Sesenta años de aquella primera emisión de televisión en Málaga en un escaparate

La Casa Taillefer ofreció mucho antes de que se pudiera ver la tele regularmente en Málaga sesiones diarias a las ocho de la tarde

Sesenta años de aquella primera emisión de televisión en Málaga en un escaparate
Fernando Alonso
FERNANDO ALONSO

Hoy, 25 de junio de 2019, se cumplen sesenta años de la emisión de las primeras imágenes de televisión en Málaga. Ocurrió en la tienda que Taillefer tenía en la plaza del Siglo. Era un 25 de junio de 1959. La sensacional noticia fue recogida a toda página al día siguiente por el Diario Sur. Al anónimo periodista le llamó la atención la aglomeración de malagueños que se habían congregado delante de los escaparates del comercio que la Casa Taillefer tenía en la citada plaza. «Al fondo del salón funcionaba un magnífico aparato de televisión, cuyas imágenes seguía el público con evidente interés», rezaba la noticia. La señal pudo captarse gracias a la instalación que los Taillefer habían montado en el edificio, mediante la cual se podían sintonizar dos señales, una alemana y otra italiana. En ese momento se estaba emitiendo una película. Era tal la cantidad de público que se apretujaba detrás de los tres escaparates, que la Casa Taillefer decidió continuar diariamente con estas sesiones a las ocho de la tarde, lo que se convirtió en un acertado reclamo publicitario. La noticia acababa vaticinando un gran porvenir para la televisión en Málaga. Fue indudablemente un triunfo técnico, ya que gracias a esas emisiones los malagueños pudieron comprobar cómo funcionaban los receptores de televisión.

Página de SUR del 26 de junio de 1959 en el que se narra lo que supuso esa emisión de 1959 en el escaparate de Taillefer.
Página de SUR del 26 de junio de 1959 en el que se narra lo que supuso esa emisión de 1959 en el escaparate de Taillefer.

Sin embargo, los malagueños habían tenido que esperar varios años para poder ver las primeras imágenes televisivas. TVE inició sus primeras emisiones un 28 de octubre de 1956 desde un chalé en el madrileño Paseo de la Habana. A las ocho y media de la tarde de ese día, el ministro de Información y Turismo, Jesús Suevos Fernández, pronunció las primeras palabras que se pudieron escuchar en televisión:

Hoy, día 28 de octubre, domingo, día de Cristo Rey, a quien ha sido dado todo poder en los Cielos y en la Tierra, se inauguran los nuevos equipos y estudios de la Televisión Española.

A continuación se bendijeron los estudios, que quedaron bajo la protección de Santa Clara, patrona de la televisión, y después se emitió un intermedio musical, varios documentales del NODO, una exhibición de bailes regionales de la Sección Femenina y, para terminar, un concierto de piano. Aunque la señal tenía un alcance de unos 60 kilómetros, esta primera retransmisión solo pudo verse en pocos puntos de Madrid. Tengamos en cuenta que, por entonces, solo se habían vendido unos 600 televisores en España, que tenían un precio de unas 25.000 pesetas, cantidad prohibitiva para la época.

Reserva de televisión

Desde finales de 1960 los malagueños ya podían reservar una televisión en la tienda de Rodolfo Prados. Para ello bastaba con rellenar el pequeño boletín, que reproducimos en estas páginas, en el que se hablaba de ese «maravilloso invento» que acabaría revolucionando la vida de los españoles. Rodolfo Prados era por aquel entonces una de las personas que más sabía de televisión en Málaga y se ofrecía a aconsejar y asesorar técnicamente a sus clientes.

Rodolfo Prados Ortiz era un exitoso comerciante malagueño que desde su tienda de la calle Larios vendía de todo: radios, pianos, lavadoras, electrodomésticos, neveras, maquinillas de afeitar, ventiladores, cafeteras, colchones, bicicletas, artículos fotográficos, juguetes y hasta «infinidad de artículos originalísimos». Y es que Rodolfo Prados fue un visionario y un hombre adelantado a su época, que ya intuyó el éxito y el influjo que iba a tener la televisión.

Las primeras señales de televisión tardaron algunos años en llegar a Málaga. Los problemas técnicos que hubo que solventar fueron importantes, sobre todo debidos a la barrera natural de los Montes de Málaga. Hubo que esperar hasta el verano de 1961 para que se pudiera sintonizar una televisión en Málaga. Fue la tarde del 27 de agosto de 1961. Ese día, de ocho a doce de la noche, los malagueños pudieron ver en directo un telediario, el concurso de temas turísticos gane su viaje, una película, emisiones publicitarias, entre otros programas. La programación acabó con otro telediario y «unos versos a medianoche». Rodolfo Prados nos cuenta todo esto en un espectacular anuncio publicitario que apareció en el Diario Sur dos días después y que tituló los milagros y las maravillas de la televisión, en el que aprovechaba para recordar a sus clientes la necesidad de reservar cuanto antes un aparato de televisión, para poder recibirlo así en sus casas «sin prisas y sin agobios». Era un «consejo leal» de Rodolfo Prados a sus clientes. Él mismo era representante de la prestigiosa marca alemana Telefunken.

Antena repetidora en los Montes

Sin embargo, al parecer, no fue hasta el 22 de enero de 1962 cuando se pudieron recibir emisiones de televisión en Málaga de manera regular. Esto se debió a una antena repetidora instalada en los Montes de Málaga. Sur se hizo eco de la novedad, asegurando que la calidad de las imágenes y del sonido era perfecta y que los programas estaban siendo seguidos por muchos malagueños con gran interés. La señal de la televisión se pudo captar en toda la ciudad y, aunque había dudas de si podría verse en barrios como Pedregalejo, al final se consiguieron sintonizar televisores hasta en Torremolinos. Sin embargo, tener en casa un aparato de televisor era todavía un lujo al alcance de muy pocos malagueños. Por aquellos años era frecuente invitarse a casa de algún vecino afortunado que tuviera un receptor en casa.

Esta es la pequeña historia de la llegada, hace sesenta años, hasta nuestra ciudad de las primeras imágenes de televisión, un aparato que vendría para quedarse y que acabaría presidiendo el salón de muchos hogares españoles.

1Anuncio en SUR el 8/12/1960
1Anuncio en SUR el 8/12/1960

Anuncio publicado en SUR el 29 /8/1961
Anuncio publicado en SUR el 29 /8/1961

Anuncio publicado en Sur el 12/1/1964
Anuncio publicado en Sur el 12/1/1964