Los médicos de familia se quejan de la falta de independencia y de tiempo en el trabajo

Una campaña reclama a la Junta la adopción de medidas urgentes para hacer frente a las carencias de los centros de salud

ANGEL ESCALERAMÁLAGA.
Enrique Vargas, Juan José Sánchez Luque y Ángel García Arjona, ayer en una rueda de prensa para persentar la campaña. :: Sur/
Enrique Vargas, Juan José Sánchez Luque y Ángel García Arjona, ayer en una rueda de prensa para persentar la campaña. :: Sur

La situación de los centros de salud es complicada. La crisis y los recortes han agudizado los problemas que soporta la atención primaria, circunstancia que redunda negativamente en los pacientes y en los trabajadores. Una encuesta realizada por el Colegio de Médicos de Málaga evidencia el malestar de los profesionales que ejercen la medicina de familia. Así, la mayoría de los facultativos encuestados considera que carece de independencia para organizar su labor, pocas oportunidades para aprender a hacer cosas nuevas y no se siente suficientemente reconocido. Asimismo, el 82 por ciento asegura tener con frecuencia la sensación de que le falta tiempo para realizar su actividad y el 75 por ciento cree que la carga de trabajo que soporta es excesiva. A ello se suma que el 92 por ciento estima que cobra un sueldo no proporcional a la tarea que desempeña, explicó el representante de los médicos de atención primaria del Colegio de Médicos, Ángel García Arjona.

Los médicos de familia (en la provincia de Málaga hay unos 600) consideran que cuentan con la suficiente preparación y conocimientos para disponer de más autonomía en su trabajo. Así, defienden que se les dé más libertad en la toma de decisiones y puedan solicitar más pruebas a sus pacientes sin tener que remitirlos a los especialistas de los hospitales. A su juicio, de esa manera se agilizaría la asistencia, se desburocratizaría la atención y se daría más relevancia a la gestión de los facultativos de primaria, que perciben que la Administración no los valora lo suficiente a pesar de que son los que están más en contacto con los usuarios y velan por mejorar la salud de la población.

Mejorar la situación

Los datos de la encuesta fueron ofrecidos ayer en una rueda de prensa en la que el Colegio de Médicos presentó una campaña para reclamar a la Consejería de Salud la puesta en marcha de la segunda reforma de la atención primaria y, de esa forma, acometer la mejora de cuestiones que ahora están deterioradas en los centros de salud. Se busca volver a la situación que había en la década de los años noventa, cuando el estado de los médicos de familia y los pediatras de los centros de salud y los medios que habían eran más adecuados para hacer el trabajo diario. El gran cambio en el modelo se produjo en los años ochenta cuando se pasó de los ambulatorios, donde los médicos veían en dos horas a 120 pacientes, a los centros de salud en los que, además de las consultas programadas, se hacía prevención de la salud a través de distintos programas, donde los profesionales trabajaban de forma coordinada y se buscaba una atención integral de los enfermos.

«El magnífico modelo que teníamos se ha ido difuminando. Se han perdido aspectos esenciales que hay que recuperar», indicó el presidente del Colegio de Médicos, Juan José Sánchez Luque. A ese respecto, mencionó que el SAS ha apostado por lo que se llama demora cero en las consultas (ver a los pacientes en 24 horas como mucho), pero ha dejado de lado programas de salud muy importantes, se ha evaporado la capacidad de formación e investigación del médico, hay un descenso de las visitas programadas a los domicilios de los enfermos y una ausencia de contrataciones para las sustituciones.

Sánchez Luque defendió una reforma de la gestión en atención primaria basada en el profesional, con el principal reto dar respuesta a las necesidades reales de la sociedad. Para ello, es fundamental ofrecer una asistencia integral a los pacientes. El presidente del Colegio de Médicos señaló que los enfermos crónicos, la atención domiciliaria a los pacientes crónicos, la formación de los médicos, el uso de las posibilidades que brindan las nuevas tecnologías y el desarrollo del modelo de gestión clínica, contando con los profesionales, son las claves de esta segunda reforma.

Enfermos crónicos

El tesorero del Colegio de Médicos, Enrique Vargas, dijo que el 98 por ciento de los ciudadanos está satisfecho con su médico. «La segunda reforma de la atención primaria debe dar más preponderancia a los enfermos crónicos, disminuir la frecuentación en las consultas a demanda y poner en marcha un plan de formación más estamentado», precisó.

«En nuestra profesión no podemos mirar hacia otro lado. Tenemos la sensación de que podíamos hacerlo mejor. Es necesario apostar más por mejorar la relación entre los médicos y los pacientes», aseguró Sánchez Luque. El presidente de los facultativos malagueños subrayó que las carencias en la atención primaria empezaron antes de la crisis, pero que con los recortes aplicados en los últimos años la situación ha empeorado. «Los centros de salud tienen que interactuar con los barrios en los que están y mantener contactos con los colectivos vecinales y las asociaciones de pacientes», apostilló Sánchez Luque.