Relatos con protagonismo femenino

Vicky Fernández nació en Almáchar en 1955 y ha trabajado como maestra hasta su jubilación en Nerja. /E. C.
Vicky Fernández nació en Almáchar en 1955 y ha trabajado como maestra hasta su jubilación en Nerja. / E. C.

La escritora Vicky Fernández recrea en el libro 'También ellas cuentan' la vida de ocho mujeres del siglo XX

Eugenio Cabezas
EUGENIO CABEZAS

Vicky Fernández (Almáchar, 1955) se considera una mujer «feminista y de izquierdas». «El feminismo no se puede confundir con el hembrismo, lo que busca el feminismo es la igualdad de los sexos, frente al hembrismo, que propugna el empoderamiento de la mujer sobre el hombre», reflexiona esta maestra jubilada, residente en Nerja desde hace casi 40 años. Casada y con dos hijos, desde que dejó las aulas se ha volcado en una de sus grandes pasiones: la escritura.

Tras publicar junto a su hermano Ramón en 2016 una investigación histórica sobre la aldea de El Acebuchal, situada en el término municipal de Cómpeta, de donde procedía su padre, que fue guardia civil, este año ha autoeditado 'También ellas cuentan', un libro en el que recoge ocho relatos que tienen a otras tantas mujeres como protagonistas. «Algunos los empecé a escribir hace más de 20 años, pero los he ido rehaciendo y me decidí a publicarlos con este título, no porque este sea el año de las mujeres, sino porque pienso que son historias que merecía la pena darlas a conocer», argumenta la autora.

Los ocho personajes son ficticios, aunque Fernández admite que para escribirlos se ha inspirado en su entorno y en testimonios que ha ido recopilando. Así, el primero de los relatos, titulado 'Elvira Galíndez' cuenta la historia de una maestra de la Segunda República que llega a una zona rural muy pobre y deprimida. «Es un personaje que tiene algo de la última maestra de El Acebuchal, antes de que la aldea fuera desalojada por orden de la dictadura franquista», apunta la autora, quien en el segundo de los relatos, 'Jacinta Valdés', se centra en la vida de una campesina que queda viuda muy joven y que llega a vivir hasta los cien años.

«Aunque se haya conseguido mucho, el feminismo tiene que seguir avanzando»

El tercero de los textos 'Custodia Narbona' es uno de los que ha recibido mejores críticas, ya que recoge la historia de una mujer «nacida para cuidar de los suyos, de un hermano discapacitado, de sus padres, y de una tía». «Cuando a los 42 años ya no tiene a nadie a quien cuidar todos los hombres que la pretenden buscan en ella eso mismo, que los cuide», desgrana Fernández para quien el papel de las mujeres ha estado «lamentablemente muy relegado hasta hace muy pocas décadas en España». «Aunque se haya conseguido avanzar mucho, el feminismo tiene que seguir consiguiendo más logros poco a poco. Este año ha sido muy importante, con las manifestaciones históricas del día 8 de marzo», apostilla. A este respecto, la escritora confiesa sentirse «muy inquieta y preocupada» por los últimos cambios políticos en países como EE UU, Polonia, Italia o Brasil, donde los líderes son abiertamente misóginos y contrarios al feminismo.

«Evolucionar normativas»

La escritora se lamenta de que conquistas como el voto femenino son «muy recientes» en España, instaurándose por primera vez con la Segunda República. El aborto en 1982 o la más reciente Ley contra la Violencia de Género, en 2004, son normativas que, según Fernández, hay que ir haciéndolas evolucionar. «Hay cuestiones que no se plantearon hace 14 años, como la protección de los hijos o la violencia sexual», argumenta. El cuarto de los relatos, 'Adriana Beltrán', tiene como protagonista a una novicia, que duda de su fe religiosa cuando se siente atraída por un conocido. La emigración a Alemania a mediados del pasado siglo, los abusos sexuales en la infancia, el terrible episodio de 'La Desbandá' de 1937 desde la óptica de dos hermanas o la viudez, son los perfiles humanos que se tratan en los otros cuatro relatos.

«Vicky Fernández dibuja a sus personajes con inteligencia, con humor, también con una mirada comprensiva y con ternura. No los juzga, los muestra. La carcasa y el interior de estas mujeres son creíbles. La veracidad en la construcción de las protagonistas de los relatos hace que en el lector se despierte la curiosidad por seguir avanzando en la lectura de todos y cada uno de los mismos. La autora nos muestra de manera convincente las emociones y las peripecias de esas criaturas de ficción, ¿o no?», escribe Pilar Barrenechea en el prólogo de un libro que puede adquirirse por diez euros en librerías locales.

 

Fotos

Vídeos