«Pedro Sánchez ha demostrado ser una persona de valores»

«En nuestro país hay gente que no puede esperar», dice. :: v. carrasco/
«En nuestro país hay gente que no puede esperar», dice. :: v. carrasco

Ilusionado con el nuevo presidente, asegura que detrás de la moción de censura estaban también la rabia e indignación ciudadana acumulada Pepe Álvarez Secretario general de UGT

MADRID.

Algo más de bagaje tiene Pepe Álvarez (Asturias, 1956), que ya lleva más de dos años liderando la UGT (así, en femenino, como le gusta a él nombrarlo). De hecho, ése es un reto que tiene por delante: feminizar la organización. La asignatura pendiente es digitalizarlo, pues admite que ni siquiera tienen el email de todos sus delegados. Pero además de éstos, UGT tiene otros muchos objetivos, que espera poder cumplir ahora que la izquierda vuelve a estar en el poder.

-¿Qué balance hace de estos más de dos años al frente de UGT?

-Hago balance positivo pero autocrítico. Positivo porque hemos vuelto a poner la locomotora en marcha. La UGT en estos dos últimos años ha conseguido marcar el camino desde el punto de vista de la transparencia, de la democracia y participación interna. Nunca se había hecho una consulta como la que hemos hecho. Para mí es el paso al siglo XXI. Y, después, hemos roto un poco esta situación de pesimismo que había en nuestro país en relación a que las movilizaciones no sirven, que no somos capaces de conseguir cambiar el ritmo de la crisis... Nos costó un tiempo. Nos decían que estábamos locos cuando hablamos el primer año de subidas salariales del 3% y del 4%. Pero, al final, hemos conseguido firmar este año un acuerdo en las mejores condiciones desde que existen este tipo de acuerdos. Pero no tengo satisfacción porque las cosas son muy lentas. Se lo he dicho en unas cuantas ocasiones al presidente Sánchez: «En nuestro país hay gente que no puede esperar». Hay que abordar los temas ya.

-¿Podría decirse que este año ha marcado un antes y un después en cuanto a movilización ciudadana?

-Efectivamente, hay un antes y un después. Creo que llevamos ya casi tres años de acumulación de una cierta rabia e impotencia. Ha costado un pelín, esto tiene que ver con el resurgir de los sindicatos, pero las primeras movilizaciones de pensiones nacen hace ya casi un año. Luego llegó de forma muy clamorosa el 8 de marzo, que expresaba toda la rabia e indignación de una manera muy amplia. El que piense que esto no estaba presente en la moción de censura se equivoca. El que cree que la moción de censura solo ha tenido como detonante una sentencia se equivoca.

-Sin embargo, en las dos principales movilizaciones, la de las pensiones y la de las mujeres, hay quienes les achacan a los sindicatos no haber estado a la altura.

-No tenemos que competir con nadie. Creo que los sindicatos en el siglo XXI tenemos que ser capaces de en algunos casos encabezar y, en otros, sumarnos. Es evidente que quien ha posibilitado las grandes movilizaciones en el tema de pensiones han sido los sindicatos, se mire por donde se mire. Pero han aparecido organizaciones que han tenido un papel extraordinario y lo van a seguir teniendo.

-Hubo un momento en que dijo sentirse decepcionado de la izquierda. ¿Se siente ahora ilusionado con Pedro Sánchez?

-En algún momento lo he dicho porque la mayoría que hace un mes se ha visualizado en el Parlamento podía haberse visualizado hace un año. A mí la verdad que Pedro Sánchez es un hombre que me produce una gran confianza, creo que es una persona de valores, lo ha demostrado como nadie, y creo que coge la dirección del país con una situación política compleja para gestionar, se arriesga con un Gobierno de personas con mucha experiencia personal y profesional, pero poca en gestión en la administración. Es un cúmulo de cuestiones que es de admirar que haya dado este paso y además dé este aire fresco al país.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos