¿De dónde viene la moda de los calendarios de adviento?

¿De dónde viene la moda de los calendarios de adviento?

Cada vez son más las familias malagueñas que incorporan en sus hogares esta especial cuenta atrás cuyo objetivo no es otro que prolongar y avivar la magia navideña. ¡Te contamos sus orígenes!

Almudena Nogués
ALMUDENA NOGUÉSMálaga

Con mini tabletas de chocolate, con gominolas, con juguetes, con productos de belleza...¡y para adultos hasta con ginebras o cervezas! La moda de los calendarios de adviento gana terreno en España Navidad tras Navidad y la oferta se multiplica cada año por estas fechas. Cada vez son más las familias que incorporan en sus hogares esta especial cuenta atrás cuyo objetivo no es otro que prolongar y avivar la magia navideña sorprendiendo a los seres queridos con pequeños detalles diarios que a su vez nos van recordando los días que quedan para Nochebuena. Pocas, sin embargo, conocen el origen de esta práctica tan extendida en Europa.

Pues bien, los orígenes del calendario de adviento se remontan al siglo XIX en la Alemania protestante. Adviento significa llegada, es decir, el tiempo en el que los cristianos esperan la venida de Cristo al mundo. y según cuenta la tradición muchas familias evangelistas alemanas pintaban en la pared o en la puerta de sus casas 24 rayas con tiza y cada día los niños podían borrar una para descontar los días que quedaban para las fiestas. Otras colocaban una corona de muérdago con cuatro velas, e iban encendiendo una cada domingo anterior a la Navidad. A cada vela se le asignaba una virtud a implementar durante esa semana, como por ejemplo: el amor, la paz, la tolerancia o la fe.

Pero es a un hombre llamado Georg Lang, hijo de un pastor protestante, a quien muchos atribuyen la autoría del primer calendario de cartón, el Adventskalender. Cuenta la leyenda popular que cuando era niño su madre tuvo la ingeniosa idea de sujetar a un cartón rígido 24 galletitas en forma de cacahuete, llamadas Wibele, que se disfrutaban día a día durante el adviento, hasta la llegada de la Navidad. Ya de adulto, su hijo, inspirado por esta costumbre, recreó la idea en una imprenta que dirigía usando dos láminas de cartón rígidas. Una de ellas constaba de 24 ventanas, y la otra de 24 imágenes que se correspondían con dichas pequeñas ventanas.

Así nacía el calendario de adviento moderno que a principios del siglo XX comenzó a extenderse poco a poco por toda Alemania y luego a Europa. Tras perderse la tradición durante la Segunda Guerra Mundial -al parecer durante la Alemania nazi estos calendarios fueron prohibidos y sustituidos por imágenes del régimen- y finalizado el conflicto, Richard Sellmer la recuperó con carácter comercial, y fue uno de los principales responsables de que alcanzase la popularidad actual.

Así, en 1958 salieron a la venta los primeros calendarios rellenos de 24 chocolatinas. 24 puertas...24 sorpresas.

¿Te animas a llevar esta magia a casa? La cuenta atrás empieza este sábado pero te damos tres ideas muy sencillas para que puedas montar uno en tu hogar de forma exprés y sin grandes complicaciones:

Aquí van tres sencillas propuestas:

Para crear este árbol solo necesitas una cartulina, sobres -quedan mejor de colores- y pegamento y rotuladores.

Otra alternativa fácil, con lazos de vichy rojos, mini pinzas y vasos de cartón. (materiales sencillos que pueden encontrarse en cualquier bazar chino por ejemplo).

Y por último, esta corona con rollos de papel higiénicos forrados.

 

Fotos

Vídeos