Tengo un número de DNI bajo, ¿pertenece a un fallecido?

Repasamos algunas de las leyendas urbanas de este documento ¿Se puede saber solo con verlo si su titular tiene antecedentes penales? ¿Y cuántas personas se llaman como nosotros?

Tengo un número de DNI bajo, ¿pertenece a un fallecido?
FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

El Documento Nacional de Identidad (conocido como DNI 3.0) ha supuesto una revolución puesto que permite aunar en un solo carné el DNI, el permiso de conducir y la tarjeta sanitaria e incluso identificarse a través del móvil o la 'tablet'. Se trata de la última versión de un documento que tiene más de 70 años de rodaje en las carteras de los españoles, tiempo en el que ha dado para todo tipo de curiosidades y leyendas urbanas. Estas son algunas:

Todo un veterano

La creación de un documento para identificar a los ciudadanos españoles surgió en 1944 mediante un decreto de Francisco Franco, aunque el dictador no estrenó el suyo (el número 1) hasta 1951. Los primeros obligados a formalizarlo fueron los presos y los que permanecían en libertad vigilada. Luego, los hombres (sí, los varones) que por su profesión cambiaban de ciudad con frecuencia. Después, se amplió a los varones residentes en ciudades de más de cien mil habitantes y así hasta que desapareció la distinción por sexo y poco a poco se incluyó a toda la sociedad. Actualmente es obligatorio a partir de los 14 años.

Siete décadas, ocho diseños

Aquilino Riusset Planchón el autor del primer DNI que se expidió en España como ganador del concurso convocado por el régimen, dotado con 30.000 pesetas. Era de color verde y se incluía el águila imperial del régimen franquista, además de establecer cuatro categorías de ciudadanos en función a su situación económica. En 1962 pasó a ser azul, incorporando otros datos como el estado civil y el grupo sanguíneo. Las citadas categorías se suprimieron en 1981, cuando se introdujo el escudo constitucional. Otro cambio destacable fue en 1991 al eliminarse la huella dactilar y aparecen las líneas de caracteres OCR (Optical Character Recognition) que tantas interpretaciones ha originado. El actual se implantó en 2006 con un chip electrónico que contiene toda la información del titular y agiliza los trámites con la Administración.

Números reservados

Además de adjudicarse el número 1 en el DNI, Franco se reservó los 99 siguientes para repartirlos a su criterio. Así, el 2 fue para su esposa, Carmen Polo, y el 3 para su hija, Carmen Franco. Hasta la decena quedaron libres, pero a partir de ahí fueron adjudicados para la Familia Real y su descendencia: El del rey Juan Carlos es el 10 y el de Doña Sofía, el 11. Le siguen las infantas Elena (12) y Cristina (14), mientras que el rey Felipe tiene el 15 y las infantas Leonor y Sofía, el 16 y el 17, respectivamente. La ausencia del 13 no es un error. Ese dígito fue suprimido por pura superstición

¿Cuántos se llaman como tú?

Del número que aparece en la segunda línea del reverso, en el margen derecho, se ha llegado a decir que representa al número de personas que se llaman igual que el titular. Nada más lejos de la realidad, puesto que toda esa hilera de dígitos únicamente sirve para ser leída por a máquinas y ese número en concreto solo es uno más.

Antecedentes penales

También relacionado con estas tres líneas de dígitos, signos y letras del reverso, también hay quienes creen que si las flechas entre los números apuntan hacia la derecha es porque el titular tiene antecedentes penales. Como decíamos en el apartado anterior, estos números son simples datos del propio documento.

¿Los números bajos son 'heredados'?

Otro mito relacionado con el DNI es que quien tiene un número de identificación muy bajo es porque antes pertenecía a otra persona, ya fallecida. De nuevo, nada que ver con la realidad, puesto que el número es personal e intransferible, además de perpetuo. La única explicación para tener un número bajo es el azar, ya que es la Dirección General de Policía la encargada de asignar a cada oficina un lote de números que se van adjudicando a medida que se emiten nuevos DNI. Como no todos los números son utilizados, de forma periódica se realiza una reasignación. Además, tampoco sería necesario porque hasta el momento se han expedido unos 60 millones de documentos, por lo que todavía quedarían vacantes otros 40 millones antes de dar el salto a los nueve dígitos.

Clara conoce todos nuestros datos

Toda la información recopilada en los cerca de seis millones de DNI que se expiden cada año en España se guarda desde el año 2000 en el ordenador central de la Dirección General de Policía. Se llama Clara, jubiló a Berta y se encuentra en un edificio de El Escorial (Madrid) bajo estrictas medidas de seguridad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos