El triángulo andaluz de ideas gamberras: Pedrita Parker, Mr. Puterful y Superbritánico

Los chicos de Superbritánico con Pedrita Parker en Fnac Málaga/
Los chicos de Superbritánico con Pedrita Parker en Fnac Málaga

La malagueña, los gaditanos y el sevillano triunfan con sus mensajes antiwonderful

MARINA MARTÍNEZ

Van una malagueña, dos gaditanos, un sevillano y un inglés y se encuentran un mensaje: "Si no tardas mucho, te espero toda la vida". Entonces la de Málaga dice: "La única manera de que me gustes más es embadurnado de chocolate". Y los de Cádiz: "Ni la mejor de las bayetas te quitaría el polvazo que tienes". Y el de Sevilla remata con el inglés: "I love you an egg". ¿Románticos? Depende como se mire. Que levante la mano quien no se haya alegrado de que pasara San Valentín. Más de uno, seguro. Por el bombardeo comercial, sí, pero también por el 'pasteleo' reinante. Para contraatacarlo están la malagueña, los gaditanos, y el sevillano y el inglés, que no son otros que Pedrita Parker, Mr. Puterful y Superbritánico. Cansados de la 'happy life', decidieron un buen día utilizar su chispa andaluza para echarle humor a la vida. Porque no siempre es tan bella como la pintan otros. Ellos no tienen pelos en la lengua y al "no hay nada imposible" responden: "Necesito un día entero el domingo y el lunes" o "Cuanto más conozco a las personas, más quiero a mi perro" Mr. Puterful); "Soñar no cuesta nada, lo que cuesta es levantarse" o "Sólo bebo en dos ocasiones: cuando es mi cumpleaños y cuando no" (Pedrita Parker); "I am until the bun" o "I can't with my soul", o lo que es lo mismo, "estoy hasta el moño" y "no puedo con mi alma" (Superbritánico). Frases que se reproducen en proporción a un éxito que les ha llevado a subir como la espuma, con miles de seguidores, cientos de ideas en la cabeza y un catálogo de productos propios que no hace más que crecer. ¿La gallina de lo 'wonderful' ha dejado de poner huevos de oro? Ellos creen que hay público para todo. De momento, lo que parece seguro es que ese toque gamberro y sarcástico de los andaluces gusta. Y, además, son colegas, de diseño y de cañas (sin ir más lejos, esta misma semana, Pedrita Parker presentaba el nuevo libro de los chicos de Superbritánico en Fnac Málaga y Marbella). Estos son uno a uno.

Pedrita Parker: bonito pero no ñoño

De pequeña tenía su propia mesa en el comedor llena de lápices y rotuladores. Escribía cuentos y hacía dibujos que luego colocaba con chinchetas en una pared del bar de sus padres en Benajarafe y se los vendía a los clientes por veinte duros. Pintó al óleo hasta los 18 años, pero lo dejó porque pensaba que nunca llegaría a ser mas que una afición. Después de estudiar Periodismo y realizar trabajos de diseño gráfico, fotografía, docencia o edición, hoy, Estefania Martínez vive de aquella afición por el arte y la ilustración. Consiguió compaginarla con su pasión por la comunicación y, et voilà, surgió Pedrita Parker (www.pedritaparker.com), una marca que empezó como blog y que en la actualidad cuenta con web propia, tienda 'on line' y con cerca de cien mil seguidores sólo en Instagram. Actualmente es inevitable mencionarla al hablar de diseño e ilustración. También fuera de nuestras fronteras.

Y todo gracias a un personaje que le llegó por inspiración, más que divina, de cómic. La 'culpa' es de su superhéroe preferido, Spiderman. De ahí nació su propia marca. Le resultaba divertida esa dualidad entre el famoso personaje y el fotógrafo Peter Parker, «tan propia de los cómics donde puedes ponerte una máscara y convertirte en alguien completamente distinto». Y eso mismo hizo ella: bautizarse como Pedrita Parker, en principio con el único objetivo de separar su vida académica de la de diseñadora e ilustradora. Con el apoyo de los que le rodean y su perseverancia, al final, la convirtió en protagonista de su vida profesional.

¿Su filosofía? Ser un "chute de buen rollo". "Siempre he querido aportar un toque gamberrillo, salirme de la norma, haciendo cosas divertidas pero no empalagosas", explica la malagueña, apostando por algo bonito pero no ñoño". "Toda la vida ha habido y habrá gente cursi, pero había una necesidad en el mercado de buscar mensajes graciosos y no tan pastelosos", añade sorprendida ella misma del 'estirón' que ha dado su proyecto desde que naciera en 2014, y especialmente en el último año, en el que ha visto cómo aumentaba el equipo hasta seis personas (incluido su marido). Y además de camisetas, artículos de papelería, fundas para móviles y bolsos, entre sus 'trending topic' ahora también destacan las propuestas para bebés y las agendas. Aun así, no tiene grandes ambiciones: "No queremos facturar millones ni crecer mucho más porque preferimos seguir controlando nosotros la producción y la distribución. Somos disfrutones, y no nos gustaría perder esa actitud por vernos absorbidos por la empresa porque ese buen rollo se tiene que reflejar en lo que ofrecemos al cliente". Ahora sólo aspiran a "asentar bien los productos y afianzar la línea más gamberra".

Su público mayoritario es femenino, con un margen de edad ente los 20 y los 40. A ellas se dirige especialmente. Y las oye. "Es fundamental su opinión, de hecho, buena parte de lo que hacemos va en función de los gustos", aclara esta malagueña de 32 años, entre cuyos proyectos próximos no sólo se encuentra su tercer libro -ya ha publicado 'Esa cosa (extraña) llamada amor' y 'Tómatelo con karma'-, sino también ser madre. Sabe que terminará reflejándose en la marca. Tanto que ya piensa en acabar con la "excesiva ñoñez" de las habitaciones infantiles con nuevas creaciones que ya tiene en mente. En poco más dos meses lo vivirá ella misma. A partir de entonces, lo compartirá con esas muchas otras madres que la siguen.

Superbritánico: chispa andaluza con aire british

Superbritánico surgió hace tres años en la agencia de traducción que tienen en Sevilla sus fundadores (www.tradophenia.com). Entre traducción y traducción nos divertíamos traduciendo literalmente al inglés estribillos de canciones, citas y expresiones españolas. Un día empezamos a compartirlas en redes sociales y el éxito fue tan grande que, al poco tiempo, comenzamos a vender los productos con nuestras frases en nuestra tienda 'on line' (www.superbritanico.com). Así lo recuerda el sevillano Daniel Vivas, alma mater de la marca junto a Nicholas Isard, de Liverpool. Hoy son ya una decena de personas en el equipo. Pero lo mejor, además de compañeros, son amigos. Y con esa química han conquistado a miles de incondicionales (más de 120.000 en redes soiales). Bueno, con su química y sus ocurrentes frases 'british' tipo What a heat my weapon (Qué calor, mi arma). ¿Su día a día? Lo pasamos planificando nuevos libros, creando contenido para redes sociales, y diseñando y fotografiando productos. También bebiendo mucho té (con leche), cuenta con sentido del humor Daniel Vivas, desvelando que muchas ideas surgen de la actualidad y otras de los gustos y experiencias personales del equipo. Y todo por divulgar el inglés y la cultura británica de una forma divertida e ilustrada. Ese es su objetivo. Siempre lo ha sido. Aunque ahora con un enfoque mucho más didáctico que al principio: Estamos muy orgullosos de que la gente aprenda inglés con nosotros de una forma amena.

Es la propia comunidad la que nos ha ido guiando desde el principio. Escuchamos a nuestros seguidores día a día a través de Facebook, Twitter o Instagram e intentamos hacer lo que demandan. Ahora nos están pidiendo mucho contenido de la época victoriana en Reino Unido, mucha literatura de la época y en esa dirección irán los productos de este año. Va a ser una colección con muchos valores, puntualiza este joven sevillano, anunciando que, aunque venden sobre todo en España y tienen bastantes pedidos de Reino Unido, Alemania o Francia, pronto comenzarán a tener puntos de venta en Latinoamérica. El inglés es una lengua universal, justifica. Al fin y al cabo, pueden presumir de tener un público variado: personas de todas las edades pero con algo en común, el gusto por el inglés, o saben inglés o quieren aprender con ellos, o también gente que ha viajado o ha vivido en Reino Unido y guardan buenos recuerdos de su experiencia. Pero, ¿y los británicos? ¿Qué pensarán? No entienden nuestras traducciones literales (ponen caras raras cuando ven nuestros productos) pero sí que les gusta el resto de productos sobre iconos británicos. Por ejemplo, los pósters y fundas de móviles sobre David Bowie, Queen o The Beatles.

Está claro que el toque divertido atrae, No obstante, ellos entienden que hay mercado para todo tipo de propuestas. Para lo divertido, para lo ñoño, y sin duda para el inglés. Eso sí, no lo dudan: El tono gamberro nos gusta más. De hecho, una de sus frases con más poca vergüenza tiene versión diurna, Today I dont have the pussy for little lanterns, y nocturna, Tonight I dont have the sushi for wasabi.

Y no tienen la más mínima intención de desviarse de ese camino. Su aspiración es seguir creciendo en equipo, en colecciones de productos, en colaboraciones con otras marcas y en puntos de venta. Seguir enseñando inglés y seguir pasándolo bien con nuestro trabajo. Ese es su principal objetivo. Y ahí entran, por supuesto, los libros: Son muy importantes para nuestro proyecto. Publicar con Planeta es una suerte para ellos. Su último lanzamiento es una guía musical de la gramática inglesa llamada 'All You Need is English'. La presentaban precisamente hace unos días en Fnac Málaga y Marbella, y en ella enseñan todos los puntos clave de la gramática inglesa explicados a través de canciones de artistas y bandas británicas. La lista oficial de las canciones del libro se puede escuchar en Spotify. Tan contentos están con el resultado y la respuesta, que ya empiezan a pensar en el siguiente. ¿Quizás una guía de viaje de Londres? Well see, avisa Vivas.

Mr. Puterful: sin pelos en la lengua

Seguro que si frecuentan las redes sociales se habrán encontrado alguna vez con ellos. Le sonarán frases como una de las últimas: Si cuando tomo alcohol me llamas alcohólico, ¿por qué cuando tomo Fanta no me llamas fantástico?. Humor irreverente, canalla, sarcástico y sin pelos en la lengua. Así es Mr. Puterful, marca tras la cual andan Alejandro Oneto y Diego Villalba, dos realizadores audiovisuales de la localidad gaditana de San Fernando. Con el apoyo de sus parejas, Sara y Raquel, están triunfando con un sello personal claramente anti Mr. Wonderful. Aunque nunca pudieron imaginarlo cuando hace un año surgió la idea. Teníamos ganas de crear un proyecto entre los dos y nos pusimos a 'bichear' Internet. Vimos que la gente estaba un poco harta de las 'happy quotes' y decidimos crear una página de Facebook con estética 'happy', pero con mensajes bordes que chocasen un poco. Que de lejos vieses algo bonito, pero que cuando te acercases, leyeras algo como 'no me toquéis los cojones'. Fue un experimento que para nada pensábamos que conseguiría tanta repercusión. Quien habla es Diego Villalba, asombrado aún porque, insiste, ni son diseñadores gráficos, ni se han dedicado nunca al marketing. Pero se han puesto las pilas. Trabajan al alimón: los dos crean contenido, diseñan los posts y los programan para que se publiquen a las horas que creen que pueden tener más repercusión (sus seguidores en redes sociales ya se cuentan por cientos de miles). Es un mano a mano permanente, incluso se pasan frases por whatsapp y deciden si son lo suficientemente 'puter' o no como para subirlas a la fanpage.

Apenas llevan un año, pero notan la evolución. Hemos ido estudiando a nuestro público, les hemos puesto a prueba con frases de todo tipo para saber qué es lo que gusta y qué no. Cada día acertamos más y tenemos más repercusión. A nivel técnico, creo que hemos mejorado bastante, más de dos posts al día durante un año nos han dado un poco de maña a la hora de crear composiciones y la verdad es que hemos notado una mejoría (los primeros posts nos dan ya vergüencita, aunque estamos muy orgullosos de ellos), confiesa Villalba, que cuenta, en este sentido, cómo ha ido creciendo el proyecto desde que, al empezar con la página de Facebook, por un lado les llegaban peticiones de tazas y otros productos con sus frases, y por otro fabricantes que se habían fijado en la marca y les ofrecían sus productos. Casi se vieron obligados a darles a sus seguidores lo que querían y ahora están trabajando en una web donde se podrán comprar 'puterproductos'. Todo por un club de fans que se divide en un 85% de mujeres y un 15% de hombres, de ahí que enfoquen buena parte de las frases al público femenino. Aunque, en general, el mensaje es universal: La idea de Mr Puterful es que no tiene por qué ser un buen día cada día que te levantas. Que vale, que hay gente que se levanta de la cama y pone los pies en nubes de algodón que huelen a fresa, pero que también hay gente que lo primero que hace por la mañana es darse con la mesita de noche en el dedo del pie. Siempre han querido contraatacar la vida 'wonderful' con un poco de cañita: Hay gente que no es tan cuqui y por ellos estamos hoy donde estamos. Y por ellos buscan seguir creciendo en las redes sociales, crear una tienda 'on line' bastante grande y colaborar con marcas.