La mujer de Ronda murió tras ser golpeada en la cabeza por su marido

La investigación apunta a que, a continuación, el hombre se quitó la vida disparándose con una escopeta

JUAN CANO | MÁLAGA / RONDA
Momento del traslado de los cuerpos. / V. M. / PLT/
Momento del traslado de los cuerpos. / V. M. / PLT

La violencia machista parece ser el trasfondo de la muerte de Catalina B. J., la mujer de 52 años cuyo cadáver fue hallado el martes por la noche dentro de su piso. Junto a ella, en la misma habitación, se encontró el cuerpo sin vida de su marido, Francisco A. C., de 56.

La investigación del suceso apunta a que el hombre habría matado a su mujer asestándole un golpe en la cabeza con un objeto contundente, posiblemente la culata de la escopeta que luego utilizó Francisco para suicidarse, según fuentes cercanas al caso.

Los cadáveres fueron hallados el martes por la noche por una patrulla de la Policía Local, que fue avisada por un familiar de la pareja que se mostró inquieto debido a que el matrimonio no respondía a sus llamadas. Los agentes se presentaron en el piso, situado en el número 52 de la avenida de Málaga, y golpearon varias veces en la puerta para intentar que les abrieran. Al no recibir respuesta, accedieron al domicilio a través de una ventana, informó ayer el alcalde de Ronda, Antonio Marín Lara.

Los dos cadáveres se encontraban en el dormitorio. El cuerpo de Francisco estaba sobre la cama. Tenía la escopeta sujeta entre las piernas y la mano junto al gatillo. La postura evidenciaba que se había disparado a la cabeza para quitarse la vida. La mujer yacía sin vida en el suelo del cuarto.

Horas más tarde, al indagar el escenario del crimen, los policías que llevan el caso descubrieron que la escopeta de postas que sujetaba Francisco había realizado un solo disparo, lo que abrió una nueva línea de investigación. Los agentes empezaron a sospechar que Catalina, al intentar impedir que su marido se suicidara, se llevó parte del impacto y pereció junto a él.

Los investigadores barajaban entre esta hipótesis y la violencia sexista. La autopsia de los cuerpos, que se realizó ayer por la mañana, inclinó la balanza hacia la segunda opción. La mujer presentaba un fuerte traumatismo craneal provocado por un golpe en un lateral de la cabeza, así como heridas de defensa en los brazos, según las fuentes consultadas. El examen forense, unido a las pesquisas policiales, convertirían a Catalina en la primera víctima mortal de la violencia machista en Málaga este año.