Un paciente con un ictus lleva más de cuatro meses a la espera de un traslado por trabas burocráticas

Concepción Campos y Fernando Castro, en la habitación donde está ingresado. /SUR
Concepción Campos y Fernando Castro, en la habitación donde está ingresado. / SUR

El Clínico rechaza en varias ocasiones dar rehabilitación en el Marítimo al enfermo, que está ingresado en el Hospital Regional desde el 23 de diciembre

Ángel Escalera
ÁNGEL ESCALERAMálaga

Las trabas burocráticas y la falta de acuerdo entre los hospitales Regional (antiguo Carlos Haya) y Clínico han provocado que Fernando Castro, un enfermo que sufrió un ictus el pasado 23 de diciembre, lleve más de cuatro meses esperando un traslado para recibir la rehabilitación que necesita en el Marítimo de Torremolinos. El enfermo, de 59 años, se encuentra ingresado en el Regional desde que tuvo un grave ictus hemorrágico y fue llevado al hospital malagueño por el 061. En febrero padeció otro accidente cerebrovascular, pero más leve. Desde el 12 de marzo está solicitado el traslado del paciente del antiguo Carlos Haya al Marítimo, pero la petición ha sido rechazada en varias ocasiones por el Clínico, dijo ayer a SUR Concepción Campos, esposa del enfermo.

La petición del traslado al Marítimo viene avalada por un informe por escrito por una médica rehabilitadora del Regional y cuenta con el visto bueno del neurólogo que atiende al paciente. Los profesionales que llevan el caso de Fernando Castro consideran que la rehabilitación intensiva que precisa debe recibirla en el Marítimo. Pese a los informes médicos y de fisioterapia favorables, el Clínico ha denegado todas las peticiones de traslado.

Ante esas negativas, Concepción Campos, que lleva siete meses viviendo en la habitación donde está ingresado su marido (duerme en un sillón y se turna con su hija), presentó una reclamación ante el Clínico en la que solicitaba que el traslado al Marítimo fuese aceptado, pero no fue así. La familia de Fernando Castro está desesperada al ver que el tiempo pasa y las trabas burocráticas y la falta de acuerdo entre los hospitales impiden que el paciente empiece con su rehabilitación en el Marítimo. «No comprendemos por qué no nos dan una solución. El neurólogo de mi marido, el jefe del servicio de neurología, la médica rehabilitadora y la jefa de fisioterapia están a favor del traslado, pero en el Clínico lo rechazan y dicen que nuestro hospital es el Costa del Sol de Marbella, porque vivimos en Las Lagunas (Mijas Costa)», se lamenta la mujer del enfermo, que ya no sabe qué hacer para que el asunto se resuelva favorablemente.

Hace cuatro años, Fernando Castro tuvo un leve derrame cerebral del que fue atendido, en principio, en la sanidad privada. Luego, cuando fue a su médica de familia en el centro de salud de Las Laguna, esta lo derivó al servicio de neurología del Clínico, centro en que fue tratado y donde le hicieron diversas pruebas. De hecho, la última se la realizaron poco antes de que el 23 de diciembre sufriera el ictus.

«Mi marido no ha sido atendido nunca en el Costa del Sol de Marbella. Tengo los informes de la asistencia recibida en el Clínico. No entiendo por qué se niegan a que sea trasladado al Marítimo cuando los médicos de Carlos Haya dicen que es en ese hospital en el que deben darle la rehabilitación», explicó la mujer del paciente. Otras fuentes consultadas por SUR dieron la razón a la familia del enfermo y expresaron su indignación por cómo se está llevando este caso por culpa de la «falta de sensibilidad y las trabas burocráticas». Añadieron que la Consejería de Salud debe intervenir y hacer que el Clínico acepte al paciente, porque hay informes médicos que lo avalan.

Fernando Castro, en los siete meses que lleva hospitalizado, ha recuperado algo de habla y entiende perfectamente lo que le dicen, aunque tiene paralizada la parte derecha del cuerpo. «Sé que es muy difícil que mi marido vuelva a andar, pero con la rehabilitación hay posibilidades de que gane fuerza en el cuello y en la espalda y que pueda estar en una silla de ruedas. El tiempo transcurre y no se arregla nada», se quejó Concepción Campos.

Por su parte, fuentes oficiales del Clínico Universitario argumentaron que el traslado no se ha producido «porque no procede, ya que este paciente no pertenece al área del Hospital Virgen de la Victoria (Clínico), del cual depende el Hospital Marítimo). Su centro de referencia es el Hospital Costa del Sol, centro hospitalario donde puede recibir el tratamiento de rehabilitación conveniente».