicado que "se trata de una acción fundamental para la recuperación de esta especie, casi extinguida por la proliferación del cangrejo americano, y asegurar así el futuro" de este animal más allá de los centros de cultivo.

En el año 2002 el cangrejo de río autóctono, también conocido como cangrejo de patas blancas, contaba con tan sólo 35 poblaciones en toda Andalucía, pero gracias a las actuaciones de la Consejería de Medio Ambiente estas poblaciones son en la actualidad 96 en las provincias de Jaén, Granada, Almería y Málaga.

La disminución drástica de las poblaciones de este cangrejo se debe, entre otras causas, a la proliferación de una especie invasora, el cangrejo rojo americano, que transmite un hongo a la especie autóctona que le provoca una infección, la afanomicosis, que acaba con todos los ejemplares, haciendo que se extingan muchas de las poblaciones y siendo el factor principal de amenaza en la actualidad.

Para evitar su proliferación se ha declarado esta especie no pescable en todo el territorio nacional a excepción de lo establecido en el Plan de Control del Cangrejo Rojo en las Marismas del Guadalquivir aprobado por la Consejería de Medio Ambiente en agosto pasado.

La cría del cangrejo de río autóctono en el Centro de Cría Borosa comenzó en el 2004 a partir de unos pocos ejemplares procedentes del propio Parque Natural, criándose durante estos años varios miles de ejemplares que se han destinado a la reintroducción en el medio natural para la recuperación de las poblaciones extinguidas y el fortalecimiento de las poblaciones escasas.