Elías Bendodo en su intervención en los XIX Premios Malagueños del año