Diario Sur

El nuevo Rectorado, un edificio funcional y sostenible alrededor de una plaza y dos patios

El nuevo Rectorado, un edificio funcional y sostenible alrededor de una plaza y dos patios
  • Un equipo con arquitectos vascos y navarros se adjudica el proyecto para construir el Pabellón de Gobierno de la UMA en la ampliación de Teatinos

La Universidad de Málaga ya ha elegido el proyecto para la construcción de un nuevo edificio en la ampliación de Teatinos destinado a Pabellón de Gobierno. Aquí se trasladarán todos los servicios centrales que hay en El Ejido, además de la Gerencia, que ocupa una planta en el edificio del Parque. La mesa de contratación de la UMA decidió hace unos días adjudicar este proyecto a los estudios de arquitectos de Roberto Ercilla Abaitua, de Vitoria, y de los navarros Rubén A. Alcolea Rodríguez y Jorge Tárrago Mingo. Cuenta también con un equipo local, con el arquitecto Luis Gil-Delgado Díez, de NEOarquitectos.

El nuevo Rectorado de la UMA se plantea como un edificio funcional, energéticamente sostenible, de una arquitectura sencilla, organizado alrededor de dos patios y con una vegetación fundamentalmente autóctona.

La vicerrectora de Smart-Campus, Raquel Barco, ha destacado la calidad de las propuestas presentadas, y el alto nivel de los estudios que han concursado, de tal manera que el proyecto ganador apenas sacó un punto más que el segundo en la valoración total, que tiene en cuenta tanto la propuesta técnica como la económica. Respecto al proyecto ganador, la vicerrectora destaca su «funcionalidad y sencillez. Buscábamos un edificio muy funcional, en el que resulte agradable trabajar. También –añade– se han valorado otros aspectos, como la sostenibilidad». Aunque esta nueva edificación será la sede del Rectorado y de los vicerrectorados de la UMA, más que un edificio «representativo» se ha buscado una construcción «funcional», aclara. La UMA ya cuenta para los actos de protocolo y representación con el edificio del Parque, por lo que en éste se ha valorado más la luminosidad o amplitud y otros aspectos, como un fácil mantenimiento o el uso de especies autóctonas en la jardinería.

Una vez firmado el contrato con el equipo de arquitectos, la UMA sacará el proyecto constructivo a licitación. El presupuesto de partida se acerca a los 16 millones de pesetas, aunque incluye, además del Pabellón de Gobierno, un paraninfo y un auditorio exterior al aire libre.

Jorge Tárraga, uno de los arquitectos del proyecto, explica que éste será su primer trabajo en Málaga. Para ello montaron un equipo multidisciplinar, con arquitectos, aparejador, ingenieros para instalaciones y paisajistas. También, como proponía el pliego de condiciones, se ha contado con un equipo local. Se da la circunstancia de que los tres arquitectos (Rubén Alcolea, Roberto Ercilla y Jorge Tárrago) son docentes en la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Navarra.

El nuevo edificio, según explica, se articula alrededor de dos patios, una imagen muy representativa para este tipo de edificios universitarios, desde la de Bolonia o Cambridge pasando por La Sorbona o Alcalá de Henares.

Se trata de un edificio de dos plantas, aunque los servicios administrativos ocuparán en su mayor parte la planta baja. La servidumbre aérea de AENA (que ya obligó a modificar el proyecto de la Facultad de Psicología para reducir su altura) ha sido muy tenida en cuenta, de manera que «desde el principio hemos tenido presente la altura tope que no podíamos superar, para lo que nos hemos adaptado a la topografía del terreno y la primera planta se ha situado en la zona más al norte, donde se nos permitía más altura», explica.

Con esa doble condición, de edificio de servicios administrativos pero también de sede del equipo de gobierno, «hemos tratado de organizar los espacios de trabajo de la manera más grata posible. Nuestra prioridad –afirma Jorge Tárrago– ha sido lograr un entorno de trabajo grato y capaz de generar sinergias entre los distintos servicios de la Universidad que reunirá el pabellón». Plantean los arquitectos una zona de trabajo «lo más amplia y flexible posible», de manera que se propone un gran espacio abierto, con pocos compartimentos rígidos, y con una delimitación en función del área o servicio de trabajo.

Patios y plaza

El edificio se organiza alrededor de dos patios, en los que se utilizará vegetación autóctona y de bajos requisitos hídricos. «Pretendemos generar un interior protegido, dominado de sombra y frescor, como elemento natural pasivo que ayude a regular la temperatura y humedad», aclara Jorge Tárrago. Todos los espacios de trabajo darán a estos patios, «siguiendo la tradición mediterránea, pues el patio matiza la luz, introduce frescor y confort visual», señala. En el ajardinamiento se utilizará fundamentalmente flora autóctona.

La planta baja se destina para todo el funcionamiento administrativo, y la primera se reserva al rector y vicerrectores. Aunque el personal destinado ahora mismo en todos estos servicios es de unas 329 personas, el edificio deberá estar dimensionado para unos 350 trabajadores, atendiendo así a posibles crecimientos futuros.

Otro de los aspectos que han tenido en cuenta los redactores del proyecto, y muy valorado por la mesa de contratación, es el relativo a la sostenibilidad y la eficiencia energética. En este sentido, los arquitectos plantean elementos prefabricados.

Auditorio y paraninfo

Junto al Pabellón de Gobierno se levantará un auditorio al aire libre y un paraninfo. El auditorio y los aparcamientos se integran en la pendiente del terreno. También el paraninfo se sitúa contra el terreno, ligeramente excavado, de manera que se procura mitigar su mayor impacto volumétrico.

Tanto pabellón de gobierno como paraninfo se abren a un espacio pavimentado al norte, a modo de plaza pública, de manera que recogerá los flujos de personas que lleguen desde el bulevar o el propio metro y estará abierto al parque previsto más al norte.

El paraninfo tendrá aforo para 800 localidades, lo que lo convierte en el segundo de mayor capacidad de la capital, tras el Teatro Cervantes (1.104 localidades). El paraninfo de El Ejido tiene 468 plazas.