Diario Sur

Happy Box introduce con éxito la logística de cercanía en cuatro ciudades españolas

Álvaro Villacorta, Jesús Pedrero, Chris Orejuela y Juan Pineda.
Álvaro Villacorta, Jesús Pedrero, Chris Orejuela y Juan Pineda. / SUR

El comercio electrónico no para de crecer. Sólo en el último año, las ventas por Internet han aumentado un 27% en España. Conscientes de esta situación, seis emprendedores malagueños, con experiencia en el sector de las nuevas tecnologías, crearon hace un año Happy Box, una empresa logística de cercanía, es decir envíos en un periodo máximo de una hora y en el radio de una ciudad.

Chris Orejuela, Jesús Pedrero, Álvaro Villacorta, José Ferrer y Guillermo Meyer son los creadores de esta pyme que presta ya servicios en Málaga, Sevilla, Madrid y Barcelona y que antes de que finalice el año quiere estar en seis capitales españolas más. Para 2017 planean además su salto internacional, con la vista puesta en Europa y Sudamérica. En apenas un año, han realizado ya varios miles de envíos, multiplicando por 60 las cifras mensuales con las que comenzaron.

El funcionamiento de la empresa es muy sencillo, pues se basa en una aplicación para teléfonos móviles inteligentes, disponible en las plataformas de Android e IOS, en la que es posible consultar los precios de los envíos, así como los negocios de todo tipo con los que trabajan. Las tarifas de partida para el envío de paquetes, con un peso máximo de 5 kilos, son 3,9 euros, si la entrega se hace en moto, y 5,9 euros si es en coche.

En ambos casos el compromiso de Happy Box es que el destinatario lo reciba en menos de una hora en el punto señalado y, hasta el momento, la media de tiempo está entre 35 y 36 minutos, siempre dentro de la ciudad», aclara Orejuela, quien no obstante explica que «puntualmente» han atendido algunos servicios logísticos en municipios costeros de Málaga.

«Las grandes empresas de logística y paquetería no pueden ofrecer entregas tan rápidas, cuando se compra algo por Internet normalmente el plazo es de entre 24 y 72 horas», explica el director de Happy Box, quien añade que este tipo de pymes de 'logística de última milla', como se las conoce en el mundo del transporte y la mensajería, están proliferando en las grandes ciudades, en un modelo de negocio importado de los Estados Unidos. «Cuando empezamos hace un año no había nadie haciéndolo en Málaga, luego han surgido algunas, pero no todas siguen trabajando, ya que hay que calcular muy bien las tarifas, el tipo de vehículos, la plantilla de mensajeros...», asegura el emprendedor malagueño, que junto a sus cinco socios es una de las doce iniciativas empresariales seleccionadas por el Instituto Municipal de Fomento del Empleo (IMFE) como finalistas en la 14.º edición de los Premios Júnior, cuyo ganador se dará a conocer en una gala en la capital el próximo 14 de diciembre.

«Recogemos y enviamos de todo, tras insertar el punto de recogida y de envío del paquete, un 'happy boy' o 'happy girl' se encarga de que llegue a su destino en menos de una hora», resume Orejuela, quien explica que trabajan con negocios tradicionales, como floristerías, pastelerías, tiendas de ropa, librerías... Además, entre sus clientes hay grandes almacenes, cadenas de electrónica, etc.

Cien mensajeros

«Por poner algún ejemplo, trabajamos ya con Casa Kiki, la famosa pastelería de las palmeras gigantes, pero también con empresas grandes como las librerías Agapea», asegura Orejuela. Los envíos se hacen en un horario de 9.00 a 21.00 horas, todos los días de la semana. El director de Happy Box destaca la apuesta por la generación de empleo que se hace con esta iniciativa: «Queremos dar una oportunidad a quienes buscan ingresos extra o tienen algunas horas libres para trabajar con nosotros».

Así, la empresa tiene ya ocho trabajadores en las oficinas, y un centenar de mensajeros. «Nuestros clientes están permanentemente informados del estado de su pedido, y el mensajero les avisa de su llegada, no como pasa con las grandes compañías, que te pueden dar una horquilla de hasta tres y cuatro horas para entregarte el paquete en tu domicilio», sostiene el director de Happy Box.