Diario Sur

Ciudadanos utiliza el gancho Cassá

Díaz y Cassá, en las dependencias del grupo municipal.
Díaz y Cassá, en las dependencias del grupo municipal. / P. R. Q.
  • El diputado naranja Guillermo Díaz aprovecha la popularidad del portavoz de su partido para pregonar las demandas al Gobierno. Espinosa, sin techo municipal

La cabeza de lista de Ciudadanos por Málaga en el Congreso de los Diputados, Irene Rivera, no apareció. De hecho, no estaba invitada a la rueda de prensa que ayer ofreció el diputado naranja Guillermo Díaz (segundo en la candidatura por Málaga);aprovechando el gancho que gasta Cassá en el Ayuntamiento por aquello de que al ser la llave de la gobernabilidad tiene un posicionamiento privilegiado cara a los medios. Efectivamente, faltaba espacio para las comparecencias del portavoz naranja y el diputado del mismo color en las instalaciones del grupo municipal. Un éxito de convocatoria que, visto lo visto y satisfechos, dijeron al final que repetirían. Si algo funciona, úsalo. Todo parece apuntar a que Díaz se ha erigido como el referente naranja de Málaga en el Congreso de los Diputados, la apuesta del partido.

Pues bien, Cassá y Díaz o Díaz y Cassá, según se vea, utilizaron ayer la empatía que se profesan para proyectar la imagen de unión del grupo. En el encuentro estaba también, por cierto, el segundo edil de la Casona de esta formación, Alejandro Carballo, pero sin embargo, no hubo noticias del tercero, Gonzalo Sichar.

Lo dicho, entre los comparecientes se generó un buen clima en el que pidieron para Málaga cara a los Presupuestos Generales del Estado cuando todavía no hay un gobierno con competencias. Parece que las tareas las están haciendo antes de que se las pidan, no como esos padres y madres de la Ceapa, que convocaron una huelga de deberes para que sus retoños no tengan que esforzarse en casa.

Entrando en materia, Ciudadanos reclama dos asuntos que considera capitales para Málaga para los Presupuestos Generales del Estado 2017: se trata del tren de cercanías al PTA (uno de los espacios que el equipo naranja defiende a capa y espada) así como las conexiones hidráulicas para abastecer de agua a toda la provincia, de tal forma que cuando haya sequía no se tenga que recurrir a los camiones cisterna, como puntualizaron tanto Cassá como Díaz.

Para Díaz, el tren de cercanías al PTA, combinado con el metro, es una infraestructura básica para la ciudad de Málaga, así como terminar las obras de la conducción Málaga-Costa del Sol, en su tramo Campanillas-Alhaurín de la Torre para abastecer de agua a estos municipios;realizar obras para aumentar la capacidad de almacenaje de agua la ETAP Pilones;y por último la conducción Pilones-El Atabal; proyectos todos en los que no se ha invertido nada en 2016, como subrayó. «El agua es un bien esencial», puntualizó Díaz.

En cuanto la Cultura, Díaz se felicitó la futura apertura del Museo de Málaga en la Aduana, aunque se ha terminado ostensiblemente fuera de plazos y consideró vital que se abra la Biblioteca de San Agustín, «un edificio cuyo deterioro empieza a ser muy preocupante». Sabida su antigua dirección de los cines Albéniz, el diputado de Ciudadanos subrayó que otra de las negociaciones de su grupo en el Congreso estaban en la línea de fortalecer el Festival de Cine Español, que ahora se llamaría en Español de Málaga, de forma que el Gobierno aumentara su dotación anual. Por último, el diputado naranja recordó la situación «lamentable» de los Baños del Carmen, e incidió de forma irónica en que desde que existen los Presupuestos Generales del Estado cuenta con una partida que nunca se acomete. A juicio de Cassá, los Presupuestos Generales del Estado de 2016 «fueron derrotistas y continuistas», y expresó que desde su formación se trabajará duro para que Málaga tenga las partidas que se merece. «Hemos demostrado que somos el partido del desbloqueo porque hacemos una oposición responsable y constructiva», abundó Díaz para explicar cuál es el posicionamiento de su grupo en el Congreso de los Diputados.

El edil Espinosa, sin techo municipal

La reunión de los portavoces municipales, el popular Carlos Conde, la socialista Mari Carmen Moreno, el líder del equipo naranja, Juan Cassá;y los responsables de Málaga Ahora e IU-Málaga para la Gente, Ysabel Torralbo y Eduardo Zorrilla;respectivamente, salieron ayer de la reunión con el gerente de Alcaldía, Manuel Jiménez, sin proporcionarle una oficina al nuevo edil díscolo de la legislatura, el separatista de Málaga Ahora, Juanjo Espinosa, pero con posibles para convertirse en el nuevo secretario provincial de Podemos en Málaga. La situación es la siguiente:desde que diera la estampida del grupo llamado a sí mismo municipalista, Málaga Ahora, el pasado pleno del 29 de septiembre lleva once días sin techo municipal. Su otrora mesa, la que usaba antes del divorcio político, ya ha sido ocupada por nuevos técnicos y asesores que se incorporan, van y vienen, cada día al grupo municipal. Con absoluta normalidad.

El PPdeja bien claro, a través del Gabinete de Alcaldía, que no podrá sacarse una oficina de la chistera, «porque no hay ninguna disponible, es más nos faltan para atender a los ciudadanos, sobre todo para las bodas». Así que todo parece indicar que el espacio que ocupe el edil no adscrito provendrá de una ‘amputación’ a algún grupo. Ycasi todos, menos los propios, miran a Málaga Ahora. El PSOEe IU-Málaga para la Gente apelan a que el espacio tiene que salir de la oficina que usaba el concejal independiente en su exgrupo. Ciudadanos saca a relucir la estupenda sala de reuniones socialista como posible espacio disponible, mientras que los señalados, Málaga Ahora, dicen que no piensan perder ni un solo metro de sus despachos.

Mientras tanto, el edil podemita anda nómada o volatero por el Ayuntamiento sin cubículo propio. Días atrás fue acogido amablemente en Secretaría General, como si de un ‘exiliado’ se tratara. La reunión se levantó como se preveía:todos se miran, y proponen, pero la oposición no quiere ceder ni un milímetro de sus oficinas en el ala Este de la Casona. Como es una reunión de portavoces, Espinosa no está invitado y así hablan a placer de dónde, cómo y cuándo. Personal de Alcaldía observaba ayer que desgajar el antiguo despacho de Espinosa del grupo es tan sencillo como cerrar la puerta que da al resto de las oficinas de Málaga Ahora, y abrir otra que abra directamente al pasillo. Mientras tanto, el edil independiente vive errante. Las separaciones, hasta las más amistosas, son así:quien diga que no las ha penado, miente.