Isco planea construir un mercado gourmet y un centro comercial en Arroyo de la Miel

El jugador del Real Madrid ha comprado la planta superior y varios locales de la planta baja./
El jugador del Real Madrid ha comprado la planta superior y varios locales de la planta baja.

El jugador malagueño compra la primera planta y algunos locales bajos del edificio San Juan y muestra su interés por un parking colindante

ALBERTO GÓMEZ

El centro comercial San Juan, en Arroyo de la Miel, tiene nuevo inversor. Isco Alarcón ha comprado la planta superior y algunos locales bajos de este histórico edificio situado en su barrio natal. Aunque el plan de negocio aún no es definitivo, el jugador del Real Madrid tiene la intención de reactivar la economía de la zona, próxima adonde dio sus primeras patadas al balón, y sus representantes se encuentran en conversaciones con el Ayuntamiento de Benalmádena y la Junta de Andalucía para analizar las posibilidades de ampliar la altura de este centro comercial. La opción más barajada hasta ahora contempla la instalación de un coqueto mercado gourmet y de establecimientos comerciales en dos plantas, la adquirida y la que prevé construirse, con las vías de escape y los accesos ubicados en los locales comprados en la planta baja.

Fuentes cercanas a Isco han confirmado a este periódico la compra y reconocen la ilusión del jugador por «aportar su granito de arena» a la regeneración de Arroyo de la Miel, uno de los tres núcleos urbanos de la localidad costera. La planta adquirida tiene una superficie cercana a los 2.000 metros cuadrados, aunque el centro comercial proyectado duplicaría ese tamaño en caso de que fuese aprobada la solicitud para levantar otra planta. Pese a que el proyecto aún se encuentra en un estado embrionario, el gabinete técnico del deportista ya ha estudiado los planos y se ha reunido con representantes municipales. El aumento de volumen del centro comercial requerirá una modificación parcial del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) que previsiblemente será justificada por el interés público de la iniciativa.

El centro dispone en su planta baja de varios locales, sobre todo de restauración, mientras que la parte superior comprada por Isco permanece vacía. Como en cualquier otro procedimiento de este tipo, el jugador pagaría el mencionado aumento de volumen para disponer de una superficie total aproximada de unos 4.000 metros cuadrados donde se instalarían «grandes firmas comerciales», según detallan las fuentes consultadas, y un mercado gourmet, además de alguna posible zona de ocio. El edificio, construido en 1980 en pleno corazón de Arroyo de la Miel, alberga algunos de los restaurantes más populares de este núcleo urbano, como La Alternativa o Casa Emilio.

El proyecto previsto por Isco y su familia supondría el mayor reclamo comercial de Benalmádena

Los técnicos municipales realizarán las catas correspondientes para saber si los pilares del centro soportarían una segunda planta. En caso de que no fuese así, el proyecto se mantendría, aunque reducido a una única planta. El entorno del centrocampista también se ha interesado por el parking de Pueblosol, con capacidad para más de 800 vehículos y cerrado desde el año pasado por discrepancias entre la empresa propietaria, Tremon, y la última arrendataria. Por su cercanía y amplitud, la reapertura de este aparcamiento, en el que hay otras dos compañías interesadas, resultaría clave para el funcionamiento del futuro centro comercial, cuya segunda planta tendría vinculadas al menos 75 plazas.

La familia Alarcón ya ha trasladado sus intenciones a varios de los propietarios de los locales de la planta baja, que han mostrado su confianza en que el nuevo proyecto suponga un revulsivo para la zona. Desde la Asociación de Comerciantes y Empresarios de Benalmádena (ACEB) reconocen haber recibido «con alegría» el proyecto, que consideran «una apuesta por nuestro pueblo». No es la primera vez que Isco invierte en su localidad natal; en 2015 ya abrió, junto con su hermano Antonio, una tienda de calzado en calle San Juan, también en Arroyo de la Miel.

A diferencia de otros centros comerciales, el de Arroyo no tiene un solo propietario responsable de alquilar los locales sino que cada dueño es titular de su establecimiento, aunque la primera planta permanecía sin uso. El proyecto previsto por Isco y su entorno supondría el mayor reclamo comercial de Benalmádena, localidad donde el dorsal 22 dio sus primeros pasos deportivos, primero en la escuela de fútbol del Patronato Municipal, cuando apenas levantaba unos palmos del suelo y aun así llevó a su equipo a ganar la liga interprovincial en categoría prebenjamín, y después en el Atlético Benamiel, una etapa clave en su desarrollo personal y deportivo.

Aunque se marchó de Arroyo de la Miel en plena adolescencia para jugar en Valencia, Isco siempre ha mantenido un fuerte vínculo con su barrio, al que regresa cuando tiene ocasión y donde sigue viviendo su familia. El Ayuntamiento reconoció en 2014 su condición de embajador de Benalmádena poniendo su nombre al campo de fútbol público de El Tomillar, una iniciativa que el jugador asumió como «un orgullo tremendo». Ahora aquel niño que pegaba balonazos en la plaza de las Flores podría convertirse en uno de los principales dinamizadores del tejido comercial y económico de Arroyo de la Miel.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos