Uno de cada tres alumnos de carreras técnicas cambia de grado por la dificultad de los estudios

Alumnos en la clase de Programación, del primer curso de Ingeniería Telemática. /
Alumnos en la clase de Programación, del primer curso de Ingeniería Telemática.

Medicina y Ciencias de la Educación son las facultades de la Universidad de Málaga con un menor índice de abandono

FRANCISCO GUTIÉRREZ

Apenas una decena de alumnos asisten a clase de Programación, del primer curso del grado de Ingeniería Telemática, en la ETSI de Telecomunicación. El aula se ve inmensamente vacía, aunque hay alumnos de primero y repetidores. Aunque para el profesor, José Luis Triviño, la asignatura «no tiene ninguna complicación». Aunque las estadísticas dicen otra cosa: las carreras técnicas se ponen muy cuesta arriba. Tanto que uno de cada tres alumnos tira la toalla a la primera de cambio. Una tasa de abandono que llega al 68 por ciento en el caso de Ingeniería Telemática. Por el lado contrario, Educación Primaria, Educación Infantil y Medicina se encuentran entre las carreras donde hay menos abandonos.

En términos globales, y según datos correspondientes al actual curso académico, del total de alumnos de nuevo ingreso, 7.579, han abandonado los estudios que iniciaron a comienzo de curso 1.325, lo que supone una tasa de abandono del 17,48 por ciento, en la línea de los datos que arrojan el conjunto de universidades públicas andaluzas, que se sitúa en un 16,9 por ciento.

En algunas de sus asignaturas «estamos dos en clase», señala José Sánchez, un alumno de primero de Ingeniería Telemática, natural de Linares. Las deserciones son la tónica general en estos estudios. «Empezamos el curso sesenta y creo que acabamos unos diez», dice Sergio Segura, un alumno de Marbella con asignaturas de segundo y primero.

De 'teleco' a Audiovisual

Sergio es uno de los muchos universitarios que han llegado a las carreras técnicas por equivocación. Se matriculó pensado que practicaría con cámaras y ecualizadores. Pero se ha encontrado con Matemáticas, Cálculo o Métodos numéricos.... «El curso próximo me paso a Comunicación Audiovisual», zanja con buen humor.

El profesor José Luis Triviño, que estudió Informática en la UMA, cree que los alumnos llegan «sin saber muy bien qué es una carrera de Telecomunicación». Y hay varios factores que llevan a los alumnos a sufrir «auténticos batacazos», como «malos hábitos de estudio, porque hay que trabajar a diario, y su incapacidad a adaptarse a una nueva forma de pensar la asignatura, no se estudia de memoria ni en un libro».

Daniel Hurtado, natural de Venezuela, y Javier Guerra, malagueño, lo tienen más claro: «hay que estudiar a diario, llevarlo todo al día, no dejarlo para más adelante. No es que sea muy difícil, pero es cuestión de constancia», señalan. No obstante, tienen algunos suspensos.

Guillermo Cañizares, de Puertollano, lanza un consejo a futuros 'telecos': «que se informen muy bien, que pregunten a otros alumnos». Él es alumno de segundo, pero tiene cinco pendientes de primer curso.

«Se les da todo tipo de orientación, pero llegan un tanto despistados, pensando que desde el primer momento van a manejar un ordenador o a programar, y se encuentran con unas Matemáticas o Física muy difíciles», comenta la rectora, Adelaida de la Calle, quien apunta no obstante que los estudiantes «tienen una información constante a lo largo de todo el año con Destino Uma que va a los institutos, las visitas que se hacen y las charlas informativas a padres».

En la misma rama o fuera

Pero la tasa de abandono en la enseñanza universitaria no tiene el mismo significado que en etapas anteriores. «Los datos muestran que no existe una disminución de alumnos tan importante como refleja la tasa de abandono. Por el contrario, la mayoría de estos alumnos optan por cambiar de carrera, ya sea dentro de la misma rama (de informática de software a informática de sistemas, por ejemplo) o fuera de ella», señala Francisco Triguero, secretario general de Universidades de la Junta y buen conocedor que lo que pasa en estas escuelas ya que fue catedrático de Lenguajes y Sistemas Informáticos y decano de la ETSI Informática. «Otro factor puede ser una falta de conocimiento sobre la carrera en sí, cómo va a transcurrir y la formación que va a recibir. Una vez dentro de la titulación, el estudiante encuentra que las expectativas no se cumplen, investiga más y decide cambiar a algo más acorde a lo que estaba buscando», añade.

La vicerrectora de Estudiantes, María Jesús Morales, apunta también que el caso de las ingenierías es un tanto particular. «Al ser el primer año común en todos los grados y, en algunos casos, también el segundo año, hay estudiantes, por ejemplo, de Ingeniería Telemática que se cambian de grado, pero eso no es abandono de la universidad, aunque sí del grado. La mayoría de los estudiantes de ingeniería se cambian a otra ingeniería, pero también algunos se pasan a Administración de Empresas o Economía, por ejemplo».

Para la vicerrectora, «es difícil tenerlo claro cuando es tan amplia la oferta de grados en ingeniería. Aunque se les explica la diferencia en Destino UMA, no es hasta que lo cursan cuando se dan cuenta si les gusta más unas asignaturas que otras. Eso no pasa en Medicina -dice-, donde se tiene muy claro porque es muy vocacional».

La media de la UMA, asegura, es «prácticamente igual que otras universidades andaluzas, pero también nuestra oferta es mucho más amplia que la de Jaén, Huelva o Almería y es más normal el paso de unas titulaciones a otras».