Súper Paco: la motivación de un runner de 77 años

Corre con el mismo atuendo con el que va a trabajar al campo. Hace una semana recorrió los 101 kilómetros de la Legión de Ronda. No es la primera ni será la última carrera de quien se está convirtiendo en una leyenda en la provincia

Paco en la carrera del 101 de Ronda. En el vídeo: a su paso por Setenil este año. /
Paco en la carrera del 101 de Ronda. En el vídeo: a su paso por Setenil este año.
IVÁN GELIBTER

"Mire, ¿usted sabe lo que pasa? Que la gente no sabe correr. Yo, cuando participo en cualquier tipo de carrera, me llevo mi botella de agua de litro y medio -aunque allí también hay-, pero también algo para alimentarme, y eso no lo hace mucha gente. Mis frutos secos, mis pasas... que al final termino ofreciendo a la gente que no puede más, pero eso no me importa. No son rivales, sino compañeros".

Ni el mismísimo Barón de Coubertain, ideólogo de los Juegos Olímpicos modernos, hubiera encontrado una definición mejor de qué es el deporte y la competición. Y no, esta frase no es de Rafa Nadal, ni de Andrés Iniesta, ni de Fermín Cacho. Esta radiografía perfecta del espíritu deportivo es de Paco Contreras, o Paco Cártama, o, como ya es habitual que le llamen, Súper Paco. Este hombre de 77 años, natural de Cártama, no es el ejemplo de la superación, sino el paradigma más certero de la misma, y su historia debería servir como reflejo para muchos jóvenes deportistas.

Cuando Paco tenía 60 años, el médico, tras unos análisis rutinarios, detectó un preocupante aumento del colesterol en sangre, por lo que avisó de la necesidad de hacer deporte o, al menos, salir a pasear. Aquello Paco se lo tomó al pie de la letra, tanto que se convirtió en un héroe de las carreras de la provincia, en las que es archiconocido por los habituales. "La verdad es que aquí, creo yo, no hay historia", cuenta en una pausa en la que no está cuidando de esa "parcelilla de campo". "Hay gente que se va por las tardes al bar a tomar café o una cerveza, solo que yo voy a correr, así que eso de Súper Paco no me va mucho".

No es falsa modestia; lo dice en serio, como si sus logros obtenidos fueran algo nimio. Y es que, con 77 años, Paco ha vuelto a acabar, hace tan solo unos días, la durísima prueba de la Legión, en Ronda, de 101 kilómetros en 19 horas y media. "Pero no llegué cansado", aclara. No se trata, ni mucho menos, de su primera carrera, sino que conoce esta prueba a la perfección. "Recuerdo aquella vez en la que me encontré un legionario que competía contra otro, hasta que no pudo más. Yo le dije: No es cuestión de fuerza de voluntad, uno no corre para competir. Él se paró, y me dijo que haría la carrera hasta el final conmigo, pese a que mi ritmo era mucho más lento. Y es que ése es precisamente el espíritu al que me refería".

Después de participar en carreras de 101 kilómetros, es lógico que Paco califique de "carrerillas" las de 25 kilómetros, que es lo que recorre al menos una vez a la semana. "No hago una dieta específica, pero no como carne de cerdo por el colesterol. Eso sí, me gusta la verdura fresca, la fruta, el pescado y el pollo", apunta. Lo que no prueba, porque dice que no le gusta, es el alcohol. "No voy al bar, no bebo. Solo me he mareado dos veces en mi vida por beber alcohol, y una de ellas fue después de una copa de cava y acabé en el hospital, que no podía ni estar de pie".

Paco ha sobrepasado -quizá algo a su pesar- el anonimato. Además de tener 77 años, corre con la ropa y el calzado con el que se iría a trabajar al campo. "No soy mucho de esas modas de la gente que corre, la preparación va más allá del equipamiento". En Facebook existe un grupo de fans suyo que asciende a 12.000 personas, y se ha convertido en un foro que ejerce de epicentro de toda la actividad 'runner' de la provincia, además de los obvios y merecidos halagos a sus gestas, que ya son varias. Además, los fotógrafos Catalina Arredondo García y Jesús Baranco Romero se encuentran realizando un reportaje fotográfico sobre su persona y la forma en la que se toma las carreras para concluir con la publicación de un libro, obteniendo un material que define muy bien quién es Súper Paco cuando sale a correr, sobre todo por la montaña. "A mí eso del asfalto no me convence".

Pero no todo son las carreras. Justo en estos días, momentos clave del regadío, se sienta en su "parcelilla" hasta que anochece mientras controla el riego. Quizá preparándose para su próxima carrera, o a lo mejor tan sólo disfrutando de esa buena salud que él mismo se ha ganado. Probablemente Paco Contreras nunca haya escuchado el lema olímpico de "Citius, altius, fortius"; o puede que sí. Independientemente de ello, lo cierto es que hasta el mejor de los atletas, si charlara con él, habría de rendirse a sus pies.