La eterna nota desafinada de la Junta con la OFM

Uno de los recitales de la OFM en el Teatro Cervantes. :: sur/
Uno de los recitales de la OFM en el Teatro Cervantes. :: sur

Desde sus comienzos, la Filarmónica ha tenido que reclamar un trato de igualdad a la Consejería de Cultura por su cercanía con la Sinfónica de Sevilla

Francisco Griñán
FRANCISCO GRIÑÁNMálaga

Lo de estos días no es nuevo. Es una partitura que se viene repitiendo desde hace más de un cuarto de siglo: una relación desafinada entre la Junta de Andalucía y la Orquesta Filarmónica de Málaga (OFM). Un problema de consideración artística y musical que se traduce sobre todo en un desigual trato económico entre la formación malagueña y su homónima sevillana. Ambas orquestas tienen el mismo origen y se financian de la misma forma: 50% por parte de la Consejería de Cultura y 50% a cargo de sus respectivos ayuntamientos. Pero la cercanía de la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla (ROSS) a la propia sede geográfica de la Junta ha jugado siempre a su favor. Y en contra de la OFM.

Por ponerle perspectiva histórica, el nacimiento de la OFM en 1991 comenzó precisamente con un agravio, esa palabra que tanto se ha vuelto a repetir esta semana. Con un centralismo análogo al del Gobierno central con Madrid, el presidente de la Junta Rafael Escuredo anunciaba a comienzos de los 80 su intención de crear una Orquesta de Andalucía con residencia en Sevilla. Entonces, el alcalde de Málaga, Pedro Aparicio -del mismo partido que la administración autonómica, PSOE- montó una pequeña revolución, que obligó a la Consejería de Cultura a cambiar su programa inicial y a tomar una decisión salomónica: crear dos orquestas gemelas, una Sevilla y una Málaga, en las que la Junta ponía la mitad de la financiación.

Noticias relacionadas

Solucionado el primer agravio, ambas sinfónicas han tenido un desarrollo paralelo, aunque la ROSS tomó algo más de dimensión musical ya que llegó a tener en su plantilla 100 maestros, mientras que en la OFM se llegó a 92. No obstante, las respectivas plantillas se han ido reduciendo por efecto de la crisis económica. Y en esa recesión está el origen de los problemas que han surgido esta semana por la diferente batuta de medir de la Junta a la hora de decidir la financiación a la orquesta de Sevilla, con una subida de 800.000 euros (33,5%), y a la de Málaga, con un incremento de 225.000 euros (10%).

Deuda consolidada

Pese a que ese aumento desigual no ha sido explicado todavía por parte de la Consejería de Cultura, varias fuentes consultadas por SUR confirman que la administración autonómica está devolviendo a la ROSS el dinero que se dejó de invertir durante los años de la crisis económica, generándose una diferencia entre la partida de la Administración autonómica y la mayor aportación del Ayuntamiento de Sevilla. Así, la Junta ha reconocido esta deuda y, en 2017, además del 10% de subida presupuestaria, realizó una aportación extraordinaria de 809.616 euros como primer pago de los ingresos perdidos durante la recesión. Para 2018 no se ha realizado ninguna partida por ese concepto deudor, pero se ha consolidado en el presupuesto ese aumento del 33% que no solo contrasta con el 10% a la OFM, sino también con las inversiones en las otras dos orquestas participadas por la Junta: Granada y Córdoba.

En Málaga, esa misma deuda se generó de 2012 a 2017 entre la Junta y el Ayuntamiento, que ha cifrado en 1,2 millones de euros la financiación de más que ha puesto en la OFM y que, por tanto, la Consejería ha dejado de invertir. Una diferencia que el Gobierno andaluz no ha planteado en ningún momento satisfacer, como en Sevilla. No obstante, el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, señaló ayer a SUR que pedirá por escrito información sobre este punto al consejero Miguel Ángel Vázquez y reclamará una «política igualitaria» no solo en la subida anual a la orquesta, sino también en relación con esta deuda.

En la lista de agravios hay que sumar, la intención inicial de la Junta de Andalucía en 2017 de subir una media del 9% a todas las orquestas de Andalucía -Sevilla, Granada y Córdoba-, excepto a la de Málaga, cuyo aumento fijó en la mitad, un 4,5%. Finalmente la intervención de Ciudadanos en la negociación de los presupuestos con la Junta fue fundamental para que se corrigiera e igualara ese porcentaje también para la OFM.

Esta diferencia de trato, seguida de la consiguiente reclamación por parte de la orquesta malagueña se ha convertido ya en una constante contra la que han clamado esta semana el PP y Ciudadanos que van a presentar iniciativas parlamentarias para que todas las orquestas reciban un trato equilibrado ya que las cuatro atraviesan problemas de financiación tras la pérdida de ingresos públicos durante la crisis económica.

Castigo a Málaga

A la reclamación de igualdad se sumó ayer la Asociación de Amigos de la OFM, cuya presidenta, Ana Torralba, destacó la «calidad» musical de la Filarmónica y valoró su «gestión». De hecho, esa es la gran diferencia entre la ROSS y la OFM, ya que, mientras en Sevilla no se contemplaron recortes en un principio y ello condujo a graves problemas de liquidez, en Málaga se adoptó un plan de ajuste con la reducción de programas (Ciclo de Música Contemporánea y Festival de Música Antigua), aplazamiento de conciertos de la Joven Orquesta Barroca de Andalucía y la reducción de plantilla a 75 músicos.

De esto último habla el presidente del comité de empresa de la OFM, Albert Roig, que conoce bien los «recortes». Por ello, asegura que «problemas tenemos las cuatro orquestas de Andalucía, por lo que, a todos nos vendría bien un aumento porcentual como el de Sevilla».

El resultado es que la OFM presenta la situación económica más saneada de todas las orquestas andaluzas, aunque a costa de sacrificios laborales y artísticos. Una situación que, paradójicamente, en lugar de ser valorado a su favor, parece que ha sido penalizado en las aportaciones de la Junta, que premia y dedica más recursos a la endeudada Sinfónica de Sevilla a costa de la orquesta que hizo los deberes: la Filarmónica de Málaga.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos