«Hemos aprendido a saber escuchar y a valorar otras ideas»

Ana Messa. :: félix palacios/
Ana Messa. :: félix palacios

JOSÉ M. RAMÍREZ

Málaga. Malagueña de 21 años, Ana Messa comenzó en la escuela de Debate de Cánovas Fundación cuando ingresó en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales para estudiar Administración y Dirección de Empresas. Es una joven con las ideas muy claras y lamenta que «el estereotipo del debatiente se reduzca al ámbito político, o incluso de la comunicación». Considera que el espíritu crítico o poder hablar en público es necesario en cualquier profesión, ya sea en Derecho, para ejercer como profesora o incluso para dirigir una empresa.

Para ella es clave la confianza, pero no es necesaria tenerla desde un principio. «La confianza llega cuando vas debatiendo y te ves capaz. Se va ganando con el paso del tiempo, la vas desarrollando cuando ves que puedes hacerlo», afirma Messa.

Estamos acostumbrados a ver cómo los jóvenes se reúnen para pasar un buen rato, quizás en un bar, en una discoteca o simplemente dando un paseo por la ciudad. Por eso, Ana Messa entiende que se pueda ver un poco friki que existan personas que quieran ir a torneos de debates en sí, pero cree que una vez que uno lo intenta, o ve en qué consiste, se da cuenta de que es mucho más que eso. «Son personas con inquietudes, que se plantean cosas, que ayudan con distintos puntos de vista. Es algo que todo el mundo debe intentar alguna vez en su vida, la experiencia te aporta seguridad en muchos sentidos».

ANA MESSA Estudiante de Dirección y Administración de Empresas«Es una pena que el estereotipo del debatiente se reduzca al ámbito político»

En cuanto al proceso de preparación para la competición, Ana Messa asegura que tuvieron la suerte de que en Cánovas Fundación hay muchas personas debatiendo con más experiencia que ellas. Siempre compartían sus ideas y les aportaban visiones diferentes: «Sobre todo hemos aprendido a saber escuchar, a ceder y aprender que nuestras ideas no siempre son las mejores».

Una de las experiencias que más le ha marcado ha sido poder dar clases a niños pequeños.