Jon Kortajarena, el hombre de moda

El modelo modelo recibe el II Premio Hombre Único en reconocimiento a tres lustros en la pasarela. Sin abandonar los desfiles, está volcado en el cine

Jon Kortajarena, icono de la moda, ha desfilado para las grandes marcas./Código Único
Jon Kortajarena, icono de la moda, ha desfilado para las grandes marcas. / Código Único
ANTONIOPANIAGUA

Hace 16 años Jon Kortajarena debutó en el mundo de la moda. Desfiló en la Pasarela Gaudí y allí, entre bastidores, conoció a Juan Carlos Tubilla, el que hoy sigue siendo su representante. Ese chaval que apenas tenía 19 años cuando se colocó ante los focos es hoy uno de los modelos españoles más cotizados y un actor al que le están saliendo trabajos de fuste en el cine, en el que siempre quiso trabajar desde que era un adolescente. Nacido en Bilbao hace 34 años, su carrera pasa por un momento dulce. La revista 'Código Único' le acaba de conceder el II Premio Hombre Único, que el año pasado se llevó el decorador Lorenzo Castillo. El mundo le sonríe a este bilbaíno que no renuncia a sus orígenes. Ha terminado de rodar la serie 'Tales From The Loop' para Amazon America, mientras que para Netflix está filmando la segunda temporada de 'Alta mar'.

El actor y modelo recibió el premio de manos del director de la publicación, Juan José Esteban, en un acto en el que ofició como maestra de ceremonias la actriz Mariona Tena. Kortajarena vestía un audaz diseño de Palomo Spain consistente en unos pantalones negros de pelo 'estilo yeti'. El maniquí se hizo acompañar por sus padres y su hermana Lucía, quien no pudo aguantar las lágrimas cuando pronunció unas palabras de reconocimiento hacia Jon.

A la cita, en la que había que rendir tributo a la serie televisiva 'Euphoria' con una estética acorde, acudieron muchos amigos del modelo, ente ellos el presentador de 'La ruleta de la suerte', Jorge Fernández; el actor Pepón Nieto; la actriz Marta Etura; el estilista Pelayo Díaz, y su marido, Andy McDougall.

Jon Kortajarena, acompañado de su hermana Lucía; la actriz Mariona Tena, y el director de Código Único, Juan José Esteban. Luis Enríquez, consejero delegado de Vocento, en el centro, flanqueado por Iñaki Arechabaleta (izda.) e Íñigo Argaya (dcha.) Boris Izaguirre y Loles León, en la fiesta del pasado miércoles en la que se entregó el premio al actor y modelo bilbaíno. / José Ramón Ladra

El homenajeado lo ha sido todo exhibiendo ropa masculina. Kortajarena ha participado en las campañas de firmas de relumbrón como Zara, H&M, Guess, Giorgio Armani, Calvin Klein, Versace, Just Cavalli, Jean Paul Gaultier y Karl Lagerfeld, entre otras muchas. Pese a que su imagen copa portadas de revistas, el modelo sigue siendo un tipo de lo más normal. Es su madre, su confidente de siempre, la que le sigue cortando el pelo, una vez que ha comprobado que también hasta los más afamados peluqueros perpetran desaguisados. Ambos se profesan amor eterno. Ella es capaz de dejarlo todo, coger el avión y plantarse en Milán para peinar a su hijo.

Similar devoción siente Jon por su padre, quien el miércoles hizo de tripas corazón y asistió al sarao en honor de su hijo, aunque se sienta en estos festejos como un «vendedor de biblias». Kortajarena no olvida que viene de una familia de trabajadores, lo cual le hace mantener firmes los pies en la tierra. Sus padres nunca vieron del todo bien que se dedicara a recorrer los centros del diseño más reputados. «Percibían la moda como un mundo lleno de gente oscura, egocéntrica, con muchos vicios. Y efectivamente, la moda puede ser un sitio muy peligroso o maravilloso», cuenta Kortajarena en una extensa entrevista con 'Código Único'.

Clases de arte dramático

Desde su primera aparición en el cine con la película 'Un hombre soltero' –en la que compartía cartel con Colin Firth y Julianne Moore, filme al que siguieron algunas intervenciones en videoclips se Madonna–, la carrera en el celuloide de Jon Kortajarena está cobrando nuevos bríos. No es algo fortuito, sino perseguido a conciencia. No por casualidad quiso librarse de su bisoñez recibiendo clases de interpretación de Susan Batson en Nueva York y Lorena García de las Bayonas en Madrid. Educación de la voz, expresión corporal, lectura e interpretación de los clásicos... Había que empezar de cero, pese a lo duro que puede resultar el aprendizaje para un advenedizo. Debió de aprender rápido, pues rápidamente formó parte del elenco de cintas como 'Lo nunca visto', 'El destello', 'Los papeles de Aspern', 'Pieles' o la serie 'La verdad'.

Paco León y el cineasta mexicano Manolo Caro, director de la serie 'La casa de las flores'. Marta Etura, amiga del homenajeado, en un momento de la entrega de premios, celebrada en un restaurante madrileño. El actor y presentador Jorge Fernández, uno de los amigos más queridos de Kortajarena. / José Ramón Ladra

Ahora su empeño se dirige cada vez más a abrirse camino en el séptimo arte. De sus palabras se desprende que la pasarela le está produciendo cierta decepción a causa de los derroteros inciertos que está tomando. La irrupción de las redes sociales está poniendo todo patas arriba, y la moda no es una excepción. «Lo que está pasando ahora es que ya no importa tanto qué concepto de modelo eres, ni qué carrera o 'look' tienes, sino cuántos seguidores acumulas en Instagram», dice. En ese estado de cosas, el acceso al oficio se ha democratizado: ya no se buscan modelos espigados con ojos de fuego. El listón ha bajado. Pero por otro, parece que las marcas confunden éxito en las redes con mayor volumen de compras, algo que está por demostrar.

Con 2,3 millones de seguidores en Instagram, mucha de esa fama se la han dado las series televisivas, especialmente 'Quantico', donde participó en 5 episodios.

El 'top model' es un activista contra el cambio climático y otras causas sociales. Colabora con Save the Children, entidad con la que viajó a Nepal después del terremoto de 2015, y Greenpeace, organización con la que comparte su cruzada contra la proliferación de plásticos. «Los niños son la generación del futuro, los más indefensos y los que, al final, no tienen la culpa de estar en las circunstancias que están. Y la naturaleza es quien nos acoge, quien nos da la oportunidad de vivir. Sin esas dos cosas fundamentales no somos absolutamente nada».

Después de algunos desaguisados, solo confía en su madre para que le corte y arregle el pelo

Desde su debut en el cine ha recibido clases de voz, expresión corporal y lectura de clásicos

Su carrera no ha sido siempre un paseo triunfal. A punto estuvo de tirar la toalla en 2004, cuando de manera imprevista las marcas dejaron de llamarle. Después de un tiempo de mieles, de repente el teléfono dejó de sonar. «Si tenía que seguir pidiéndole dinero a mi madre para llegar a fin de mes no merecía la pena. Lo último que podía hacer era molestar más a mi familia». Hasta que de manera providencial le ofrecieron una campaña de Guess, lo que a su vez, gracias a la presencia de su imagen en EE UU, le puso en contacto con el modisto y cineasta Tom Ford.

Ojos verdes, 1,89 metros de estatura, pelo castaño, el modelo rechaza la etiqueta de 'sex symbol' que muchos le atribuyen.