Karma Guen, la aldea malagueña reconvertida en centro budista cumple tres décadas

En agosto próximo conmemorará su 30 aniversario y contarán con la presencia de Thaye Dorje, Su Santidad el 17 Gyalwa Karmapa, jefe supremo del linaje Karma Kagyu del budismo tibetano

Karma Guen, la aldea malagueña reconvertida en centro budista cumple tres décadas
AGUSTÍN PELÁEZ

Aldea Alta es una pequeño núcleo perteneciente al municipio de Vélez-Málaga. Como otras muchas aldeas y cortijos rurales terminó en el más absoluto abandono durante la segunda mitad del siglo XX. Su último morador la dejó en década de los 70. En 1981 fue descubierta por el matrimonio formado por Pedro y Dorit Gómez. Él, un antiguo fraile agustino que descubrió en Copenhague (Dinamarca) el budismo de la mano de uno de los pocos lamas occidentales, Ole Nydahl, maestro de meditación en la tradición budista Kama Kagyu, y ella danesa. Cuando la compraron la aldea diseminada a principios de los 80 pensaron inicialmente destinarla a centro de vacaciones y en el lugar de retiro futuro para su jubilación. Sin embargo, tras conocer al lama Ole, decidieron convertir al aldea en centro de retiro budista.

El próximo mes de agosto conmemorará su 30 aniversario con la inauguración de un instituto budista y un centro de traducción de texto de Buda a los idiomas europeos. Los actos contarán con la presencia de Thaye Dorje, Su Santidad el 17 Gyalwa Karmapa, jefe supremo del linaje Karma Kagyu del budismo tibetano. El líder espritual, de 33 años, contrajo matrimoniocon una amiga de la infancia, Rinchen Yangzom, en una ceremonia privada celebrada en Nueva Delhi el pasado 25 de marzo.

Thaye Dorje continuará sus actividades como Karmapa, con la excepción de realizar ordenaciones. La responsabilidad de las ordenaciones ha pasado a Su Eminencia el 4 Jamgon Kongtrul Rinpoche, Karma Mingyur Dragpa Senge. Thaye Dorje no es el primer Karmapa en casarse. Khakyab Dorje, el 15 Karmapa, se casó y fue padre de tres hijos, dos de los cuales fueron reconocidos como «tulkus» senior o maestros renacidos en el linaje Karma Kagyu.

Karma Guen está situado a unos 11 kilómetros al norte de Vélez-Málaga. Cada año organiza e imparte, entre otros, un curso de Phowa, una de las enseñanzas más profundas del budismo tibetano. Impartido por el lama danés Ole Nydahl, maestro de meditación en la tradición budista Kama Kagyu, los asistentes al curso tienen practican la muerte consciente, aprender a transferir la conciencia en el momento de la muerte. Al curso acuden miles de personas cada año desde todos los lugares de mundo. La mayoría acampa en los alrededores de la Aldea.

El budismo del Camino del Diamante al que pertenece el centro Karma Guen es una rama laica que se practica sin necesidad de ser monje y en el que, llevando una vida normal, se puede llegar a la liberación y la iluminación, gracias a los métodos que dio el Buda histórico hace 2.500 años, según sus seguidores.

Cuenta desde 1994 con una estupa de Kalachakra o de la Rueda del Tiempo, la primera de su clase construida en Occidente. La misma constituye un símbolo de paz y de unión universal. Se realizó en honor del decimoséptimo Karmapa. La estupa tiene una altura de 13 metros. En su construcción participó Lopon Tsechu Rinpoche. Dentro se guardan reliquias, el 'Kanjur' y el 'Tanjur' completos así como otros objetos.

Karma Guen consta de otros dos edificios. Uno está dedicado a biblioteca, instituto, sala de enseñanzas y centro de traducción, que se levanta sobre las viviendas originales de la Aldea Alta. El otro es la Gompa o sala de oración construida en 2004, que está dedicada también a Trinley Thaye Dorje. Se trata de una sala de meditación y estudio adornada con numerosos motivos típicos nepalíes. El edificio dispone de doce grandes columnas centrales decoradas. Tiene una capacidad para unas 2.000 personas y en ella los lamas explican y comentan los textos de Buda.

Según Pedro Gómez, con motivo del 30 aniversario se inaugurará por el Thaye Dorje, Su Santidad el 17 Gyalwa Karmapa, la biblioteca, construida desde 2014. La misma cuenta con un fondo de más de 5.000 textos budistas, entre los que se encuentran los 108 volumenes de enseñanzas que Buda realizó a sus seguidores hace 2.500 años. Son los denominados Kanjur. Otra parte de los fondos los constituyen los Tenyur, que son 256 volúmenes de comentarios posteriores realizados por los grandes lamas sobre las enseñanzas de Buda. El resto son libros de meditación, filosofía, epistemología, historia, medicina, astrología, poesía, arte y leyendas.

Asimismo en junio, el lama Ole Nydahl estará durante 10 días en Karma Guen para impartir un curso combinación de enseñanzas sobre el Gran Sello, la meditación y diversas conferencias con maestros del Camino del Diamante.

 

Fotos

Vídeos