El Hass, la variedad de aguacate que más se cultiva en el mundo

El Hass es también la variedad preferida por los agricultores malagueños/
El Hass es también la variedad preferida por los agricultores malagueños

Es también la predominante en el sector subtropical malagueño y fue creada por un cartero de Pasadena

AGUSTÍN PELÁEZ

Málaga se encuentra en plena campaña de recolección de aguacate desde finales de 2016, un producto que ha marcado un antes y un después en la agricultura de la provincia convirtiéndose en referencia del sector subtropical español. En Europa la única zona productora de aguacate es Málaga y Granada, algo en la costa de Cádiz, el Algarve portugués y algunas explotaciones en Almería y más recientemente en Valencia. La cosecha malagueña comienza en septiembre con variedades como Bacon y Zutano. En noviembre comienza la recolección del Hass, que se prolonga hasta julio, y el Fuerte, que dura hasta febrero. Existen otras variedades minoritarias como la Reed, que se recolecta entre enero y mayo, siendo ideal para consumir en verano.

Este año, la campaña se presume buena en cantidad, calibre y calidad. Algunos apuntan a que se pueden alcanzar las 70.000 toneladas.

Casualidad

El aguacate malagueño por excelencia es el Hass. Según el Instituto de Hortofruticultura Subtropical y Mediterránea (IHSM) La Mayora, el creador de esta variedad fue un cartero de Pasadena (Estados Unidos), pero lo curioso es que fue por causalidad, como han sucedido otros muchos descubrimientos en ciencia.

En 1925 Rudolf Hass, un vendedor de calcetines y corbatas que acababa de encontrar un trabajo como cartero en Pasadena vio un anuncio en una revista con un árbol de aguacate del que colgaban dólares. California estaba inmersa entonces en su particular fiebre de oro verde, con el aguacate, que vendía hasta a un dólar la pieza.

Con un sueldo de 25 céntimos la hora, el cartero pensó que estaba ante la oportunidad de su vida. Con lo que tenía ahorrado y un préstamo de su hermana Ida, compró un acre y medio (algo más de media hectárea) de terreno plantando algunos aguacates de la variedad Fuerte. Para plantar el resto de la propiedad, buscó la ayuda de un injertador profesional, Caulkins, que le recomendó que comprara semillas a un conocido viverista, Albert R. Rideout, que era un apasionado defensor del aguacate, muy dado a experimentar con variedades.

Así fue como Hass diseñó su plantación, siguiendo el consejo del viverista de poner tres semillas juntas. Caulkins injertó los aguacates con púas de árboles presentes en la finca y en todos el injerto fue exitoso, menos en tres árboles. Al año siguiente reinjertó y sólo quedó un árbol con problemas. Caulkins volvió al año siguiente, cuando Hass estaba decidido a cortar el árbol, pero lo convenció de que lo dejara para ver qué pasaba, porque el árbol estaba creciendo con vigor.

Lo curiosos es que el árbol en cuestión empezó a dar una fruta que no gustaba a Rudolf Hass, que se negaba a probarlo por su aspecto, hasta que lo convencieron sus propios hijos. Convencido ya de las posibilidades de este aguacate, empezó a venderlo entre compañeros de trabajo y en supermercados de Pasadena.

En 1935, Hass decidió patentar la variedad de aguacate con su nombre y llegó a un acuerdo con un viverista por el que Hass recibía el 25 % de las ventas de plantas durante 17 años, un dólar por planta. La falta de control sobre la propagación de la variedad y el predominio en aquellos años del aguacate Fuerte, hicieron que, según el hijo de Rudolph, Charles Hass, la patente dejara a su padre sólo 4.000 dólares.

Rudolph Hass llegó a ver expirada la patente justo antes de su muerte en 1952. Su esposa Elizabeth sobrevivió hasta 1997, dependiendo de la pensión de viudedad por el trabajo como cartero de su marido.

Hasta bien entrada la segunda mitad del siglo XX la variedad de referencia en aguacate era Fuerte, que produce frutos de piel lisa y color verde al madurar, por lo que no era fácil introducir el nuevo aguacate, de piel rugosa, en el mercado.

La introducción de la nueva variedad fue lenta hasta que se realizó una fuerte campaña de marketing que finalmente consiguió cambiar la percepción del aguacate de un fruto de color verde y de piel lisa a un fruto de color negro y de piel rugosa. Así, en 1957 aproximadamente un 15% de los árboles de aguacate plantados en California eran de la variedad Hass, mientras que no fue hasta 1972 cuando la producción total de Hass en California superó a la de Fuerte. Actualmente, Hass supone más del 90% de la producción de aguacate en California y es la variedad de referencia mundial, según explica el IHSM La Mayora.