Mena a su paso por calle Especerias donde los legionarios aguantan el chaparrón